image

Vencer al mercado de valores con el tiempo es casi imposible, pero aun así deberías intentarlo.

por Carlos Montero Hace 11 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Vencer al mercado de valores a largo plazo es casi imposible, pero debe intentarlo de todos modos. La ocasión para discutir cómo ambas afirmaciones pueden ser ciertas es el 50 aniversario de la publicación de “A Random Walk Down Wall Street”. En este libro, que rápidamente se convirtió en un clásico, Burton Malkiel, economista de la Universidad de Princeton, argumentó que los giros de los precios de las acciones son aleatorios y, por lo tanto, impredecibles. Algunos asesores vencerán al mercado a corto plazo, pero casi ninguno lo hará de manera constante a lo largo de los años.

La evidencia a favor del argumento de Malkiel es abrumadora, como he señalado muchas veces antes. En una columna reciente , por ejemplo, señalé que el porcentaje de fondos mutuos capaces de vencer al mercado durante períodos sucesivos está cerca de lo que esperaría de la pura aleatoriedad.

La clara implicación del argumento de Malkiel es que deberíamos invertir todo nuestro dinero del mercado de valores en un fondo indexado amplio y nunca comerciar. De hecho, según un estudio subestimado de hace dos décadas, esta implicación se sigue solo si estamos completamente seguros de que ningún gerente puede vencer al mercado con el tiempo.

Tan pronto como relajamos esa creencia, incluso en la cantidad más pequeña, según este estudio, se vuelve irracional no asignar una parte significativa de su cartera a los gerentes que más han vencido al mercado a largo plazo.

Este estudio, titulado “¿Deberían los inversores evitar todos los fondos mutuos administrados activamente? Un estudio sobre la evaluación del desempeño bayesiano”, apareció en el Journal of Finance en 2002. Fue realizado por Klaas Baks de la Universidad de Emory, Andrew Metrick de Yale y Jessica Wachter de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania. En una entrevista reciente, Baks me dijo que, a pesar de dos décadas de investigación adicional en los mercados, sus hallazgos aún se mantienen.

En el caso de los administradores de inversiones activos, nos estamos enfocando en nuestras creencias previas acerca de si existe la capacidad de vencer al mercado y cómo actualizamos esas creencias a raíz de los años adicionales de trayectoria de esos administradores.

En su estudio académico de hace dos décadas, los profesores calcularon cuánto de nuestra cartera de acciones debería asignarse a administradores activos con los mejores registros a largo plazo. De hecho, trabajaron hacia atrás, comenzando con una asignación particular a la gestión activa y luego calculando cuál tendría que ser nuestra asignación anterior para justificar el nuevo porcentaje.

Descubrieron que, para justificar una asignación cero a los administradores activos, nuestro premisa tendría que ser que la capacidad de vencer al mercado no existe. Una vez que dejamos de lado ese escepticismo por una pequeña cantidad, se vuelve racional invertir una buena parte de nuestra cartera en aquellos gerentes con los mejores registros a largo plazo.

¿Cuánto debe cambiar nuestra creencia? Imagine que su premisa es que solo un gerente de 10,000 tiene una capacidad genuina de vencer al mercado. En ese caso, según los profesores, resulta racional destinar aproximadamente el 25% de su cartera de acciones a seguir a ese gestor. Si relaja más su premisa, y ahora supone que uno de cada 1000 tiene una capacidad genuina de vencer al mercado, entonces debe asignar el 50% para seguir al gerente con el mejor historial a largo plazo.

Los profesores agregan que no hay suficientes datos sobre el historial de los gerentes activos para diferenciar entre una premisa que cree que existe una capacidad nula para vencer al mercado y otra premisa que cree que tal capacidad, aunque rara, existe. Dados estos datos limitados, la elección entre estos dos antecedentes es irresoluble. “La inversión cero en gestores activos no puede justificarse únicamente sobre la base de la evidencia estadística”, escriben los profesores.

Así que ahí lo tienes. Por contradictorio que parezca, es posible que sea extremadamente difícil ganarle al mercado, mientras que es racional asignar una parte significativa de su cartera a los administradores activos con mejor desempeño. Me acuerdo de la famosa línea del autor F. Scott Fitzgerald: “La prueba de una inteligencia de primer nivel es la capacidad de mantener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo y aún así conservar la capacidad de funcionar”.

Fuentes: Mark Hulbert es colaborador habitual de MarketWatch. 

Lacartadelabolsa.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+