image

El gráfico semanal: El bono alemán a diez años por encima del 2%

por Renta 4 Hace 2 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

En una semana muy convulsa para los mercados financieros, marcada por el lenguaje "duro" de la Fed tras subir el pasado miércoles los tipos de interés un 0,75% por tercera vez consecutiva, nuestro valor del lunes pasado, FedEx, se ha dejado más de un 7% en la semana y cerró el viernes en su mínimo de las últimas 52 semanas, en medio de temores crecientes de que la economía global se pare si la Fed y los restantes Bancos Centrales siguen subiendo los tipos de interés. El PER de Fedex se sitúa ya, tras ese recorte, por debajo de 11 veces beneficio, un multiplicador, sin duda, muy atractivo salvo que pensemos en un escenario de catástrofe económica.

Esa caída de las Bolsas tiene mucho que ver con las subidas de tipos de interés que hemos visto en todos los plazos y en todas las categorías de bonos, incluidos los de mayor calidad. El bono alemán a diez años (bund), considerado como la referencia máxima de la seguridad en lo que a bonos soberanos se refiere, cerró el viernes en un tipo de interés del 2,03%.

Para poner en contexto ese tipo de interés, hay que recordar que hace pocos meses, a inicios de diciembre de 2021, el tipo de interés del bono alemán a diez años estaba en negativo, cerca del -0,40%. A partir de ahí, tal y como se ve en el Gráfico adjunto, el tipo de interés del bund no ha parado de subir desde que empezó el 2022. En junio llegó al 1,75%, bajando luego a lo largo de julio hasta el 0,75% que alcanzó a principios de agosto, cuando parecía que la Fed podía levantar el pie del acelerador y abordar un ajuste más suave de las condiciones monetarias.

Lejos de ser así, en el discurso de Jerome Powell en Jackson Hole, la Fed tomó la línea más dura imaginable, una línea que ratificó el pasado miércoles en su comunicado. El BCE no tendrá más remedio que seguir esa línea, aunque sea a una cierta distancia, si quiere evitar un desplome del euro similar al que padece el yen japonés, que está en mínimos de dos décadas y media.

Pero a nadie se le oculta que la subida de tipos agravará la más que previsible recesión de la zona euro, y también la de Estados Unidos, y en un escenario de recesión profunda, parecería que un bund por encima del 2% es una opción de inversión muy atractiva, sobre todo si otros bonos soberanos europeos pierden el favor de los inversores, ante las incertidumbres políticas que les puedan afectar.

Apostaríamos por invertir en el bund a partir de un nivel de tipos de interés por encima del 2%, aun sabiendo que a corto plazo podemos ver aún subidas de tipos también en un activo tan sólido como el bono del Tesoro alemán a diez años.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+