image

Los inversores tienden a luchar con el sesgo de actualidad. Ayuda a alejar y a mirar el panorama general

por Moisés Romero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Los inversores tienden a luchar con el sesgo de actualidad. Ayuda a alejar y mirar el panorama general. También ayuda mucho centrarse en la señal a largo plazo, sobre el ruido a corto plazo."Lo peor que puede hacer como inversor es comprar un activo de mala calidad solo porque es muy barato. La segunda peor cosa que puede hacer es pagar generosamente de más por un activo solo porque es de alta calidad. Habiendo dicho eso, lo primero podría lastimarte mucho más a largo plazo. Lo más inteligente que puede hacer como inversionista es prestar atención a la ley de Sturgeon y rechazar casi todas las recomendaciones o lanzamientos, ya que es probable que sean oportunidades mediocres. En su lugar, desea centrarse en las anomalías. Esas son apuestas raras, difíciles de encontrar y asimétricas. Sin cerebros...", apunta Tiho Brkan@TihoBrkan

Cada minuto hay un nuevo término financiero y bursátil, que afecta tanto al análisis de los balances de las empresas cotizadas como a la propia operativa en Bolsa. Abundan los Diccionarios especializados en la materia, que mueren de un año para otro, porque las definiciones de antaño ya no se utilizan hoy y las de hoy no se utilizarán mañana. Todos estos perifollos se repiten en conferencias y salas de operaciones, pero no sirven para nada, créanme. Es una manera de seguir luciendo el palmito.

"Por eso, "invierte solo en lo que entiendes e invierte solo al precio correcto. No rompas esas reglas y te irá bien, incluso en las próximas décadas" (Tiho Brkan@TihoBrkan). Fantástico pronunciamiento...", me dice uno de los mejores analistas del mercado, que recomienda, lo que sigue:

Ha escrito Carlos Montero en lacartadelabolsa que “Noise: A Flaw in Human Judgment” es un éxito de ventas y con razón. El libro de Daniel Kahneman, Olivier Sibony y Cass R. Sunstein ofrece nuevos conocimientos sobre la inversión. Aunque el libro solo se refiere a la inversión, la sabiduría práctica que contiene es universal. Cubre dos tipos de error: principalmente el ruido pero también el sesgo. A los efectos del libro, el ruido son las diferencias entre los pronósticos. El sesgo es la tendencia de la mayoría de los pronósticos a ser constantemente demasiado altos o demasiado bajos en comparación con el resultado real. Por ejemplo, mencioné los estudios de la previsión de los principales economistas sobre el bono del Tesoro a 10 años a Olivier Sibony. Explicó que los principales economistas no están de acuerdo y que la variabilidad es ruido. Sin embargo, esos estudios también muestran que, en promedio, han pronosticado sistemáticamente las tasas demasiado altas. Eso es sesgo. 

Confiar en estas previsiones económicas daría lugar a un rendimiento inferior al permanecer en el extremo corto de los bonos, esperando que las tasas suban y los ETF de bonos disminuyan de valor. Hasta este año, las tasas tendían a disminuir durante un período de casi 40 años. 

Considere dos pronosticadores del mercado de valores y decida cuál cree que es más creíble: 

El Dr. Jones es muy elocuente, con una lógica sólida y convincente y un alto grado de confianza. En un panel de expertos, se destaca como el experto de los expertos. 

La Dra. Smith está mucho menos segura de sí misma. Da rangos de números y sigue hablando sobre dónde sus pronósticos podrían estar equivocados. En un panel de expertos, ella no es la estrella destacada. 

Resulta que, en la mayoría de los campos, los pronosticadores son apenas más precisos que los "chimpancés que lanzan dardos". Pero los “superpronosticadores” (los que tienen mejores antecedentes) están en modo beta perpetuo (no una versión final; siempre mejorando) por su apertura de mente al prestar más atención a las personas que no están de acuerdo con ellos que de acuerdo. 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+