image

El gráfico semanal: ¿Vuelve la crisis de los bonos soberanos europeos?

por Renta 4 Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El dólar, al que dedicábamos nuestro anterior Gráfico semanal, ha vuelto a recuperar posiciones frente al euro esta última semana, y tal vez las dos grandes noticias de la última semana, la inflación norteamericana de mayo publicada el viernes y la reunión del BCE el pasado jueves, hayan tenido mucho que ver en esa subida del dólar.

Por un lado, la inflación norteamericana de mayo, por encima de lo esperado y en máximos de los últimos cuarenta años, alimenta la expectativa de una mayor subida de tipos por la Fed y eso impulsa al dólar.

Pero, además el BCE, en su reunión del pasado jueves, anunció el final de la compra de bonos en julio y una subida de tipos del 0,5% en las reuniones de julio y septiembre, despertando así de nuevo el fantasma de una posible crisis en los bonos soberanos europeos, algo que parecía ya superado definitivamente tras las famosas palabras de Mario Draghi en Londres en julio de 2012, asegurando que el BCE no solo haría todo lo necesario para estabilizar el euro, sino que además esas iniciativas del BCE serían suficientes para conseguir el objetivo.

Hoy, diez años después de aquellas palabras, parece claro que, como en la famosa canción, uno no siempre puede conseguir lo que desea, y que los viejos problemas no resueltos acaban volviendo una y otra vez. A la subida del tipo de interés del bono alemán a diez años (bund) que cerró el pasado viernes en el 1,50%, se une la ampliación de las primas de riesgo, que ha llevado al bono italiano a diez años a un tipo del 3,85%.

El gráfico muestra la espectacular subida del tipo de interés del bono italiano a diez años desde el pasado verano, cuando la inflación hizo acto de presencia tras diez años sin tener noticias de ella. Es verdad que Christine Lagarde dijo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE del pasado jueves, que el BCE combatirá la fragmentación financiera (léase la dispersión exagerada de las primas de riesgo), pero no precisó cómo lo va a hacer si a la vez tiene que normalizar las condiciones monetarias de la zona euro.

No cabe duda de que el BCE tiene por delante una tarea muy complicada para evitar que la inflación se instale de forma permanente en la zona euro sin dañar el dinamismo económico de un área que ya de por sí tiene problemas de crecimiento que se han visto agravados por la guerra de Ucrania.

Solo cabe desear al BCE el mayor acierto en esa difícil gestión, porque sin duda la zona euro se juega mucho en ello.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+