image

Apertura alcista a la espera de PMIs finales

por Renta 4 Hace 2 semanas
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Los futuros suben en la primera sesión del año tras un cierre de año relativamente tranquilo en el que las ventas de última hora de la tarde llevaron los índices a marcar su segundo día consecutivo de caídas, aunque permitiendo al Dow y S&P cerrar en positivo la última semana del año. La rentabilidad de los Treasuries se mantuvo sin cambios, con caídas del dólar contra el euro, rebotes del oro +0,8% y caídas del precio del crudo de entorno al 2%.

La U.E. prepara un plan para calificar de ecológicas las inversiones en gas y energía nuclear. La Unión Europea sorprendía con un nuevo plan que vendría a etiquetar algunos proyectos de gas natural y energía nuclear como inversiones “verdes” tras un año de debate entre los distintos gobiernos sobre que inversiones son realmente respetuosas con el clima. Este plan ya ha tenido algunas reacciones adversas con Alemania, Austria y España oponiéndose al borrador de este plan.

Crecen las tensiones geopolíticas entre EE.UU. y Rusia, con el presidente estadounidense declarando el domingo a su homologo ucraniano que Washington y sus aliados “responderán con decisión” si Rusia prosigue con su invasión de Ucrania. Estas declaraciones, surgían después de que el pasado viernes, Putin comentaba que había quedado satisfechos con su entrevista de 50 minutos con Joe Biden. También aumenta la tensión en Bosnia Herzegovina con líderes nacionalistas servicios amenazando con separar partes del país.

Por otro lado, continua el alarmante crecimiento en el número de contagios por la nueva variante Ómicron y la preocupación por los problemas que este incremento pueda conllevar en las cadenas de suministro, así como en el correcto funcionamiento de sectores de actividad esenciales dado el importante crecimiento en el número de bajas laborales propiciado por las cuarentenas. En esta dirección, la OPEO+ declaraba que espera un impacto leve y de corta duración de la variante Ómicron en la demanda de crudo. Ómicron ha supuesto en las últimas semanas del año un incremento notable de la aversión al riesgo ante su elevada transmisibilidad, que ha situado el número de contagios en niveles récord. Sin embargo, la percepción de que el riesgo de hospitalizaciones con Ómicron es sustancialmente inferior a variantes anteriores, limitando las restricciones a la movilidad y con ello su impacto en el crecimiento económico, parece estar tranquilizando el ánimo inversor y permitiendo cerrar el año con un “rally de Navidad”.

De cara a 2022, nuestro posicionamiento se basa en una normalización de las tasas de crecimiento económico y de resultados empresariales y el inicio de retirada de las políticas monetarias ultraexpansivas, aunque éstas seguirán manteniendo un tono acomodaticio. El crecimiento seguirá apoyado por unas condiciones financieras favorables, aunque no exento de riesgos, provenientes fundamentalmente de la evolución de la pandemia (la clave seguirá siendo evitar presión hospitalaria y con ello restricciones de calado) y de los cuellos de botella (donde ya empezamos a ver cierto techo, que no obstante habrá que confirmar en próximos meses). Aunque la inflación se mantendrá elevada a corto plazo, la esperada moderación a medio plazo (vigilando efectos de segunda ronda), junto con el mantenimiento de riesgos sobre el crecimiento y el elevado volumen de deuda acumulado hacen previsible una retirada gradual de estímulos monetarios, que incluso en el caso de la Fed podría ser más suave en términos de subidas de tipos de lo apuntado por su dot plot. El BCE será aún más paciente. Por su parte, los beneficios empresariales también normalizarán sus tasas de crecimiento a niveles más cercanos a doble dígito tras los fortísimos crecimientos registrados en 2021e por la favorable base comparativa, y manteniéndose la clave de su evolución en la capacidad de las empresas para defender sus márgenes.

