image

Utilicemos el método Bogle para saber qué nos espera en las bolsas en los próximos 10 años (parte I)

por Carlos Montero Hace 4 mess
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

¿Tratando de averiguar qué tipo de rentabilidad de las acciones estadounidenses podemos esperar durante los próximos 10 años? Nadie lo sabe con certeza, por supuesto. Pero al menos podemos pensar en ello de una manera razonablemente lógica, utilizando lo que algunas personas llaman el método Bogle.  En el artículo de hoy y mañana vamos a hacer una aproximación a los mercados financieros a través de este método, y de los cálculos realizados por los analistas de HumbleDollar. Veamos hoy la primera parte: 

En un artículo de 1991 para el Journal of Portfolio Management,  el fundador de Vanguard Group, John Bogle, que murió en enero de 2019, presentó un método relativamente sencillo para estimar la rentabilidad de las acciones. Posteriormente, revisó la idea varias veces, incluso en su libro Common Sense on Mutual Funds. Esto es lo que nos dice el método Bogle sobre los rendimientos esperados de las acciones de hoy: 

Dividendos  

Este es el único componente de los rendimientos futuros que se conoce con certeza. Para los compradores del S&P 500 en la actualidad, el rendimiento por dividendo inicial es de alrededor del 1,3%, que es muy bajo según los estándares históricos. Durante los últimos 50 años, el rendimiento del S&P 500 ha promediado un 2,8%. 

Ganancias.  

Al rendimiento por dividendo, Bogle agregaría el crecimiento esperado de las ganancias. Suponiendo que las ganancias corporativas de 2021 lleguen como se esperaba, las compañías del S&P 500 habrán registrado un crecimiento anual promedio en las ganancias por acción del 7.3% durante las últimas cinco décadas, o 3.3% al año después de ajustar por inflación. 

Me inclino a asumir que el crecimiento futuro de las ganancias será similar, pero no hay garantías. Incluso durante períodos de una década, el crecimiento de las ganancias ha sido generalizado. Las ganancias por acción del S&P 500 crecieron un 2,4% anual ajustado a la inflación en la década de 1970, cayeron un 0,7% anual en la década de 1980, crecieron un 4,7% en la década de 1990, cayeron un 1,9% en la década de 2000 y se dispararon un 8,7% en la de 2010. 

Me sorprendió esta variabilidad. Durante los últimos 50 años, nunca ha habido un solo año en el que el PIB real (ajustado por inflación) haya crecido un 8,7%, y mucho menos alcanzando esa tasa durante toda una década. De manera similar, en la década de 2000, cuando las ganancias por acción se redujeron en un 1,9% anual, después de ajustar por inflación, solo hubo un año en que el PIB real fue negativo. 

Aun así, durante las últimas cinco décadas, el PIB real creció un 2,7% anual, similar a la tasa de crecimiento del 3,3% en las ganancias por acción ajustadas a la inflación. Puede haber una desconexión a corto plazo entre los dos porque, digamos, una recesión causa un gran impacto en las ganancias corporativas reportadas, pero el PIB y las ganancias corporativas deberían seguirse aproximadamente entre sí a largo plazo. 

Con base en la diferencia de rendimiento entre los pagarés del Tesoro a 10 años y los bonos del Tesoro indexados a la inflación a 10 años, los inversores en bonos esperan una inflación anual del 2,5% durante la próxima década. Si asumimos que las ganancias por acción crecen 3.3 puntos porcentuales más rápido, estamos viendo un crecimiento nominal de las ganancias del 5.8%. Agregue el rendimiento por dividendo del 1.3%, y eso nos coloca en el 7.1%. 

Esto es lo que Jack Bogle llamó el rendimiento de la inversión del mercado de valores. Pero, ¿es esto lo que obtendrán los inversores? Eso nos lleva al tercer factor del método Bogle que publicaremos en el artículo de mañana.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+