image

Como usar el pánico y la euforia de los mercados para actuar de manera racional

por Carlos Moreno Hace 4 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Imagen

Sabemos que la toma de decisiones de inversión tiene un componente emocional que se repite de manera recurrente porque el ser humano es un ser emocional, no racional que se rige por dos factores fundamentales la codicia y el miedo. Fruto de esas emociones los mercados de valores llegan a alcanzar en determinados momentos unas valoraciones que nadie que realizase un análisis riguroso de los mercados podría entender como lógicos y es ahí donde nos ofrece una oportunidad para si seguimos una metodología de análisis racional nos podamos beneficiar de esos excesos que tiene el mercado con ese comportamiento maníaco depresivo.

Disponemos de una serie de medidores de miedo que nos establecen cuando la irracionalidad puede estar cerca de los mercados (índice VIX, indicador ATR) y debemos ser lo suficientemente rigurosos como para aprovecharnos de esa situación en nuestro beneficio. Como regla básica hay dos maneras de beneficiarnos de estos indicadores:

  • Debemos saber que una baja volatilidad es un indicador excelente sobre cuando podemos cubrirnos con opciones o con Cfds a la baja.
  • De igual manera que tenemos que aprovechar las situaciones de extrema volatilidad en los mercados a la baja ya que suelen ser un excelente indicador de que una buena oportunidad de compra está cerca.

En mi operativa habitual el análisis fundamental es el que determina en buena medida la toma de decisiones de inversión, pero somos conscientes de que en repetidas ocasiones los mercados se encuentran sobre comprados y suele ser interesante destinar una pequeña proporción de nuestro capital (puede ser por ejemplo con una parte de los dividendos en efectivo que cobramos de las acciones que tenemos en cartera) a cubrirnos ante posibles caídas en los mercados con opciones.

Las opciones son un instrumento derivado que ha sido usado de manera muy especulativa, pero que es un excelente vehículo para cubrir una cartera ante un posible movimiento de pánico en los mercados sin necesidad de tener que deshacer dicha cartera, de igual manera también uno puede cubrir una cartera posicionándose con Cfds a la baja sobre un índice bursátil cuando pensamos que nuestras inversiones aún tiene un importante potencial alcista, pero creemos que su comportamiento se puede ver afectado por un comportamiento generalizado a la baja de todos los índices en general, al fin y al cabo la mayor parte de los mercados y los índices están correlacionados y las caídas cuando se dan muchas veces son de manera indiscriminada.

Dado que el precio de las opciones está ligado a la volatilidad y nosotros lo que queremos es cubrir nuestra cartera de una posible bajada, compraremos opciones put cuando los mercados estén con una escasa volatilidad cerca de una zona máximos y máxime cuando se perciban factores en el medio plazo desde el punto de vista macroeconómico que puedan desestabilizar a los mercados, pero siempre el momento para invertir comprando opciones será cuando los mercados estén tranquilos para poder vernos favorecidos por el incremento de la volatilidad de los mercados y no cuando la volatilidad sea alta y las caídas ya se estén produciendo.

Un buen indicativo es que en los informativos se hable de tranquilidad y de máximos mensuales o anuales en los índices, entonces invertir en opciones put con una parte de los dividendos percibidos para cubrir nuestras carteras puede ser una buena estrategia, aunque es importante que entendamos que cuando la volatilidad de los mercados se incrementa las oportunidades de inversión a través de opciones también lo hacen a nuestro favor.

Otra buena estrategia es siempre mantener posiciones de liquidez en espera de que se den estas situaciones de extrema volatilidad en los mercados. Estos previsibles incrementos de volatilidad a la baja suelen traer consigo una venta masiva e indiscriminada de las acciones y hace que a veces valores con unas excelentes perspectivas de negocio y buenas valoraciones se vendan por  efecto arrastre y den origen a buenas oportunidades de compra.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+