image

3 Razones por las que el rescate griego fracasará

por Carlos Montero Hace 5 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Las negociaciones del rescate a Grecia han terminado y se ha llegado a un acuerdo, pero creo que es justo decir que es muy probable que vuelva a fracasar. El acuerdo es muy similar en estructura al acordado también para Grecia en 2010 y 2012. Esos acuerdos ayudaron a llevar al partido Syriza al poder en enero, pero la voluntad del pueblo griego no fue suficiente para obtener una mejora significativa de la oferta por parte de Europa. Si el país quiere permanecer en la zona euro, eso es todo lo que conseguirá.

Es posible dividir el acuerdo en tres problemas que probablemente sean insuperables (vía Mike Bird de Business Insider).

1. Grecia ya ha intentado muchas de estas reformas y ha fracasado

Es probable que el programa griego de reformas estructurales sea demasiado optimista. Por ejemplo, si la cifra de 50 mil millones de euros de privatizaciones les suena familiar, es porque usted ya la ha oído antes. Aquí está el comienzo de un artículo de The Economist en julio de 2011:

"Con un objetivo de 50 mil millones de euros para el año 2015, el plan de privatizaciones de Grecia pretende recaudar más dinero en efectivo como proporción del PIB que cualquier gobierno de la OCDE haya conseguido antes... La mayoría de los programas de privatización implican un compromiso de reformas estructurales a largo plazo y recaudación de fondos de corto plazo. En el caso de Grecia, hay una necesidad urgente de dinero."

En realidad, Grecia consiguió 5 mil millones en privatizaciones, y fue bastante difícil políticamente hablando. Estas reformas han ayudado a hundir dos gobiernos, pero el país sigue siendo poco competitivo en comparación con la mayor parte del resto de Europa:

El programa requiere que Syriza tenga más éxito que sus predecesores en la aplicación del paquete de austeridad y reformas, a pesar de que está más ideológicamente opuesto que cualquier gobierno anterior.

El economista Tyler Cowen ha sugerido que Grecia necesita un "Thatcheropoulous": una "política creíble, a favor de la renegociación de la deuda, pro-capitalismo, lucha contra la corrupción, a favor de la justicia impositiva y la inversión en favor de los extranjeros". Pero no parece que haya algún partido que ofrezca eso.


2. Hay demasiada deuda y no hay suficiente crecimiento

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció el miércoles por la mañana algo que tal vez habría sido útil para el equipo de negociación griego una o dos semanas atrás: la deuda del país es insostenible.

Eso es algo que mucha gente ha dicho durante mucho tiempo, pero es nuevo que venga del FMI. Antes, la deuda de Grecia se consideraba sólo "altamente vulnerable".

Hay dos componentes que asfixia a Grecia. Uno, por supuesto, que tiene demasiada deuda.

Pero el otro es el rendimiento tan negativo que ha tenido la economía griega en los últimos cinco años - por lo que cualquier medida (como la deuda como proporción del producto interno bruto) que utilice el tamaño de la economía como punto de referencia se verá horrible.

En pocas palabras: no hay esperanza real de un cambio rápido. El PIB nominal, la combinación de la inflación y el crecimiento real, ha caído durante cinco años. La inflación de Europa es muy baja, y Grecia está en realidad sufriendo una deflación. Debido a que Atenas no tiene el control del euro, tampoco existe la posibilidad de devaluar la moneda.

Las reformas que Grecia ha asumido, como el levantamiento de las restricciones a la contratación y el despido de empleados, pueden haber sido unas buenas reformas de todos modos. Pero tardarán años en hacer una contribución significativa al crecimiento.


3. Los superávits son todavía dolorosos, y los problemas se refuerzan mutuamente

Barry Eichengreen, uno de los más renombrados historiadores económicos del mundo, encontró en 2014 (cuando la economía de Grecia, al menos, parecía como si se pudiera crecer un poco) que el país necesitaría un superávit primario del 7,2% de su PIB - que es el superávit presupuestario del gobierno antes del pago de intereses de la deuda - cada año entre 2020 y 2030. Esto permitiría al país alcanzar el objetivo de ratio deuda-PIB del 60%.

Para lograr tal reducción en ese mismo período, la cifra sería ahora aún mayor dado que es casi seguro que la economía va a entrar en recesión. Como dijo el FMI el miércoles por la mañana, los niveles de deuda se han disparado aún más. Eichengreen analizó 54 países en más de 40 años y encontró que sólo tres había logrado un superávit de más de 5% del PIB en un período de 10 años. Ninguno de ellos logró un superávit tan grande como el que necesitaría Grecia.

El país podría obtener un alivio de su deuda, como el FMI está proponiendo. Pero hay una trampa. Los acreedores europeos del país están ofreciendo "medidas de mitigación de la deuda que se otorgará sólo una vez que se demuestre el compromiso de reforma de las autoridades griegas".

Estas medidas son las mismas que las que han sido imposible implementar en los últimos cinco años. Sin un repentino éxito en las reformas, no se podrá obtener el alivio de la deuda.

Los problemas se refuerzan mutuamente, ya que el alivio de la deuda depende ahora de la implementación de reformas prácticamente imposibles. Es probable que el pago de la deuda signifique un menor crecimiento. El menor crecimiento o recesión, significa una deuda más alta. El fracaso en las privatizaciones significa que los ingresos tendrán que venir de otro lugar para hacer frente a los pagos de la deuda.

Europa todavía puede ser capaz de trabajar de alguna manera que mantenga a Grecia en el euro en el largo plazo, pero este acuerdo no lo es.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+