image

Estos son los motivos de por qué los casos de Covid están cayendo a nivel mundial por primera vez en la pandemia

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Cuatro son los motivos que ha identificado el especialista Derek Thompson de The Atlantic que justifican la fuerte caída de los contagios en los países del hemisferio norte en las últimas semanas distanciamiento social, estacionalidad, seroprevalencia y vacunas. Hoy vamos a hacer un análisis detallado de los dos primeros factores, y mañana los completaremos con los otros dos. Veamos: Hace un mes, los CDC publicaron los resultados de más de 20 modelos de pronóstico de pandemias. La mayoría proyectó que los casos de COVID-19 continuarían creciendo hasta febrero, o al menos se estabilizarían. En cambio, COVID-19 está en retirada. Los nuevos casos diarios se han desplomado y las hospitalizaciones han bajado.  

¿Qué hay detrás del cambio?  

1. Comportamiento:  

"Si clasificara las explicaciones de la disminución de COVID-19, el comportamiento sería el número uno", dice Ali Mokdad, profesor de salud global en la Universidad de Washington, en Seattle. "Si miras los datos de movilidad la semana posterior al Día de Acción de Gracias y Navidad, la actividad se redujo". 

Otros funcionarios han señalado los datos de movilidad de Google para argumentar que los ciudadanos de los principales países afectados del hemisferio norte se retiraron a sus hogares después de las vacaciones de invierno y se refugiaron durante el aumento posterior en los casos que surgieron de toda esa socialización navideña. Los nuevos ingresos hospitalarios por COVID-19 alcanzaron su punto máximo en la segunda semana de enero, otra señal de que el distanciamiento social durante el mes más frío del año inclinó la curva. 

2. Estacionalidad: El coronavirus quizás estaba destinado a caer en esta época del año. 

El comportamiento no puede explicarlo todo. El uso de mascarillas, el distanciamiento social y otros hábitos de mitigación de virus varían entre estados y países. Pero COVID-19 está en retroceso en América del Norte y Europa. Desde el 1 de enero, los casos diarios han bajado un 70 por ciento en el Reino Unido, un 50 por ciento en Canadá y un 30 por ciento en Portugal. 

Esto plantea la posibilidad de que el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, sea estacional. El año pasado, un metaestudio de coronavirus como el SARS-CoV-2 encontró que normalmente alcanzan su punto máximo en el hemisferio norte durante el invierno, siendo los meses pico más comunes enero y febrero. “La aparente estacionalidad de los coronavirus humanos en todo el mundo sugiere que este fenómeno podría aprovecharse para producir una mejor comprensión de la transmisión de COVID-19”, concluyeron los autores. 

La noción de estacionalidad es obvia y misteriosa. Sabemos que muchos virus respiratorios son menos virulentos en el verano, se aceleran en los últimos meses del año calendario y luego retroceden a medida que los días se alargan después de diciembre. Pero como dijo el epidemiólogo de Harvard Michael Mina a la revista New York, "No apreciamos ni entendemos completamente por qué funciona la estacionalidad". 

Lo que llamamos estacionalidad parece ser una combinación de factores ambientales y las cosas que la gente hace en respuesta a ellos. A muchos virus les va mejor en condiciones frías y secas; no están bien diseñados para prosperar en áreas exteriores más cálidas, soleadas y húmedas. Cada virus es un conjunto de genes y proteínas encerrados en una molécula de lípidos grasos. Esta capa grasa se descompone más fácilmente en ambientes más cálidos. Puede ver esto por sí mismo cuando intente lavar una mancha de mantequilla de sus manos con agua fría en lugar de agua tibia. 

Pero la estacionalidad no es solo "el aire" o "el clima", porque el coronavirus no prospera en el aire ni vive dentro del clima. Prospera y se multiplica en nuestros cuerpos, y las personas hacen cosas diferentes con su cuerpo cuando cambia la temperatura. Cuando baja la temperatura, cambiamos el exterior, donde el virus puede tener dificultades para multiplicarse, por el interior, donde nos agrupamos en sillas y sofás, lo que facilita que el virus pase de un huésped a otro. Cerramos nuestras ventanas y restringimos la circulación y la ventilación, lo que le da a los virus en el aire otra ventaja. 

La adaptación natural al clima frío también podría hacernos vulnerables a virus respiratorios como el SARS-CoV-2. Nuestra presión arterial aumenta durante el invierno y nuestros niveles de vitamina D bajan a medida que los días se acortan y el sol se cuelga en un ángulo más bajo en el cielo. Si bien sentir frío no puede darte un resfriado, el aire frío y seco puede suprimir la respuesta inmune local en nuestras fosas nasales, lo que nos convierte en blancos más fáciles para, por ejemplo, un virus respiratorio que se transmite por el aire y que se une a las enzimas que se encuentran comúnmente en la nariz. 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+