image

¿De verdad es tan peligrosa la deflación?

por Carlos Montero Hace 8 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Por lo general, no hay que temer el fantasma de la deflación, según los economistas del Banco de Pagos Internacionales, que argumentan que las evidencias que sugieren que una caída persistente en los precios causa estragos económicos, es débil. En la actualidad, los bancos centrales de todo el mundo consideran que la mayor amenaza para la recuperación económica es el riesgo de una espiral deflacionista. A principios de este año, estos temores llevaron al Banco Central Europeo a dar rienda suelta a un paquete de alivio cuantitativo de 1,1 billones de euros a pesar de la feroz resistencia del establishment económico y los políticos alemanes.

Pero, mientras que la máxima responsable del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, calificó el año pasado a la deflación como un "ogro" que debe combatirse, los economistas del llamado "banco de los bancos centrales" están mucho menos preocupados.

En una investigación publicada la semana pasada, el jefe del departamento monetario y económico del BIS, Claudio Borio, y otros tres economistas sostienen que la deflación tiene una mala reputación debido a la relación que hubo entre la caída de los precios y la Gran Depresión. Sin embargo, si eliminamos ese episodio de la historia, los vínculos entre la deflación y una catástrofe económica son débiles, recoge el Financial Times.

“El documento cuestiona la "visión arraigada" que existe entre los principales responsables políticos de que la caída de precios es, en palabras de los autores, una "patología que se interpone en el camino de una expansión fuerte y sostenida".

El argumento central que sostiene esa afirmación es que la deflación en sí no es necesariamente un problema - es lo que causa lo que cuenta.

Mientras que la deflación puede reflejar deficiencias en la demanda agregada que puede, si no se soluciona, paralizar los precios, los ingresos y la producción, también puede ser el resultado de un shock en la oferta, como el aumento de la competencia o unos trabajadores más productivos. Eso no es nada negativo, como se confirma por los datos en 38 economías y que abarcan 140 años,  y no refuerza el vínculo entre la caída de los precios y un crecimiento débil.

La siguiente tabla muestra los datos del estudio y el siguiente gráfico los resultados.

ImagenImagen

El informe proviene de un equipo que ha advertido persistentemente sobre los peligros de las bajas tasas y la compra de bonos del gobierno de los bancos centrales.

Aunque gran parte de la reciente caída de los precios en todas las economías avanzadas refleja el descenso en el costo del petróleo, es difícil argumentar que las moderadas presiones de los precios en la zona euro no reflejan la débil demanda.

La medida principal de inflación de la zona euro, que excluye los cambios en el precio del petróleo y los alimentos, se encuentra ahora en su mínimo histórico del 0.6 por ciento. Ese es exactamente la clase de marco económico del que tendrían que preocuparse los responsables políticos.”

Fuentes: Claire Jones, Financial Times


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+