image

Las lecciones que aprendí de la Gran Depresión y que valen perfectamente ahora

por Carlos Montero Hace 5 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Ayer publicamos la primera parte de las lecciones que el legendario inversor Benjamin Roth obtuvo de la gran depresión. Tres grandes cosas que aprendió:1. No hay que quedarse sin efectivo para comprar. 2. No se aprendieron las lecciones del crash. 3. Los mercados se mueven en ciclos. Hoy analizaremos los pensamientos de Roth tras la Gran Depresión:- Las reglas de la inversión conservadora se aplican ya sea que compre bienes raíces, acciones o bonos. La investigación minuciosa es la primera necesidad (la seguridad del principal) y, por lo general, se deduce que solo se puede esperar un rendimiento justo de la inversión. Buscar un rendimiento alto o inusual significa mayor riesgo y especulación.

- Por lo que puedo deducir de un estudio de pánicos pasados, el ciclo de los negocios siempre se mueve hacia abajo, hacia el pánico, o hacia arriba, hacia un auge. Rara vez para viajes largos en línea recta.

- El inversionista inteligente ignorará las fluctuaciones diarias del mercado de valores o del mercado inmobiliario y basará sus compras y ventas en estos largos períodos de subida y bajada.

- Es difícil, si no imposible, hacer esto, pero el inversor conservador de toda la vida que sigue la regla general de comprar acciones cuando se venden muy por debajo de su valor intrínseco y nadie las quiere, y de vender sus acciones cuando la gente puja frenéticamente por ellas a precios muy por encima de su valor intrínseco: dicho inversor casi dará en el blanco.

- Mi conclusión es que el inversionista exitoso debe cultivar el hábito de la "paciencia". Debe ser capaz de mantener su dinero y esperar hasta que sea realmente el momento de comprar... Supongo que el inversor real tendría entonces la paciencia y el coraje de esperar hasta que volviera la normalidad antes de vender. Paciencia para esperar el momento adecuado, coraje para comprar o vender cuando llegue ese momento, y capital líquido, estos son los 3 elementos esenciales tal como lo veo ahora.

- Es curioso cómo cuando el mercado de valores está subiendo cada noticia se mira con optimismo y se ignoran las malas noticias.

- Esta depresión ha grabado de manera indeleble en mi mente una cosa: el valor de tener a mano suficiente capital para cubrir emergencias. En el campo de la inversión, significa la diferencia entre el éxito o el fracaso de tener suficiente capital para comprar gangas cuando están disponibles o mantener las inversiones en las buenas y en las malas y no verse obligado a vender con pérdidas.

- Para construir una finca es necesario, en primer lugar, obtener dinero ahorrándolo y, en segundo lugar, es muy importante invertir estos ahorros para que aumenten y trabajen para usted sin perder el principal.

- En algún lugar entre el hombre ultraconservador que teme correr incluso un riesgo legítimo y el jugador avaro que apuesta a cualquier cosa, se encuentra el inversionista ideal que ha aprendido a hacer que su dinero trabaje para él. Primero acumula dinero ahorrando, luego investiga cuidadosamente y sopesa una docena de inversiones antes de finalmente seleccionar una para poner su dinero. Está dispuesto a correr un riesgo legítimo, pero no está dispuesto a apostar.

- Si invierte en acciones o bonos, no seguirá consejos ciegos ni se lanzará a un mercado en ebullición con miles de tontos, pero en la tranquilidad de su oficina examinará cuidadosamente los registros de ganancias de la empresa, sus perspectivas futuras. Buscará consejo si es necesario y luego comprará solo si cree que el precio es justo y las perspectivas son buenas. Se mantendrá durante varios años y participará en el crecimiento de la empresa y venderá solo si la empresa pierde terreno o si un público loco por las acciones le ofrece mucho más por sus acciones que su valor intrínseco.

- El pueblo estadounidense considera el mercado de valores como un lugar para apostar y no para invertir. En tiempos de mercado alcista, el estadounidense medio se vuelve demasiado optimista: invierte todo su capital en acciones ordinarias de la variedad más especulativa; a menudo se extiende en el margen. Luego, cuando llega un bajón, se encuentra sobrecargado; sin reserva de efectivo a la que recurrir; se vuelve indebidamente pesimista y vende con pérdidas.

- El inversor debe organizar todo el material a su alrededor para poder utilizarlo de forma sencilla. Debe prescindir de lo no esencial. Debe disciplinarse y darse cuenta de que la inversión de los fondos excedentes es de suma importancia y requiere trabajo y diligencia.

- Cada vez es más claro que nadie puede predecir el comportamiento futuro del mercado de valores.

- Un corredor de bolsa después de 40 años de experiencia me dijo hoy: “Las únicas personas que conozco que alguna vez ganaron dinero en el mercado de valores son aquellas que compraron en efectivo y poseían las acciones directamente. No recuerdo un solo operador de margen que no haya perdido tarde o temprano”.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+