image

Alternativas a los créditos rápidos

Te presentamos algunas alternativas válidas que puedes utilizar en lugar de los créditos rápidos.
por Dinero Rápido Hace 4 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

ImagenLos créditos rápidos pueden parecer una opción muy apetecible para alguien que necesita dinero en efectivo lo antes posible. Ninguna explicación, documentación mínima y efectivo en la cuenta en menos de 24 horas. Ahora bien, las condiciones de financiación y los plazos de devolución no son precisamente el punto fuerte de este tipo de préstamos. Por otra parte, también pudiera darse el caso de que, por algún motivo, no pudieras solicitar un crédito rápido. Es por esa razón que quizá se te haya pasado por la cabeza buscar alternativas a los créditos rápidos.

La buena noticia es que, efectivamente, existen alternativas y son más accesibles de lo que cabría imaginar. Además, en comparación con los créditos rápidos y minipréstamos también son opciones de financiación considerablemente más baratas. En definitiva, la opción perfecta para quien no quiere complicarse con intereses prohibitivos y plazos de devolución asfixiantes.

¿De verdad hay tanta diferencia entre los créditos rápidos y otras alternativas de financiación?

Desgraciadamente, hay muchos consumidores de créditos rápidos que no son plenamente conscientes de las ridículas cantidades de dinero que están pagando a cambio de lograr una pequeña cantidad de efectivo. Los intereses pueden alcanzar el 1.000% TAE en el caso de los minipréstamos. En ocasiones, esta cifra es incluso mayor, máxima cuando se incurre en algún tipo de pago y se imponen sanciones por la demora.

Si lo comparamos con los tipos de interés de una tarjeta de crédito, podemos comprobar cómo la diferencia es muy sustancial, dado que, en ese caso, estaríamos hablando de un 18-20% TAE. No deja de ser un interés bastante abusivo, pero incomparablemente más favorable que el anteriormente mencionado.

Por otro lado, los importes que se pueden conseguir a través de los créditos rápidos son más bien reducidos. Si nos ceñimos a los mini créditos, entonces estaríamos refiriéndonos a cantidades por debajo de los 400 euros en la mayor parte de los casos.

Para ser justos, conviene señalar que existen en el mercado algunos préstamos que se identifican como créditos rápidos y cuyas características se acercan considerablemente a las propias de un préstamo personal bancario. No obstante, se trata de excepciones que, poco a poco, han ido quedando diluidas en un mar de préstamos exprés y mini créditos, los cuales, ni ofrecen un importe significativo, ni plantean un interés razonable.

¿Cuáles son las mejores alternativas a los créditos rápidos y mini créditos online?

#1 Anticipo de nómina

Los anticipos de nómina son una de las mejores alternativas a los créditos rápidos. No solamente se conceden con extrema rapidez, sino que lo habitual es que las condiciones de financiación sean especialmente favorables. Es más, es posible encontrar algunas entidades que anticipan la nómina sin que ello suponga ningún coste para el cliente. No obstante, el plazo de devolución en esos casos, así como las cantidades dispuestas suelen ser algo reducidas. Por otra parte, también es frecuente que muchas entidades ofrezcan el equivalente a varias nóminas en forma de anticipo o préstamo, si bien en esos casos, siempre se ha de pagar cierto interés. Sea como fuere, siempre será mejor que endeudarse con un crédito rápido, cuyos intereses acostumbran a ser notablemente elevados.

#2 Préstamos preconcedidos

Si dispones de una nómina, pensión o tienes un buen perfil de cliente, lo más seguro es que tu entidad bancaria disponga de algún préstamo preconcedido del tipo generalista; es decir, que lo puedes utilizar para lo que estimes oportuno y sin necesidad de dar demasiadas explicaciones. En esos casos, las condiciones de financiación suelen ser bastante ventajosas. Desde luego, puedes estar seguro de que no tendrán nada que ver con las propias de los créditos rápidos y, especialmente, los minipréstamos.

Además, al tratarse de préstamos preconcedidos, el periodo de tramitación es excepcionalmente rápido. En algunos casos, rivalizan con los plazos de concesión de los propios créditos rápidos, y no es raro encontrar hoy en día la concesión de un préstamo personal en menos de 24 horas y sin necesidad de pasar por la notaría.

#3 Conseguir dinero a crédito de una tarjeta de crédito

En el caso de que necesites dinero en efectivo, siempre puedes utilizar tu tarjeta de crédito tanto desde un cajero automático, como a través de tu servicio de banca online. En ambos casos, se te cobrará una comisión relativamente elevada, especialmente, si vas a solicitar una cantidad más bien pequeña. No obstante, lo más probable es que, aún así, dicha comisión represente un interés inferior al que terminarías pagando con un crédito rápido. Ten en cuenta que la tarjeta de crédito tiene su propio límite crediticio, de forma que una vez lo hayas alcanzado no podrás seguir solicitando más dinero en efectivo.

Por otra parte, no podemos olvidar que la mayor parte de las tarjetas de crédito sólo liquidan el saldo dispuesto a finales de mes, o a comienzos del siguiente. Incluso hay tarjetas que permiten fragmentar o posponer la liquidación del saldo durante un periodo mayor, sin que por ello supongan el devengo de interés alguno.

#4 Préstamos entre particulares

No hemos situado esta alternativa al principio de la lista por el sencillo motivo de que las condiciones de financiación que se establezcan dependerán mucho de la voluntad de las partes. Ahora bien, a lo largo de los últimos años, han comenzado a proliferar algunas plataformas que operan como intermediarias entre particulares, con el fin de canalizar los préstamos entre unos y otros. En esos casos, las condiciones suelen estar bastante estandarizadas, en función de determinados criterios. Lo más habitual es que el solicitante del crédito proporcione algo de información acerca de su perfil personal, su trabajo y los motivos por los que solicita el crédito. Lo más importante en este tipo de plataformas es la reputación que se tenga.

Hasta aquí llega nuestra selección de las mejores alternativas a los créditos rápidos y minipréstamos online. ¿Conoces alguna otra?


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+