image

Oclócratas y demagogos desean hacernos creer que estamos como en Burkina Faso

por Carlos Moreno Hace 5 años
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Imagen 

En su libro “Pan, Educación y Libertad” el tercer volumen de “Trilogía de la Crisis” el escritor griego Petros Markaris fantaseó con una Grecia que entraría en una espiral de impagos, devaluaciones y quiebra del Estado que obligaría a abandonar a Grecia el euro.  Recientemente Petros Markaris ha  alertado que la propaganda gubernamental de Tsiriza  está tratando de hacer creer que en Grecia hay una gravísima crisis humanitaria como la que podría existir en países del tercer mundo como  Burkina Faso.

Éste mismo concepto de alertar sobre una gravísima situación humanitaria en la población está también tratando de introducirlo la actual alcaldesa de Madrid, considerando el problema de la malnutrición infantil como el mayor problema de la ciudad de Madrid.

Manuela Carmena ha establecido que actualmente hay en Madrid cerca de 26.000 niños en situación de malnutrición, habiendo realizado  unos cálculos premeditadamente erróneos ya  que según el INE  la población madrileña que vive  en situación de riesgo de pobreza no es del  31% sino de sólo un 14% (una de las tasas más bajas de España y la mitad que la media del país)  y a que el  4,9% de esas personas que viven en la pobreza son niños y que según los datos oficiales del INE sería únicamente del 1,9%, una tasa tan reducida que sólo  dos países en Europa la mejoran, Suecia con 1,5% y Luxemburgo con un 1,6%. Además se está extrapolando una “posible” situación de riesgo de pobreza con un estado real de malnutrición infantil cosa que es más que cuestionable.

¿Qué persiguen los populismos intentando hacernos creer una realidad mucho peor de la que realmente vivimos?, ¿qué pretenden levantando una alarma social que en verdad no es real?, ¿qué esconde ese deseo de querer vender que el mayor problema al que nos enfrentamos es la pobreza de los ciudadanos y la malnutrición infantil?

Estamos asistiendo a la utilización por parte del populismo de la demagogia como arma de propaganda electoral y que tiene como fruto el surgimiento de la oclocracia como forma de gobierno, que busca la legitimidad a través de los sectores más ignorantes de la sociedad, en los que vuelcan todo su poder de manipulación y propaganda mediante la demagogia para así  conseguir el control de la población. Las armas que utiliza la demagogia son, la falacia  que distorsiona y empeora la realidad existente e  intenta demonizar a todo aquel que niegue la realidad de pobreza que se está presentando, asociándole  con valores insolidarios que son percibidos negativamente, o creando una falsa dicotomía ya que si no se apoya lo que nosotros proponemos es que se está en contra de ayudar a quien es más desfavorecido.

Aristóteles en el siglo IV ac dijo que era inevitable que el pueblo llano cayese en la demagogia como forma de poder, considerándola como una de las formas de corrupción existentes en la democracia. Poco después el historiador griego Polibio reconoció la oclocracia como el fruto de la acción de la demagogia, constituyendo la degeneración de la democracia al establecer  la autoridad del populacho corrompido. Otros grandes pensadores como Pericles,  Ortega y Gasset o Shakespeare  alertaron del peligro que suponían los oclócratas para la democracia. Esperemos que como dice Petros Makaris no se cumplan los vaticinios de su novela y que Italia y España no sigamos el camino marcado por Grecia.

 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+