image

¿Le asustan las caídas en bolsa? No debería. Las acciones siguen siendo la mejor inversión a largo plazo

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Ayer terminábamos el artículo con el siguiente párrafo: Llegamos a la pregunta realmente clave. ¿Qué significa esto para su cartera de inversiones? Ciertamente, la evidencia histórica muestra que el tipo de agitación que hemos estado viendo puede ser un precursor de la volatilidad futura. El peligro para los inversores individuales, sin embargo, está en tratar de cronometrar el mercado, saliendo con la esperanza de perderse la tormenta y luego volviendo cuando la costa está despejada. La evidencia y la experiencia sugieren que este comportamiento solo corre el riesgo de empeorar una mala situación. Inevitablemente, todo lo que logra al vender en un mercado a la baja es convertir una pérdida de papel en una real y poner en riesgo la oportunidad de disfrutar el rebote cuando llegue. 

El ejemplo más reciente de la virtud de la disciplina fue a principios de 2020, cuando los principales puntos de referencia cayeron entre un 30 y un 40 % en el espacio de unas pocas semanas, solo para recuperarse y alcanzar niveles récord en unos pocos meses. 

Diez puntos a tener en cuenta 

Ahora, es poco probable que este mercado bajista sea tan benigno o de corta duración como el que vimos hace dos años. Pero vale la pena preguntarse, incluso en momentos de extrema incertidumbre como los que estamos viendo en este momento, qué ha cambiado fundamentalmente, si es que ha cambiado algo, en los principios de inversión.  

1. Las acciones siguen siendo la mejor inversión a largo plazo. Han generado rendimientos anuales del 10% o más durante el último siglo, un período que ha incluido una Gran Depresión, dos guerras mundiales, shocks de materias primas, pandemias y otras crisis. Pero también sabemos que las acciones no suben en línea recta y que habrá periodos negativos. Esa volatilidad es el precio que pagamos por los rendimientos a largo plazo disponibles al poseer acciones.  

2. También conocemos la virtud de aguantarnos en los momentos difíciles. En períodos que van desde la crisis de 1987 hasta la crisis de ahorros y préstamos de EE.UU. de finales de los 80, la crisis monetaria asiática de finales de los 90, la crisis de las puntocom y la GFC, una cartera diversificada de acciones y bonos ha vuelto a ser positiva. territorio de tres a cinco años después, como máximo. 

3. Los mercados miran hacia el futuro. Muchas malas noticias están en el precio. Si las noticias sobre la inflación, las tasas de interés, Ucrania y cualquier otra cosa que nos depare el futuro son inesperadamente peores de lo que ya se refleja en los precios, entonces sí, los mercados podrían ir más al sur. Pero, igualmente, si las noticias no son tan malas como se esperaba, los activos de riesgo podrían cambiar de rumbo. 

4. El riesgo no va en una sola dirección. Lo que mueve los mercados es lo inesperado. Imagínese lo que sucedería con los mercados bursátiles si Rusia y Ucrania llegaran a un acuerdo negociado o si las cadenas de suministro fuera de China se desmoronaran. Eso no es una predicción, por cierto, pero tampoco está fuera de los límites de la posibilidad. 

5. Incluso cuando las acciones están cayendo, alguien está comprando. Por definición, no puede haber más vendedores que compradores si se realizan intercambios. Los mercados funcionan acercando a los compradores a precios satisfactorios para ambos. Aquellos que compran a estos precios más bajos están recibiendo un rendimiento esperado más alto que hace unos meses. 

6.Durante los últimos años, los inversores se han quejado de los rendimientos bajísimos en los mercados de bonos. Ese ya no es el caso. La corrección en los mercados de bonos globales significa que tiene la oportunidad de obtener un rendimiento significativamente mayor que hace un año. 

7. Hay cosas que puedes controlar. Estos incluyen cómo asigna su cartera entre acciones, bonos, materias primas, propiedades, efectivo y otros activos. Los mercados difíciles como este pueden ser una oportunidad para reequilibrar hacia activos de menor precio. Puede diversificar sus participaciones en sectores, países y monedas. Si realmente no puede soportar la volatilidad, puede cambiar su asignación, pero de una manera disciplinada y estructurada que le permita dormir por la noche. Hable con su asesor y vea lo que es posible. 

8. Ten en cuenta que nada dura para siempre. Los buenos mercados no se quedan así. Pero tampoco los malos. Y el punto de inflexión a menudo llegará antes de que las noticias económicas mejoren. Lo que importa es su horizonte de inversión, no el ciclo diario de noticias de los medios. Tu barómetro emocional está en sintonía con el corto plazo. Su barómetro de bienestar financiero debe estar en sintonía con el largo plazo. 

9. Comprender que incluso durante un período de gran incertidumbre y volatilidad, las empresas siguen innovando y creando riqueza. La transición energética, por ejemplo, no es solo un desafío sino una oportunidad. Como inversor a largo plazo, tiene la oportunidad de compartir esa riqueza creada. 

10. Por último, apégate a tu plan. Un buen plan financiero es aquel que se construye de acuerdo a sus necesidades y apetito de riesgo. Hace concesiones para momentos como estos cuando todas las noticias parecen malas. Proporciona un colchón de efectivo y utiliza un reequilibrio disciplinado para mantener el objetivo de sus objetivos. Ese es el valor de tener un asesor que te conozca y sepa cuáles son tus circunstancias. 

Soportar un mercado bajista no es fácil, es cierto. Pero, en última instancia, el desafío es factible con un plan estructurado, un enfoque a largo plazo y la comprensión de que nada dura para siempre. 

Fuente: Evidence Investor 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+