image

Si nuestra ventaja no existe con ventajas informativas o analíticas, ¿dónde existe?

por La Carta de la Bolsa Hace 10 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Puede hacer inmersiones profundas durante todo el día, intentando comprender cada centímetro del negocio (incluso mejor que la administración). Desafortunadamente, estamos en un negocio donde las entradas no se correlacionan con las salidas. No existe un vínculo entre la cantidad de trabajo que realiza y el rendimiento que obtendrá. Si nuestra ventaja no existe con ventajas informativas o analíticas, ¿dónde existe? Las transacciones de compra de información privilegiada son quizás una de las mejores señales/indicadores que existen.".- Tiho Brkan@TihoBrkan

Ha escrito Carlos Montero que "el acceso fácil e instantáneo a la información a menudo se enmarca como una gran ventaja para los inversores actuales en comparación con sus predecesores, pero en todo caso sufrimos una profunda desventaja de información. El beneficio de un mejor conocimiento es fácilmente superado por el desafío conductual de lidiar con un torrente incesante de ruido. Gran parte de lo que consumen los inversores es poco más que comida chatarra de inversión, lo que nos tienta a tomar decisiones que se sienten bien en el momento pero tienen un costo material a largo plazo.

Ya sea que se trate de una actualización sobre por qué el mercado de valores cerró a la baja hoy, una descripción vívida de un tema económico nuevo y profundo, o un relato convincente de por qué nos dirigimos hacia una recesión, dicha comunicación tiene un parecido sorprendente con las atracciones y los peligros de comida basura. Nos proporciona una solución rápida, es más interesante que las cosas que nos hacen bien y pueden causar daños a largo plazo.

No solo es atractivo, está en todas partes. La inversión en comida basura es prolífica. Es como estar en un supermercado con filas y filas de pasteles y helados, con las frutas y verduras escondidas en un estante en la esquina trasera. Tomar decisiones inteligentes en un entorno así es increíblemente difícil.

La fuerza motriz de este problema son los incentivos. La comida basura de inversión se crea generalmente por una de dos razones: aumentar los activos o atraer la atención. La motivación principal no suele ser mejorar nuestra salud financiera a largo plazo, sino sacar provecho de nosotros de alguna manera.

Si bien es poco probable que la barra de chocolate ocasional perjudique nuestro bienestar a largo plazo; la inversión en comida basura puede ser más perniciosa. Aparentemente pequeños, en el momento, los errores pueden convertirse en costos dramáticos a largo plazo. Este torrente de comunicación inútil es importante y está lejos de ser benigno.

Los mercados financieros son un libro de cuentos natural y convincente. Un flujo constante de héroes, villanos, oportunidades, amenazas, fracasos y éxitos. Esto los hace cautivadores e intrigantes: el escenario perfecto para crear comida basura de inversión. Siempre hay una nueva historia que contar y vender.

Uno de los principales problemas de comportamiento que encuentran los inversores es confundir la acción incesante en los mercados con una llamada a la acción en nuestras carteras. Si algo está sucediendo en los mercados, entonces algo debería estar sucediendo en nuestras carteras. La inversión en comida basura se aprovecha de este concepto erróneo. Nos dice que las cosas están cambiando y nos pregunta por qué no estamos haciendo nada al respecto.

Para la mayoría de los inversores, los mercados financieros deberían ser caóticos y fascinantes, pero nuestras carteras deberían ser estables y aburridas.

La defensa más habitual de la producción industrial de comida basura de inversión es que los clientes la demandan, por lo que hay que producirla. Si no les dijéramos cómo se desempeñó el mercado de valores el mes pasado, exigirían saber por qué. Puede haber algo de verdad en esto, pero también es un círculo vicioso. Los clientes lo quieren porque se les alimenta continuamente. Tal vez podríamos intentar reformular esas expectativas y hablar más sobre el buen comportamiento de las inversiones.

El problema con estas frutas y verduras del mundo de la comunicación de inversiones es que pueden parecer repetitivas y aburridas, como una buena inversión a largo plazo. Hay dos soluciones para esto: comunicar los mismos mensajes de diferentes maneras (algo que ciertas personas hacen excepcionalmente bien). O contándole a la gente sobre todas las cosas apasionantes y emotivas que están sucediendo en los mercados financieros, y luego por qué no deberían hacer nada al respecto.

Podemos mirar la comida basura, pero simplemente no comerla.

Fuente: Behaviouralinvestment.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+