image

“Cuando cualquier tipo te ofrece la oportunidad de ganar mucho dinero sin riesgo, no escuches el resto de su oración. Sigue esto y te ahorrarás mucha miseria”

por Moisés Romero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

stafas piramidales que hemos visto en los sellos, apartamentos compartidos, en alquiler que no, existían, timos en las criptomonedas. “Cuando cualquier tipo te ofrece la oportunidad de ganar mucho dinero sin riesgo, no escuchas el resto de su oración. Sigue esto y te ahorrarás mucha miseria. Toda esta gente que está parloteando en la televisión no piensa como yo".-Charlie Munger vía@mastersinvest. Y otro apunte: surgen como setas cuando las cosas van bien o suben como la espuma, sea la Bolsa, los inmuebles, las criptomonedas. Lo que sea, pero que suba. "Mi mentor siempre decía, nunca escuches a los falsos profetas que nacen en cada mercado alcista. Él equiparó las opiniones a una carrera de caballos de 8 caballos y lo difícil que era elegir el final. ¿Entonces los mercados tienen millones de caballos todos los días? ¿Escogiendo lo que harán millones?", señala Bobby L@Bobtrade. Otra más: "Desde entonces nunca presto atención a nada de los 'expertos'. Calculo todo yo mismo. Nunca volveré a cometer ese error, leyendo las opiniones de los expertos". "El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo, y eres la persona más fácil de engañar". - Richard Feynman 

Fans de Charlie Munger@CharlieMunger00

Hay cosas que no van a cambiar en el mundo de la inversión y de la Bolsa. Vendedores de humo y de crecepelos. Vendedores de jarabes milagrosos. Vende motos y vende gaitas. Hay de todo y en todas partes. Este fenómeno es ahora más acusado, porque la ambición, la codicia, el culto al dinero son desmesurados. Recuerden el episodio bíblico de la veneración al becerro de oro. Hace siete años, The Wall Street Journal publicó un artículo de máxima vigencia en la actualidad: El error que ayudó a ampliar la distancia entre ricos y pobres en EE.UU.: Millones de estadounidenses cometieron, sin quererlo, un clásico error de inversión que contribuyó a la creciente desigualdad económica de hoy: compraron cuando los precios estaban altos y vendieron cuando bajaron. En el último tramo de los mercados alcistas de la década de los 90 y de la siguiente, más familias estadounidenses se abalanzaron a las bolsas al ver el alza de los índices. Luego, cuando las bolsas se tambalearon, muchos vendieron sus acciones y asumieron las pérdidas. Los inversionistas que aguantaron durante los recientes colapsos recogieron los frutos (o los siguen amasando)..."

"Lo tuiteaba hace un tiempo César Rodríguez@CsarRod89, gran observador y profesional: "Desde inicios de año, la gente a tope vendiendo cursos, convirtiéndose en expertos asesores, sin Track Record, ni experiencia suficiente... De verdad pensáis que alguien rentable de verdad desperdicia su tiempo en enseñarles a los demás el camino al éxito???..."

"Desde hace unos meses, al otro lado del hilo suenan voces en un español muy trabado, ofreciendo el nuevo y gran milagro. Voces de auténticos desalmados ofreciendo el oro y el moro, la fórmula mágica, la panacea. Y muchos muerden el anzuelo. Hay gente que se tira a la piscina, que cree en los milagrosos crecepelos, en las pócimas curalotodo. Hay gente, en fin, que insiste en hacerse millonario a base de no dar ni golpe y de buscar pelotazos en Bolsa. O en las criptomonedas, en las divisas, en las materias primas, en el arte. En lo que sea..."

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+