image

¿Cuáles son los retos de las naciones árabes para ayudar a su población?

por Carlos Moreno Hace 5 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Imagen

La población árabe de Oriente Próximo, África del Norte y el Golfo Pérsico agrupa a un total de 225 millones de habitantes, lo que viene a representar el 3% de la población mundial, pero hay un factor desestabilizador que supone una bomba de relojería para sus economías y es que nada menos que el 70% de su población tiene menos de 25 años, si las economías árabes quieren dar trabajo a todos estos jóvenes necesitarán crear unos 80 millones de puestos de trabajo en los próximos años y para conseguir ese objetivo tendrían que duplicar la tasa de creación de empleo de los Estados Unidos de la floreciente década de los 90. En una región donde el estado de bienestar es prácticamente desconocido, es fácil entender que la contribución del empleo público será ínfima, pero además estas economías carecen de posibilidades para que las grandes empresas puedan crear dicho empleo, por lo que el futuro de la población árabe deberá estar ligado a inculcar a sus jóvenes una mentalidad para desplazarse fuera de su región y desarrollar un mayor espíritu emprendedor.

La nación árabe se va a encontrar con una enorme dificultad para emigrar hacia regiones más prósperas como consecuencia de los recientes atentados integristas, pero también se va a encontrar con la enorme carencia de iniciativa empresarial que tiene su población,  únicamente el 4% de su población adulta trabaja en pequeñas empresas o de nueva creación.

¿Pero cuál es el motivo por el que las naciones árabes no crean nuevas empresas?

Por un lado el petróleo, las regiones árabes son absolutamente dependientes de la producción y refino de hidrocarburos al producir más del 30% del petróleo y el 15% del gas mundial. Si eliminásemos las exportaciones de petróleo y sus derivados, el PIB exportado del mundo Árabe se reduciría al de una economía como la de Finlandia con poco más de 5 millones de habitantes. Esta economía basada en la exportación del petróleo ha entorpecido enormemente la iniciativa empresarial, haciendo que los gobiernos no introduzcan las reformas económicas necesarias y creando formas de gobierno donde una sola persona ejerce la autoridad y donde no hay ni una sola regulación para ejercer el poder. De tal manera que las reformas necesarias para que exista una legislación donde los emprendedores puedan prosperar no se han podido llevar a cabo al existir una absoluta falta de derechos, libertad de expresión, tolerancia o acceso a información pública. Muchos de estos gobiernos autocráticos han impedido la iniciativa empresarial porque temen sus aportaciones a la modernización de la economía ya que amenaza la soberanía del monarca.

Otros aspectos que impiden el desarrollo de las sociedades árabes están relacionados con la calidad de la educación y las instituciones culturales, donde muestran una importante falta de  desarrollo, a modo de ejemplo comentar un informe de la ONU que desvela que el número de libros traducidos anualmente al árabe en todos los países de la región no alcanzaba ni la quinta parte de los que se traducen al griego en Grecia, que el número de patentes registradas desde 1980 a 2000 en todo el mundo árabe fue menos de la décima parte que Israel (país líder en patentes, pero habitada por una centésima parte de la población árabe), también es importante constatar que de entre las 500 universidades más prestigiosas del Mundo no aparece ninguna de las 200 universidades árabes.

El factor que sin duda tiene mayor influencia en el desarrollo de las economía emprendedora  árabe es la situación de la mujer, cuando se quiere medir el potencial de crecimiento de una nación no hay mejor factor que examinar los derechos sociales y la posición de las mujeres, negar a la mujer es privar a un país de talento y reducir exponencialmente las posibilidades de desarrollo y éxito. No hay mal peor que inculcar en las mentes de la mitad de la población que son superiores porque eso disminuirá sus capacidades para aprender y querer actuar, todo esto crea una sociedad poco competitiva fruto de la posición subordinada que tiene la mujer en el mundo árabe.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+