El escenario planteado (crecimiento superior al potencial junto a normalización gradual de tipos de interés) justifica Sobreponderar Renta Variable frente a Renta Fija, aunque en un entorno de volatilidad creciente ante el inicio de salida de políticas monetarias ultraexpansivas. Geográficamente, preferencia por Europa (Sobreponderar) vs EE.UU. (Neutral) fundamentalmente por el mayor apoyo monetario BCE vs Fed y valoraciones más atractivas.

En España (Sobreponderar), nuestro objetivo de Ibex está en 10.700 puntos, con la idea de fondo de que el selectivo español podría recuperar, al menos parcialmente, su peor comportamiento relativo a Europa (no sólo en 2021, sino mucho más patente si tomamos datos desde la Gran Crisis Financiera). A esta recuperación podrían contribuir distintos factores, entre los que destacaríamos: 1) la reducción del diferencial de crecimiento España-Europa (después de haberse mantenido a la cola de la recuperación, España debería situarse a la cabeza del crecimiento en 2022 según estimaciones de los principales organismos internacionales); 2) la recuperación económica global que continuará en 2022 y debería redundar en una mejora de los resultados de nuestras compañías, altamente globalizadas; 3) el elevado peso del sector bancario en un contexto de normalización de política monetaria a medio plazo y repunte gradual de TIRes; 4) el menor riesgo regulatorio en utilities tras un complicado 2021; y 5) la recuperación del turismo si así lo permite el riesgo sanitario.

Para mayor detalle, consultar nuestra Estrategia 2022 y Carteras Recomendadas.

Asimismo, y de cara a esta primera semana del año, habrá que estar muy atentos al plano macroeconómico con numerosas referencias de relevancia, tanto en términos de crecimiento como de inflación. En Estados Unidos contaremos con los datos de empleo de diciembre, encuesta privada ADP (410.000e vs 534.000 anterior) y con aceleración esperada en la creación de empleo en el informe oficial: nóminas no agrícolas +400.000e vs +210.000 en noviembre, lo que llevaría a una nueva moderación de la tasa de paro hasta 4,1%e vs 4,2% y acercándolo al pleno empleo, y salarios moderándose hasta +4,2% i.a. vs +4,8% anterior. También serán importantes las encuestas adelantadas de ISM de diciembre, manufacturero y de servicios, con moderación esperada en ambos, aunque manteniéndose en niveles compatibles con un sólido crecimiento, así como los PMIs finales de diciembre (compuesto, manufacturero y de servicios), que se espera mantengan el buen tono de los datos preliminares. A todo ello se sumarán las Actas de la última reunión de la Fed (15-diciembre), en la que decidió acelerar el ritmo del tapering (duplicándolo a partir de enero 2022) y elevó su dot plot a corto plazo, aunque manteniendo sin cambios el nivel de llegada de los tipos de interés a largo plazo (2,5%).

En Europa, la atención estará en los IPC preliminares de diciembre en la Eurozona y Alemania, estimándose cierta moderación desde niveles muy elevados hasta +4,7%e (vs +4,9% anterior) en el caso europeo y +5,1%e (vs +5,2%) en el germano. A esto se sumarán los precios a la producción en la Eurozona que, aunque seguirían acelerando su tasa interanual (+22,8%e vs +21,9%), podrían mostrar una notable desaceleración mensual (+1,1%e vs +5,4%). También prestaremos atención a los datos finales de PMIs de diciembre (compuesto, manufacturero y de servicios) que confirmarán la desaceleración vista en los datos preliminares, sobre todo en servicios, al igual que harán las encuestas de confianza de la Eurozona del mismo mes. Asimismo, conoceremos las primeras cifras de PMIs de diciembre en España e Italia, previsiblemente más afectadas en su componente de servicios por el reciente avance de los contagios. En China, PMI compuesto, manufacturero y servicios Caixin (estabilidad esperada en manufacturas, ligera caída en servicios), y en Japón PMIs finales compuesto, manufacturero y de servicios, todos ellos de diciembre.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+