image

Esta asombrosa estadística le hará reconsiderar la inversión en acciones individuales (incluso las ganadoras)

por Carlos Montero Hace 2 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El rendimiento pasado no garantiza resultados futuros. Los inversores de todo tipo, desde los ahorradores para la jubilación hasta los traders intradía, se han topado con este descargo de responsabilidad en algún momento. Pero los inversores con acciones individuales en sus carteras pueden querer recordar este axioma. Una nueva investigación de Dimensional ilustra los peligros inherentes de invertir en acciones individuales en lugar de distribuir sus activos en una cartera diversificada. Utilizando más de 70 años de datos históricos, Dimensional descubrió que, en un momento dado, las acciones con un historial de rendimiento superior al mercado no tienen más probabilidades de seguir superando al mercado dentro de 10 años que las empresas con un rendimiento inferior.

De las acciones que superaron al mercado durante períodos de 20 años entre 1947 y 2020, solo el 30,2% continuó haciéndolo durante los siguientes 10 años. Mientras tanto, el 30,3% de las acciones que se quedaron rezagadas del mercado durante períodos de 20 años pasaron a tener un rendimiento superior en los siguientes 10 años.

“En otras palabras, los ganadores no han tenido más probabilidades que los perdedores de vencer al mercado en el futuro”, escribió el investigador de Dimensional Bryan Ting en “Singled Out: Historical Performance of Individual Stocks”.

Como inversor, puede terminar con grandes concentraciones de acciones individuales en su cartera. Tal vez te enamoraste de una acción en particular y terminaste comprando una gran cantidad de acciones. Cualquiera que sea el caso, la firma de inversión con sede en Texas advierte contra la vinculación de una gran parte de su riqueza en acciones individuales.

“La familiaridad con estas acciones o un historial exitoso al mantenerlas puede desalentar a los inversores de diversificar. Desafortunadamente, esto puede conducir a uno de los cuentos de advertencia más conocidos en finanzas: trágicas caídas en la riqueza por pérdidas en valores individuales”, escribieron Ting y Crill.

Ting y Crill descubrieron que la mayoría de las empresas ni siquiera sobreviven como empresas que cotizan en bolsa 20 años en el futuro. En cualquier momento entre 1927 y 2020, solo el 47,6% de las acciones seguían cotizando en los mercados públicos 20 años después, mientras que el 52,4% habían dejado de cotizar. Es importante tener en cuenta que la eliminación de la lista no es inherentemente algo malo. De hecho, una empresa puede dejar de cotizar como resultado de una fusión o simplemente decidir pasar a ser privada, creando una ganancia inesperada para sus inversores. Sin embargo, casi una quinta parte de todas las empresas que dejan de cotizar dentro de los 20 años a partir de un momento determinado lo hacen debido al deterioro de las condiciones financieras.

Luego viene el desafío de seguir el ritmo del mercado, por no hablar de vencerlo. Dimensional determinó que poco menos del 35% de las acciones superan al mercado durante períodos continuos de cinco años. Pero ese porcentaje cae a medida que se extiende el horizonte temporal. Menos del 29% de las empresas vencieron al mercado durante períodos de 10 años, mientras que solo una de cada cinco acciones sobrevivió y superó al mercado durante los siguientes 20 años.

Identificar las acciones que producirán un alfa positivo a largo plazo (10 años o más) es particularmente difícil si se tiene en cuenta que el rendimiento pasado no es indicativo del éxito futuro, como sugiere la investigación de Dimensional.

Entonces, ¿qué debe hacer un inversor? La respuesta está en la diversificación, según la empresa.

“Incluso cuando se tienen en cuenta los impuestos sobre las ganancias de capital, la transición de una cartera concentrada a una ampliamente diversificada puede generar un mayor crecimiento de la riqueza”, escribieron Ting y Crill. “Los beneficios a largo plazo de la diversificación pueden superar los costos a corto plazo asociados con la liquidación de posiciones de gran tamaño”.

Si una cartera muy concentrada expone a un inversor a un riesgo indebido, una que esté ampliamente diversificada en clases de activos e industrias debería, en teoría, reducir ese riesgo.

La forma más común de agregar diversificación a una cartera de inversiones es comprar acciones en fondos mutuos y/o fondos cotizados en bolsa. Estos productos financieros agrupan el dinero de los inversores y luego invierten en una variedad de valores y activos. Algunos fondos son extremadamente amplios y buscan reflejar la economía en su conjunto, mientras que otros se centran en clases de activos particulares, como acciones de dividendos o sectores, como energía o atención médica.

Para los inversores que buscan tener un papel más activo en la gestión de su cartera, la indexación directa puede ser una opción que explorar. En lugar de comprar un fondo administrado profesionalmente que imita un índice, los inversores pueden comprar directamente las acciones individuales que componen un índice, reduciendo su carga fiscal mientras implementan una estrategia de inversión especializada.

Lacartadelabolsa.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+