image

Peores datos macroeconómicos en Asia y sorpresa del Banco Central Chino al bajar tipos

por Renta 4 Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Apertura ligeramente al alza en las plazas europeas, al igual que los índices estadounidenses (S&P -0,2%), a la espera de la publicación de los numerosos datos macroeconómicos a nivel global y las actas de FOMC del miércoles. El S&P 500 cerró la semana pasada en positivo prolongando las subidas por cuarta semana consecutiva, siendo el periodo más prolongado desde noviembre del año pasado, y el Nasdaq en niveles por encima de los 13.000 puntos, cotización no vista desde el pasado mes de abril, a la espera de conocerse los datos macroeconómicos que puedan descartar la idea de una recesión económica. El Banco Central Chino esta madrugada ha anunciado un recorte de 10 puntos básicos de los tipos de interés a medio plazo y a los repos a 7 días, situándolos en el 2,75% y 2% respectivamente. De esta manera, el BPC inyectaría 400.000 millones de yuanes en la economía China ante la ralentización del país.

De cara a la esta semana, destacamos los numerosos datos que se publicarán. En Alemania conoceremos el índice ZEW de confianza inversora del mes de agosto (-60e vs -53,8 anterior), esperándose una nueva contracción del índice que nos indicaría un mayor deterioro económico debido a la incertidumbre por el suministro de gas. Además, en Alemania se conocerá el IPP Anual (+30,9%e vs +32,7% anterior) y el IPP mensual del mes de julio (+0,6% anterior).

En la Eurozona la atención estará en la publicación del ZEW de confianza inversora (vs -51,1e anterior), cuyo índice debería mostrar un empeoramiento del sentimiento. Además, se conocerán los datos balanza comercial de junio (-26,3 b anterior) y los datos de PIB anual (+4% anterior) y trimestral (+0,7% anterior).

En EE.UU. el foco estará en la publicación de las encuestas más adelantadas de ciclo, con la encuesta manufacturera de NY (5,0e vs 11 anterior) y la Fed de Filadelfia (-5e vs -12,3 previo) del mes de agosto. Por otro lado, prestaremos atención a la producción industrial del mes de julio (+0,3% vs -0,2% anterior), cuyo índice nos indicaría una mejora de la actividad productiva y las ventas minoristas del mismo mes (+0,1%e vs +1% anterior), mostrando un empeoramiento del dato por el impacto de la inflación. También se publicarán las actas de la reunión del FOMC y posteriormente comparecerá Bowman.

En Japón se darán a conocer los datos de la balanza comercial anual en el mes de julio (-1.405 billones de yenes estimado vs -1.398,5 billones de yenes anterior), y sus componentes exportaciones (+17,6%e vs +19,3% anterior) e importaciones (+45,5% vs 46,1% anterior). Además, se publicarán los datos de IPC s de julio (+2,4% i.a. anterior) y subyacente anual (+2,2% anterior).

Nuestra visión de mercado continúa siendo prudente en un entorno de elevada incertidumbre y un contexto macroeconómico cada vez más débil. Continuamos en un escenario de inflación elevada sin que se vea el pico en los próximos meses, y a pesar de la moderación vista en Estados Unidos (pendiente de confirmar dicha tendencia de relajación), en Europa los riesgos adicionales por la crisis del gas hacen complicado encontrar un techo. Ante esta situación de persistencia de elevados niveles de inflación obliga a los bancos centrales a acelerar las subidas de tipos, si bien el distinto origen de la inflación en EE.UU. (más de demanda) y Europa (más de oferta y de inflación importada) lleva a distintas aproximaciones en su normalización monetaria, más intensa en el caso de la Fed que del BCE. Ahora bien, igual que la elevada inflación obliga a subir los tipos más rápido, también es previsible que las rebajas de tipos lleguen más pronto de lo inicialmente esperado, en el caso de EE.UU. incluso tan pronto como el 1S23. Por tanto, nos movemos en un entorno de estanflación con unas bolsas que registran importantes caídas a pesar de la reciente recuperación de las cotizaciones. Aunque las valoraciones resultan atractivas en comparativa con su media histórica, podríamos no haber visto aún el suelo de las bolsas, en la medida en que queda aún pendiente la revisión a la baja de los beneficios empresariales, donde deberíamos ver cierto ajuste en un escenario central de recesión suave. A pesar de ello, con un elevado pesimismo existente en los gestores, consideramos apropiado tomar posiciones en valores excesivamente castigados asumiendo una recesión suave y teniendo en cuenta que las bolsas suelen adelantar al ciclo económico.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+