image

“El gran problema, como en otros ciclos, está en la posible decepción de los indicadores esperados”

por Moisés Romero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Los mercados tienden a adelantarse a los acontecimientos, porque ahí reside gran parte de los éxitos en la gestión. O los fracasos. Hemos visto en los últimos años, principalmente los previos a la pandemia, un efecto ilusión por el futuro económico, que luego quedaría anulado por la realidad. También en lo referente a los resultados empresarial, cuyo peso en los precios de las acciones es inequívoco. Desde hace semanas, los grandes organismos internacionales, incluido el temeroso Banco Central Europeo, revisan sus previsiones iniciales sobre el crecimiento económico global y dejando a un lado las previsiones catastrofistas sobre la inflación, al considerar las tensiones de los precios como "un fenómeno coyuntural". En un gran ejercicio de malabarismo, los bancos centrales mantienen muy controlados los tipos largos. Algo así, como un Nirvana resucitado", dice un gran gestor de fondos, que añade: "La gran duda es la duración de este castillo construido con inyecciones masivas de dinero"

"Recomiendo leer con detenimiento este gran apunte..."

S&P Global@SPGlobal

En Europa, Oriente Medio y África, los efectos de la segunda ola de COVID-19 están resultando más graves de lo esperado. La recuperación dependerá en gran medida del éxito de los lanzamientos de vacunas y la flexibilización de las restricciones de bloqueo. Lea nuestra cobertura de EMEA COVID-19:

No es oro todo lo que reluce. Y lo que es peor, las expectativas eufóricas sobre una explosiva recuperación económica pueden decepcionar. La idea de un ciclo económico más cálido, pero más corto está ganando apoyo, con un auge que podría aumentar la inflación y la asunción de riesgos excesivos, sentando las bases para la próxima recesión. "Avanza el día de la próxima recesión", ha dicho Mark Zandi de Moody's.

Añade, que "la recuperación económica de EE. UU. refleja que del colapso de la pandemia se está saliendo mucho más fuerte, más caliente, pero podría terminar enfriándose mucho antes que el repunte récord de 10 años y medio que lo precedió. Con un aumento del gasto público ya en marcha y la promesa del presidente Joe Biden de que habrá más dinero si hace falta, el producto interno bruto está preparado para dispararse, comenzando con lo que algunos economistas ven como un aumento anualizado de dos dígitos en el segundo trimestre..."

"Hay que dormir con un ojo cerrado y con el otro abierto..."

Artículo completo.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+