image

Cómo trabaja Dios: la ciencia detrás de los beneficios de la religión (Primera parte)

por Carlos Montero Hace 5 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Vamos a publicar en tres partes las cinco ideas clave que podemos sacar del último libro de David DeSteno, profesor de psicología en Northeastern University y autor de  Emotional Success  y  The Truth About Trust , y coautor de  Out of Character : Cómo trabaja Dios: la ciencia detrás de los beneficios de la religión. Estas lecciones nos hablarán de aspectos sociales, científicos, psicológicos y también económicos y financieros. Creemos que es de suficiente interés como para que le demos el suficiente espacio en estas páginas. Empecemos: 

1. Deje sus -ismos a un lado. 

Una de las cosas que he encontrado al escribir sobre la intersección de la ciencia y la religión es que los ismos (catolicismo, judaísmo, budismo, ateísmo) a menudo se interponen en el camino de las personas que trabajan juntas. Terminan poniéndonos en equipos cuando, de hecho, científicos y pensadores religiosos tienen el mismo objetivo: mejorar la vida de las personas. Dejemos la teología a un lado, y la mayor parte de nuestra acritud la acompañará, lo que nos permitirá descubrir por qué las personas que se involucran en prácticas espirituales tienden a vivir vidas más largas, saludables y felices. 

Es una cuestión que merece nuestra atención y no requiere la adopción de ninguna creencia específica. Averigüemos cómo los rituales y las prácticas que rodean el nacimiento y la muerte, el amor y la pérdida, la moralidad y el significado pueden beneficiarnos a todos. Hemos comenzado a hacer esto con la meditación. La investigación ha revelado los muchos beneficios que ofrece la atención plena. Mi pregunta es, ¿cuál es la próxima atención plena? Está ahí fuera, solo tenemos que estar dispuestos a mirar. Sin embargo, para tener éxito, como suele decir Adam Grant, debemos dejar de lado nuestros propios prejuicios y escuchar con respeto lo que los demás tienen que decir. Si no hacemos eso, si no estamos abiertos a lo que las tradiciones espirituales pueden enseñarnos, no solo ralentizaremos el progreso de la ciencia del bienestar, sino que también limitaremos el nuestro. 

2. Cuidar = amar. 

Una vez escuché a la psicóloga Alison Gopnik decir que nos preocupamos por nuestros hijos porque los amamos y los amamos porque los amamos. El acto básico de mostrar cariño nos lleva a valorar aún más a nuestros pequeños. La lógica es similar a lo que los economistas llaman la falacia del costo hundido: cuanto más tiempo y esfuerzo inviertes en algo, una clase, un proyecto o incluso una relación, más difícil es alejarte, incluso si tiene sentido lógico hacerlo. Corta tus pérdidas. 

"Los científicos y los pensadores religiosos tienen el mismo objetivo: mejorar la vida de las personas". 

Ahora, los niños no son realmente costos irrecuperables. Pero el cuidado de niños puede sentirse así a veces. Los niños pequeños necesitan que hagamos todo por ellos. Y cuando estamos cansados o con exceso de trabajo, eso a veces puede resultar abrumador. Pero si miramos dónde son más cercanos los lazos madre-hijo, en términos de tiempo que pasamos juntos y cercanía emocional, vemos a Japón como un líder. Los japoneses incluso tienen su propia emoción por esto. Se llama amae. Piense en ello como esa sensación que tiene cuando está trabajando duro y su hijo tira de su pierna queriendo que los levante y le lea. Ese sentimiento cuando deja su trabajo a un lado y coloca a su hijo en su regazo, eso es genial. 

Cuando miramos al sintoísmo, la religión principal de Japón, vemos que está cargada de demostraciones rituales de amor y gratitud por un nuevo hijo. Proporcionan recuerdos importantes de la prestación de cuidados. Comienza cuando la familia y los amigos envuelven una faja alrededor del vientre de una madre embarazada para acunar a su hijo por nacer. Después de que nace el niño, hay una ceremonia de nombramiento, luego una ceremonia en un santuario para agradecer, luego una para celebrar el primer bocado de comida sólida del niño, una para el primer cumpleaños, y así sucesivamente durante los primeros años de la vida del niño. Todos estos requieren una gran cantidad de planificación y gastos por parte de los padres, y todos son muy memorables. No se puede perder el mensaje de gratitud y valor para el niño. Y son esas celebraciones memorables, esas claras señales de cuidado, las que nos recuerdan cuán importantes y dignos de amor son esos niños. 

Ahora, no tiene que seguir Shinto para obtener estos beneficios. Aún puede crear rituales para mostrar el cuidado de su hijo, rituales que fortalecerán sus vínculos. Reserve tiempo para leerlos o jugar con ellos con regularidad, o invente ocasiones para celebrarlos. En mi familia, celebramos medio cumpleaños para duplicar la diversión anual. La clave es convertirlo en un ritual que debe suceder, no uno que pueda quedar en el camino si estás ocupado. Si hace esto, encontrará que sus vínculos con los padres se fortalecerán.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+