image

"Este verano han ganado los sombreros, las sombrillas en la arena y Mercadona. Pierde la Bolsa…"

por Moisés Romero Hace 7 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Aún quedan días de vacaciones, en un proceso de varias alternativas en las fechas y de estancias cada vez más cortas, pero el resultado no va a variar mucho. Un recuento playero de norte a sur y de este a oeste ofrece muchos datos en común, más de lo que cabría esperar en un Reino de España multicolor. Las únicas distorsiones que pueden generarse en una encuesta de situación que he realizado en las últimas semanas, a través del recorrido por varios puntos de nuestra geografía, emanan de un tiempo muy irregular en en determinadas zonas del norte y del este. En cualquier caso, la percepción es la misma ¿Y en qué ha consistido encuesta tan singular? en el análisis de las modas, hábitos y costumbres de los ciudadanos nacionales y extranjeros quem han veraneado y siguen veraneando por nuestras playas y ciudades. Este año hay tres vencedores claros, sin discusión posible. eso sí, no seré yo quién ponga la corona laureada en una u otra cabeza. Eso lo dejo a libre disposición. Tres vencedores: los sombreros de paja (alguien se ha forrado con una pieza de labriegos y campesinos ¡quién lo iba a sospechar!); las sombrillas, cada vez más numerosas en la arena (golpe bajo a los hamaqueros) y Mercadona (supermercado de moda y más allá de la moda por todo el Reino). Y un perdedor, la Bolsa. Nadie habla de la Bolsa, pero sí de la Economía ¿Hemos salido ya del pozo? Se pregunta el gentío.

Los cuatro protagonistas definen muy bien las circunstancias del momento. El sombrero de paja que lucen hombres y mujeres, niños y niñas, incluso mascotas, es una prenda barata y de mala calidad. Pero es amplia, lo que le resta las malas referencias. Sombreros baratos y malos, que lucen bien en las cabezas de unas y otros, aunque en muchos casos el remedio es peor que la enfermedad. Hay monas empeñadas en vestirse de seda.

Sombreros de paja, con el ánimo de lucir una prenda nueva, de estrenar algo en una sociedad consumista y empeñada en negar lo peor: que somos más pobres, que ganamos menos y que la recuperación en marcha es lenta, muy lenta y va para largo. Muchos y muchas lucen sombreros de paja en la cabeza como receta psicológica, como autoengaño. Pisé el sombrero de paja de mi hija Ruth hace unos días y quedó convertida en trozos inservibles. Le compré un sombrero nuevo en el rastrillo. Apenas costó algo.

Arenas pobladas de sombrillas en premeditada alternancia con las hamacas. Las autoridades locales van quitando terreno a los hamaqueros en justa correspondencia con la demanda cada vez mayor de la gente que se tumba en la arena. Otro fenómeno lógico de la situación económica actual y de los excesos del pasado: los hamqueros siguen cobrando 9 euros y medio por dos hamacas sucias y destartaladas y una sombrilla. Con ese dinero come una familia al día comprando en Mercadona.

Sí, Mercadona. Un grupo de distribución que es la gran referencia nacional: precios ajustados y mercaderías y productos solventes. Me lo dijo un frutero jóven de Fuengirola. "Mire usted, este año ha sido la bomba, mucha más gente. Pero no se equivoque. Vienen a los pisos de los padres, los tíos o de los familiares. Compran en Mercadona y comen en casa. Luego, por la noche al botellón, que también se agenciaron en Mercadona. Años atrás, todos los bares y restaurantes estaban llenos. La gente comía por comer donde y como fuera. Era una forma de exhibición, de aparentar. Eso se acabó."

Pierde la Bolsa entre las preferencias del gentío, lo que es bueno para la Bolsa. Todo el mundo habla de lo que ha perdido o dejado de ganar en los inmuebles y de aquellas acciones que compró antes de 2007 "¿Hemos salido ya de la Crisis? ¿vamos a mejor? ¿es verdad lo que nos cuentan de la recuperación?" son las preguntas más frecuentes.

Sigan disfrutando de sus vacaciones.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+