image

“Todos los bancos centrales actúan como si todo esto fuera normal”. La nueva anormalidad

por Moisés Romero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Vivimos en tiempos extraños de exceso de política monetaria y fiscal. Todos actúan como si esto fuera normal. “Lo que la experiencia y la historia nos enseñan es que las personas y los gobiernos nunca han aprendido nada de la historia ni han actuado sobre principios que se deducen de ella”. - Georg Hegel, vía Tiho Brkan@TihoBrkan. Y esta, entre otras, es una de las peores cosas que nos puede suceder. Los mercados no son la excepción. La anormalidad histórica impuesta por el COVID-19 es la nueva normalidad. Ya estamos en la tercera ola de contagios y muertes. Confinados, cada uno a su manera. Unos, los menos, en fincas y palacios Otros, la mayoría, recluidos gran parte del tiempo en pisos de no más de 60 metros cuadrados. El teletrabajo se impones. Cacharros y juguetes, por todas partes. Lloros, lamentos. A veces, muy poco, minutos de silencio. Todos contando muertos y buscando la proximidad con lo suyos a través de las ondas. La Economía se ha detenido hasta niveles, que nadie es capaz de evaluar en estos momentos..."

"Hablo con empresarios y gestores amigos y gran parte reconocen, que no podrán abrir sus negocios en meses, porque la COVID-19 insiste, se transforma. Y las ayudas del Gobierno no llegan. Necesitamos dinero gratis, en la media que corresponda. Pero sería una medida fracasada antes de nacer, porque nos instalaría muchos meses en el país de la novela El Lazarillo de Tormes, precursora de la picaresca. Lentamente la anormalidad se ha instalado en todos. Los más sabios dicen que estamos metidos en la Gran Depresión de los años 30, aunque salvando el tiempo y las distancias", me comentaba hace unos días un gran gestor, que añadía:

"Conforme pasa el tiempo se desvanecen las hipótesis de formación sobre la recuperación que vendrá. Ya sabes, en W, en V. en U, en L o modelo Nike. Lo que ya nos preocupa a muchos es la larga duración de esta anormalidad histórica, que comienza ser normal. Los mercados no pueden aguantar viviendo de expectativas fallidas y con subyacentes quebrados..."

Sobre la Gran Depresión, unas referencias:

La Gran Depresión, también conocida como Crisis del 29, fue una gran crisis financiera mundial que se prolongó durante la década de 1930, en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Su duración depende de los países que se analicen, pero en la mayoría comenzó alrededor de 1929 y se extendió hasta finales de la década de los años treinta o principios de los cuarenta. Fue la depresión más larga en el tiempo, de mayor profundidad y la que afectó a mayor número de países en el siglo XX. En el siglo XXI ha sido utilizada como paradigma de hasta qué punto se puede producir un grave deterioro de la economía a escala mundial.

La llamada Gran Depresión se originó en Estados Unidos, a partir de la caída de la bolsa de valores de Nueva York el martes 29 de octubre de 1929 (conocido como Crac del 29 o Martes Negro, aunque cinco días antes, el 24 de octubre, ya se había producido el Jueves Negro), y rápidamente se extendió a casi todos los países del mundo. La depresión tuvo efectos devastadores en casi todos los países, ricos y pobres, donde la inseguridad y la miseria se transmitieron como una epidemia, de modo que cayeron: la renta nacional, los ingresos fiscales, los beneficios empresariales y los precios. El comercio internacional descendió entre un 50% y un 66%. El desempleo en los Estados Unidos aumentó al 25%, y en algunos países alcanzó el 33%.1​ Ciudades de todo el mundo se vieron gravemente afectadas, especialmente las que dependían de la industria pesada, y la industria de la construcción se detuvo prácticamente en muchas áreas. La agricultura y las zonas rurales sufrieron la caída de los precios de las cosechas, que alcanzó aproximadamente un 60%.2​3​4​ Ante la caída de la demanda, las zonas dependientes de las industrias del sector primario, con pocas fuentes alternativas de empleo, fueron las más perjudicadas.

Los países comenzaron a recuperarse progresivamente a mediados de la década de 1930, pero sus efectos negativos en muchas zonas duraron hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.6​ La elección de Franklin D. Roosevelt como presidente y el establecimiento del New Deal en 1932, marcó el inicio del final de la Gran Depresión en los Estados Unidos. Sin embargo, en Alemania, la desaparición de la financiación exterior a principios de la década de 1930 y el aumento de las dificultades económicas, propiciaron la aparición del nacional-socialismo y la llegada de Adolf Hitler al poder....

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+