image

A largo plazo, mantener efectivo es un enorme error

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El efectivo es el rey. Al menos por el momento. En el primer trimestre de 2022, las letras del Tesoro a corto plazo terminaron ligeramente al alza (+0,03 %), mientras que tanto el bono del Tesoro a 10 años (-6,64 %) como el S&P 500 (-4,95 %) cayeron. El mayor temor entre muchos inversores es que esta tendencia continúe. ¿Es este un miedo racional? ¿Con qué frecuencia el efectivo ha superado históricamente a las acciones y los bonos? Vamos a ver. Tenemos datos anuales sobre acciones (S&P 500), bonos (Bono del Tesoro a 10 años) y efectivo (Letras del Tesoro a 3 meses) desde 1928 ( Fuente de datos: Stern.NYU.edu/~adamodar ).

Desde entonces, el efectivo ha tenido el mejor rendimiento en solo el 13% de los años. A medida que su período de tenencia aumenta de 1 año a 30 años, las probabilidades de que el efectivo sea el rey disminuyen del 13% al 0%.

Lo contrario es cierto para las acciones, que han tenido el mejor rendimiento en el 64% de los períodos de 1 año, el 81% de los períodos de 10 años y el 100% de los períodos de 30 años.

Si las probabilidades de que el efectivo supere el rendimiento son tan bajas, ¿por qué mantenerlo? Porque es posible que no tenga un período de posesión de 20 años o que no tenga una tolerancia al riesgo lo suficientemente alta como para mantener la volatilidad/reducciones a corto plazo en acciones y bonos.

El efectivo es la única clase de activo que le garantizará un retorno del principal a corto plazo. Si bien los bonos a menudo funcionan bastante bien en ese frente, los períodos de fuertes aumentos de las tasas de interés pueden cambiar esa dinámica, como estamos viendo en lo que va de 2022.

¿Cuál es la compensación de la seguridad que proporciona el efectivo a corto plazo? Menores rendimientos a largo plazo. El efectivo se ha anualizado en un 3,3% desde 1928 frente al 4,8% de los bonos y el 10,0% de las acciones.

Para los inversores con un período de tenencia de 1 año, aceptar estos rendimientos más bajos suele ser la opción más prudente, ya que tanto las acciones como los bonos podrían disminuir durante ese período de tiempo. Pero a medida que su período de tenencia aumenta más allá de los 10 años, el efectivo tiene cada vez menos sentido, ya que la probabilidad de obtener un mayor rendimiento de las acciones y los bonos aumenta significativamente.

Otra forma de ver esto es comparar los rendimientos máximos y mínimos de acciones, bonos y efectivo durante varios períodos de tenencia. Lo que encontramos es que las 3 clases de activos muestran una variabilidad mucho más baja (máximo-mínimo) de rendimientos en períodos de tenencia más largos en comparación con períodos de tenencia más cortos. Por ejemplo, el mejor período de 3 años para las acciones fue del 30,8 % anualizado, mientras que el peor período de 3 años fue del -27,3%. Eso es un diferencial de más del 58%. Compare esto con los mejores y peores períodos de 30 años para las acciones en 13,6% y 8,0%, un diferencial de 5,7%.

En los bonos, los diferenciales son menos drásticos que en las acciones, pero muestran una reducción similar a medida que se alarga el período de tenencia. Cuando el rango de resultados posibles es amplio, como es el caso de períodos más cortos de tenencia de acciones y bonos, el efectivo es una opción más atractiva. A medida que ese rango se reduce con el tiempo, las acciones y los bonos se convierten en una apuesta de mayor probabilidad.

¿Cuándo fue la última vez que el efectivo superó tanto a las acciones como a los bonos en un solo año calendario? 2018, que fue solo la cuarta vez en la historia que las acciones y los bonos terminaron a la baja. No hemos visto un período prolongado en el que el efectivo haya superado a ambas clases de activos desde la era de la estanflación de la década de 1970 y principios de la de 1980.

¿Es más probable que el efectivo sea el rey en el futuro? Con valoraciones elevadas en las acciones de EE.UU. y bajos rendimientos/tasas en aumento en los bonos, tal vez este sea el caso a corto plazo. Pero a largo plazo (más de 20 años), es poco probable que el efectivo supere a una cartera de más riesgos de acciones y bonos. Eso no quiere decir que tener algo de efectivo para dormir por la noche, para emergencias o para soportar la mayor volatilidad en acciones/bonos sea una mala idea. No creo que lo sea en absoluto. Pero probablemente no debería estar deseando que el efectivo sea su mejor inversión. Para un entorno en el que el efectivo es el rey durante un período prolongado de tiempo, no será bueno para los inversores. 

Fuente: Propia - Charlie Billello

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+