image

La curva se empieza a aplanar en Europa, apertura al alza. Atención a curva EE.UU. y precio del crudo

por Renta 4 Hace 3 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Principales citas macroeconómicas En la Eurozona se publica la confianza del inversor Sentix del mes de abril. En Estados Unidos no tendremos citas macroeconómicas de relevancia.

En la Eurozona se publica la confianza del inversor Sentix del mes de abril (-37,5e vs -17,1 anterior). En Alemania hemos conocido los pedidos de fábrica de febrero -1,4% mensual vs -2,5%e (vs +4,8% anterior revisado desde +5,5%).

Mercados financieros Comienzo de semana al alza, tras Asia también alcista

Comienzo de semana al alza (+3,6% futuros Eurostoxx, +3,8% S&P), tras Asia también alcista (Nikkei +4%). Mientras en Europa parece que la curva de nuevos casos diagnosticados comienza a aplanarse, ésta podría ser de las peores semanas de esta crisis sanitaria en EEUU. En los mercados de divisas, cierta presión sobre la libra tras el ingreso hospitalario de Boris Johnson.

Los bruscos movimientos en el precio del crudo que vimos la semana pasada está previsto que continúen, pues la esperada reunión de la OPEP+ que se iba a celebrar hoy de forma virtual tendrá que esperar, en principio hasta el jueves, en medio de acusaciones entre Arabia Saudí y Rusia de quién ha sido el causante del desplome del precio del crudo. Este retraso ha provocado una caída esta mañana en el precio del Brent del -13% aunque posteriormente se ha limitado al -2%. Recordamos que la semana pasada Trump sugería en Twitter un fuerte recorte de oferta por parte de Arabia Saudí y Rusia, 10 mln b/d (10% de la oferta total). Consideramos una buena señal que Arabia Saudí convoque una reunión para discutir un posible acuerdo, pero desde luego todos tendrán que poner de su parte (Rusia y EEUU entre ellos) o dudamos que haya acuerdo alguno. Fuentes de mercado sugieren que Arabia Saudí podría reducir su oferta a 9 mln b/d (prácticamente lo mismo que producía antes de la guerra de precios y a pesar de la fuerte caída de demanda, que estaría siendo actualmente cercana a -30 mln b/d, causando graves problemas de almacenamiento). Por su parte, la reunión de Trump con los productores americanos celebrada el viernes concluyó sin compromiso alguno por su parte de colaborar en el necesario recorte de oferta (considera que es un problema que deben resolver Arabia Saudí y Rusia), además de amenazar con la imposición de aranceles al petróleo extranjero. En cuanto a Rusia, se ha mostrado dispuesta a recortar su producción un 10% (1 mln b/d) pero sólo si EEUU también contribuye a la reducción global de oferta. Para ello, se podría convocar una reunión de ministros de energía del G20 el próximo viernes.

Las revisiones de las agencias de rating están cobrando cada vez más relevancia en el actual contexto de intenso deterioro de la actividad. El viernes a cierre de mercado S&P mantuvo la calificación de Alemania (estaba en AAA, estable) y Francia (estaba en AA, estable). La agencia de calificación espera que el PIB alemán se contraiga un -1,9% en 2020, mientras que Francia lo haría en un -1,7%.

De cara al resto de la semana, los principales mercados europeos y estadounidenses permanecerán cerrados el viernes 10-abr por la Semana Santa. Seguimos atentos a la evolución de la pandemia para calibrar su impacto sobre la economía y los resultados empresariales. Cada vez son menos las voces que defienden una recuperación en “V” y más las que se inclinan por que tenga forma de “U”, mientras los más pesimistas se inclinan por una forma de “L”, “W” o “tick”. La Comisión Europea estima que cada mes adicional de aislamiento supone -3% en PIB anual.

En el plano macroeconómico serán pocas las referencias importantes. Destacamos en EEUU la encuesta de confianza consumidora de la Universidad de Michigan de abril para la que se prevé un nuevo deterioro. También conoceremos referencias de precios de marzo (IPC e IPP) que se mantendrían relativamente estables en sus tasas subyacentes. En la Eurozona se publica la confianza del inversor Sentix de abril, que podría seguir cayendo hasta niveles no vistos desde la Gran Crisis Financiera. Conoceremos bastantes referencias de febrero, que pierden relevancia en el actual contexto: pedidos de fábrica en Alemania, producción industrial en Alemania, Italia, Reino Unido y Francia, ventas al por menor en Italia. En China también tendremos datos de precios de marzo (IPC e IPP) que se moderarían en el caso de la inflación general e intensificarían su caída en los precios industriales.

En cuanto a nuestra visión de los mercados, la incertidumbre en torno al impacto del coronavirus en la economía global sigue siendo elevada. Por ello seguiremos de cerca las revisiones a la baja de crecimiento económico y BPAs a medida que vayamos ganando visibilidad. Hasta entonces nos parece difícil vislumbrar un suelo sostenido en las bolsas. La ralentización en el ritmo de contagios continúa siendo condición necesaria, aunque no suficiente, para ver un rebote sostenido en los mercados. Mantenemos en nuestras carteras la exposición a sectores regulados o considerados esenciales y compañías con mayor flexibilidad para adaptarse al entorno actual y con posiciones financieras más conservadoras, que puedan mostrar un mejor comportamiento relativo, sin descartar que el mercado ofrezca mejores puntos de entrada.

Respecto a nuestras carteras recomendadas, realizamos un cambio en las tres carteras españolas dando salida a Telefónica y entrando en su lugar Grifols. Aunque en el escenario actual creemos que el negocio de Telefónica está aguantando muy bien, con fuerte aumento de utilización de datos en los principales mercados, preferimos ser prudentes debido al fuerte deterioro sufrido por las divisas LatAm (42% ingresos y EBITDA del grupo en 2019 incluyendo Brasil), que han perdido en torno a un 25% de su valor en el año. En el entorno de deterioro económico y de escasa visibilidad, algunos inversores han ido reduciendo su exposición a los activos de estos países y otras economías emergentes, provocando dichas caídas. Ante el riesgo de posibles depreciaciones adicionales preferimos rotar hacia Grifols, que creemos que puede tener un mejor comportamiento relativo al pertenecer a un sector considerado esencial en la actual emergencia sanitaria. Las dinámicas de demanda y oferta no se verán fuertemente alteradas, teniendo en cuenta que muchos de los tratamientos son críticos para la salud de los pacientes y que los procesos de fabricación y complejos industriales operan con normalidad. Todo ello nos lleva a ser positivos sobre la capacidad de generación de caja de la compañía, que además cuenta con una estructura de vencimientos holgada a corto plazo.

Con el cambio, las carteras quedan con la siguiente composición:

Cinco Grandes: BME (20%), Cellnex (20%), Enagás (20%), Grifols (20%) y Viscofan (20%).

Versátil: Almirall (10%), BME (10%), Cellnex (10%), Enagás (10%), Grifols (10%), Iberdrola (10%), Inditex (10%), Indra (10%), REE (10%) y Viscofan (10%).

Dividendo: Almirall (12,5%), BME (12,5%), Enagás (25%), Grifols (12,5%), Iberdrola (12,5%), REE (12,5%) y Viscofan (12,5%).


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+