image

Análisis Semanal del Mercado de Divisas: La corona noruega se dispara cuando el Norges Bank comienza el ciclo de subidas de tipos post COVID

por Ebury Hace 3 semanas
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Llevamos un tiempo insistiendo en la idea de que ahora los mercados de divisas se centrarán principalmente (si no exclusivamente) en el ritmo del endurecimiento de la política de los bancos centrales, y, en segundo lugar, en los datos de inflación. En línea con esta idea, la corona noruega fue la divisa que mejor se comportó la semana pasada, debido a la primera subida de tipos del G10 por parte del Norges Bank. A esto añadiremos que las expectativas del mercado sobre lo que harán y dirán estos bancos centrales parecen ser bastante prudentes. Parece que la Reserva Federal no hizo más que ratificar la mayor parte de las expectativas al sugerir que el taper comenzará en noviembre y, sin embargo, la reacción del mercado -que hizo que los rendimientos subieran con fuerza- demuestra que esto fue una dura sorpresa para la mayoría.

La venta de los tipos de EE.UU. cuando los mercados se preparaban para la retirada de los estímulos monetarios afectó a las principales divisas de los mercados emergentes, que terminaron la semana a la baja frente al dólar con la excepción del rublo ruso, el cual se vio impulsado por el aumento de los precios de la energía, especialmente en Europa. Mientras tanto, las consecuencias de la crisis de Evergrande en China siguen siendo limitadas.

Con las principales reuniones de los bancos centrales de septiembre ya realizadas, el enfoque debería cambiar ahora a los datos macroeconómicos, con la inflación en primer plano. Ya se ha publicado el informe flash de la inflación de la Eurozona, y los mercados esperan otro salto tanto en la inflación general como en la subyacente para que la inflación de la Eurozona esté más en línea con la de EE.UU. y Reino Unido.

GBP

La libra esterlina se debatió entre la innegablemente agresiva reunión del Banco de Inglaterra y las noticias sobre las restricciones de suministro, el aumento de los precios de la energía y la creciente escasez. En última instancia, creemos que lo primero tendrá un impacto más duradero, especialmente porque existen bastantes posibilidades de que los tipos de interés en Reino Unido superen a los del resto de principales países del G10, posiblemente antes de finales de este año. Consideramos la reciente debilidad de la libra como una oportunidad de compra, ya que el endurecimiento de la política monetaria sigue siendo un factor clave para la apreciación en todo el G10.

EUR

Al igual que en EE.UU., los datos macroeconómicos de la Eurozona empiezan a adquirir matices estanflacionarios. Los índices PMI de actividad empresarial de septiembre retrocedieron, aunque desde niveles muy altos, siguiendo la tónica general de las interrupciones en la cadena de suministro, la limitación de la producción y el aumento de los precios. Esperamos que el informe flash de la inflación de esta semana confirme esto. Los expertos han corregido al alza sus pronósticos tanto para las tasas generales como para las subyacentes, pero aún vemos margen para una posible sorpresa. Esto pondría en duda si el BCE puede permitirse ir por detrás de otros bancos centrales en la eliminación de la acomodación monetaria y podría ser optimista para la moneda común.

USD

La reunión de septiembre de la Reserva Federal pareció sorprender a los mercados, que esperaban un mensaje más moderado (aunque en general se pensaba que la reducción de la política monetaria comenzaría en la próxima reunión). Es posible que los mercados también se hayan asustado por el diagrama de puntos, en el que la mayoría de los miembros espera ahora un aumento en los tipos de interés en 2022 en lugar de en 2023. En cualquier caso, los rendimientos de los bonos en EE.UU. se dispararon y el dólar fue arrastrado por ellos, aunque tal vez no tanto como podría haberse esperado dada la magnitud del movimiento de los bonos.
Esta semana descartaríamos movimientos derivados de la lucha por el techo de la deuda, que consideramos puro teatro político. Prestaremos especial atención a la publicación de las cifras del deflactor del PCE, que tradicionalmente ha sido la medida de inflación preferida por la Fed.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+