image

Las bolsas se desploman. Veamos los consejos de uno de los inversores más brillantes de la historia.

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Robert Wilson es una leyenda poca conocida en Wall Street. Convirtió una pequeña herencia en 800 millones de dólares y luego donó la mayor parte a organizaciones benéficas antes de su muerte. Vamos a hablar en este artículo, de dos partes, de quién es Robert Wilson, y algunas de sus recomendaciones de inversión. Empecemos: Wilson comenzó su carrera en 1949. Pasó las dos primeras décadas como analista, saltando entre varias empresas, incluida una pausa mientras servía en la Guerra de Corea. En 1968 se independizó. Estableció un fondo de cobertura, Wilson & Associates, con alrededor de $ 3 millones en capital de amigos y familiares. El tiempo no podría ser peor. Ese mismo año, el mercado superó los mínimos de 1969, su fondo cayó un 35%. 

Luego vinieron los retiros, reduciendo el fondo a alrededor de $350,000. Sus clientes rescataron en los mínimos. En los siguientes tres meses, su fondo se recuperó hasta alcanzar el punto de equilibrio. Luego se deshizo del último de sus clientes y empezó a caminar solo. Gestionó su propio dinero en el futuro. 

Wilson dirigía un verdadero fondo de cobertura. Su cartera era un grupo diversificado de posiciones largas y cortas. Y no tenía miedo de usar el apalancamiento. Buscó empresas en crecimiento, pero utilizó posiciones cortas para proteger su capital. El beneficio adicional de las posiciones cortas le dio a Wilson más dinero para apostar en el lado largo. 

La esencia de la venta en corto es tomar prestadas acciones para venderlas, con la esperanza de volver a comprar las acciones más tarde a un precio más bajo. Wilson usó los fondos de la venta de acciones prestadas para comprar más acciones. 

Dado que buscaba empresas innovadoras que transformaran su industria, a menudo experimentó ganancias excepcionales a lo largo de su carrera. Su rendimiento promedio a lo largo de su carrera fue de aproximadamente el 30% anual. 

Se retiró en 1986 a la edad de 59 años. Se había prometido a sí mismo que si alguna vez no lograba vencer al mercado durante tres años seguidos, se retiraría. Pero en los 30 años anteriores a eso, de 1953 a 1983, solo falló en vencer al mercado dos veces, en 1970 y 1978. Desde su retiro hasta su muerte en 2013, Wilson subcontrató la administración de su dinero a otros. 

La mayor parte de la información que existe sobre Wilson en la actualidad proviene de un puñado de entrevistas que realizó a lo largo de su carrera. Es suficiente para tener una idea de su filosofía de inversión, su proceso de pensamiento y lo que impulsó sus espectaculares rendimientos. 

Sobre su estrategia de inversión 

Mi filosofía es básicamente invertir en acciones donde las ganancias están creciendo rápidamente en el momento en que estoy invirtiendo en ellas. A la inversa de acciones cortas donde las ganancias se contraen rápidamente o donde las ganancias son ilusorias por una razón u otra. 

*** 

Me gusta estar en cosas que tienen un gran potencial para grandes ganancias o, en el caso de cortos, un gran potencial para pérdidas. A menudo le digo a los corredores que me dan ideas, digo, no estoy interesado en comprarlo si no puede bajar un 30%. No estoy interesado en acciones con un riesgo a la baja limitado. Si el riesgo a la baja es limitado, entonces el potencial alcista probablemente también lo sea. 

*** 

La única manera de ganar dinero en el mercado es cuando cambia la percepción del mercado de una acción. Así que básicamente estoy buscando acciones en las que quizás las ganancias aún no hayan comenzado a mejorar. O si han comenzado a mejorar, van a acelerar. Tiene que haber una percepción mejorada de esa acción en particular y de esa compañía para ganar dinero… Comprar una acción simplemente porque las ganancias han estado subiendo un 30% al año durante los últimos tres años y hacerlo de memoria podría ser una muy buena manera de perder dinero rápido porque cuando las ganancias se ralentizan, las acciones podrían bajar fácilmente. 

*** 

Siempre estuve netamente largo. Cuando era bajista, tenía quizás un 25% en posiciones netas largas, y cuando era alcista, podía tener un 125 %. 

*** 

No compraría una acción simplemente porque tuviera un múltiplo de precio-beneficio bajo o un alto rendimiento. 

*** 

Tiendo a fijarme siempre en aquellas empresas y aquellas industrias que son innovadoras. Eso, creo, es siempre donde están las grandes acciones reales. 

*** 

Tengo muchas posiciones... Tengo, en el lado largo, más de 100 posiciones, y en el lado corto, tengo alrededor de 60... Me diversifico mucho. 

Fuente: Novel Investor. 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+