image

Reino Unido podría retrasar su reapertura económica

por Renta 4 Hace 1 mes
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Principales citas macroeconómicas En la Eurozona se publica la producción industrial de abril. En la Eurozona se publica la producción industrial de abril (+0,1% previo). Mercados financieros Apertura con ligeras alzas en un entorno marcado por nuevas caídas en las TIRes europeas.

Apertura con ligeras alzas (futuros Eurostoxx +0,2%) en un entorno marcado por nuevas caídas en las TIRes europeas, que en el caso alemán se acerca de nuevo a -0,30%, mínimos de dos meses, mientras que el americano se sitúa en 1,46%, mínimos de tres meses, todo ello en un contexto en el que el mercado parece confiar en el carácter transitorio del repunte de inflación. A ello se suma un contexto económico de recuperación, pero en el que aún persisten ciertos riesgos asociados a las nuevas variantes del Covid. En este sentido, esta tarde Reino Unido podría decidir retrasar su reapertura económica en 4 semanas. Inicialmente la intención era eliminar el distanciamiento social a partir del 21 de junio, pero la rápida expansión de la variante india podría impedir cumplir con el calendario.

Sin sorpresas en el comunicado del G-7 tras finalizar su reunión: se mantendrá el estímulo fiscal, se trabajará en una tasa mínima fiscal para empresas del 15% (se busca un acuerdo en el G-20 de julio), así como en acabar con la pandemia en 2022 y se acometerán iniciativas medioambientales. En el plano económico, lo más destable es la iniciativa de un plan de infraestructuras global para hacer frente al de China.

Durante esta semana lo más relevante en el plano macro serán los datos de ventas minoristas y producción industrial de abril en China, donde deberíamos ver cierta desaceleración en el ritmo de crecimiento tras la fuerte recuperación de los mínimos de la pandemia, mientras que en EEUU tendremos también ventas minoristas e indicadores adelantados de junio en el sector manufacturero (NY y Philadelphia) que deberían consolidar sus últimos avances. Estos datos se completarán, por el lado de los precios, con los IPCs de mayo en Japón y Reino Unido y los IPCs finales del mismo mes en Alemania y Eurozona, publicando esta última asimismo la producción de abril hoy.

Con todo, la cita principal de la semana será la reunión de la Fed el miércoles. Si bien es cierto que la fuerte subida de la inflación en mayo (+5% i.a. en tasa general) podría llevar a pensar en un cambio del forward guidance, empezando a hablar del inicio de retirada de los estímulos monetarios, la debilidad mostrada por los datos de empleo (dos meses consecutivos decepcionando) apuntan a que es previsible que espere a reuniones posteriores y que por el momento mantenga su discurso dovish, reiterando la idea de que la inflación se irá moderando a medida que avance el año y vayan desapareciendo los efectos base. Corroborando esta idea tenemos la reacción del mercado al dato de IPC, con caída en TIRes hasta mínimos de tres meses, posiblemente también por cierre de cortos, lo que apoyaría que el dato de inflación no sería suficiente para generar un discurso más tensionador de la Fed esta semana (16-junio) y que probablemente habrá que esperar a agosto (Jackson Hole).

Por lo que respecta al Banco de Japón, que se reúne el viernes, no esperamos cambio alguno en su política monetaria, con una economía aún pendiente de confirmar su recuperación y con total ausencia de presiones inflacionistas (últimos datos conocidos: -0,4% i.a. general y -0,2% i.a. subyacente).

Mantenemos nuestra opinión de que las estrategias de salida de los principales bancos centrales seguirán marcadas por la paciencia (recuperación incompleta, repunte de inflación transitorio) y que la recuperación de resultados empresariales seguirá adelante de la mano de un levantamiento de restricciones y mejora de la movilidad a medida que se aceleran las campañas de vacunación. Los principales riesgos, que el repunte de inflación sea estructural (pero esperamos que no lo sea y que las presiones inflacionistas se vayan suavizando a medida que vayan desapareciendo los efectos base y los cuellos de botella) y que las nuevas cepas compliquen la reapertura económica (ejemplo: variante india y limitaciones al turismo británico por parte de Alemania y Francia). La evolución de estos riesgos podría propiciar mejores puntos de entrada, teniendo en cuenta que los apoyos a las bolsas se mantendrán, con elevada liquidez (bancos centrales manteniendo sesgo dovish), estímulos fiscales (EEUU, con los planes de infraestructuras y de familias pendientes de aprobación, 19% del PIB en próximos 10 años) y expectativas de recuperación del ciclo económico y de los resultados empresariales.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+