image

El gráfico semanal: ¿Hasta dónde subirán los tipos largos?

por Renta 4 Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Nuestro valor de hace una semana, Apple, consiguió el pasado lunes superar los tres trillones (millones de millones) de dólares de capitalización, haciendo así de nuevo historia en las Bolsas, pero no pudo mantener el tono alcista en las sesiones restantes de la semana y finalmente ha terminado las primeras cinco sesiones del año con un recorte del entorno del 3%.

La caída de Apple se enmarca en un contexto general de caídas del sector tecnológico, que ha llevado al índice más representativo de las empresas tecnológicas, el Nasdaq, a iniciar el año con un recorte semanal del 4,5%, siendo así que la caída semanal del más tradicional Dow Jones se ha limitado a un casi simbólico 0,3%.

La explicación de esas caídas no está en problemas propios del sector sino más bien en la espectacular subida de los tipos de interés que hemos visto en la primera semana del año, sobre todo tras publicarse el pasado miércoles las actas de la última reunión de la Fed, que ponen de manifiesto la opinión mayoritaria de los miembros del Consejo de la Fed favorable a anticipar e intensificar el proceso de subida de tipos de interés.

Esa subida de tipos perjudica de forma especial a las compañías tecnológicas, ya que en estas compañías los flujos de beneficios y dividendos se producen a más largo plazo y por eso la elevación del tipo de descuento de esos flujos a efectos de calcular su valor razonable impacta muy negativamente su valoración, sobre todo cuando, como ha sucedido esta última semana, la subida es muy rápida.

El tipo de interés del T bond (bono del Tesoro americano a diez años) alcanzó en la sesión del pasado viernes el 1,80% y cerró en 1,766%, superando así los máximos que se habían alcanzado a fines del pasado marzo, cuando los temores de inflación empezaban a extenderse por los mercados. El bono alemán a diez años (bund) llegó a ponerse en tipo de interés positivo en algunos momentos de la sesión, algo que no se veía desde hace treinta meses, aunque al final cerró en el -0,04%.

La pregunta relevante es si estamos o no a las puertas de una subida fuerte de los tipos de interés. Si miramos la inflación, que está ya en el 5% en la zona euro y en el 6,8% en EE.UU., y que da señales de estar trasladándose a los salarios, deberíamos pensar en subidas adicionales de los tipos de interés en los próximos meses, sobre todo si la Fed empieza a subir los tipos en marzo y mantiene su palabra de subirlos al menos tres veces en el 2022. En este sentido, algunos analistas apuntan a un tipo de interés del T bond en el 2,25% a fin de este año.

Pero la economía post Covid, más allá de la lógica reactivación provocada por la apertura de la actividad tras las vacunas, no da muestras de una gran fortaleza ni de un especial vigor. Es, más bien, una economía muy dependiente de la asistencia continua de los Bancos Centrales, una economía que necesita tipos de interés bajos y liquidez abundante.

El Banco de Japón y el BCE parecen tener clara esa lección, pero no así la Fed, pese a lo que paso en el 2018 y 2019 cuando la Fed tuvo que dar marcha atrás en su intento de subir los tipos.

El tiempo dirá si la Fed va a poder mantener su idea de subir tres veces los tipos de interés en el 2022. Lo que podemos afirmar hoy es que va a ser casi imposible que lo haga sin provocar graves turbulencias en la economía y en los mercados financieros.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+