image

Aprenda a pensar racionalmente

Quizás haga que su cuenta lo agradezca
por Chema López Hace 6 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Una gran parte tiene que ver con el costo hundido y pensará usted, ¿qué es eso del costo hundido? y si ya sabe lo que es, entonces puede pensar ¿qué tiene que ver con el trading? Le sugiero que lea hasta el final. Su cuenta de trading quizás lo agradezca.

Costo hundido. Es tomar decisiones que se basan en gastos soportados o pérdidas en vez de en el incremento futuro de los beneficios. 

Estos costos hundidos no los tendremos en cuenta a la hora de tomar decisiones racionales. Si compramos una entrada para ir a ver un partido de tenis y resulta que luego nos arrepentimos porque no nos apetece ver ese partido, quizás nos planteemos los siguiente:

a)hemos pagado el precio de la entrada y hemos visto un partido que en realidad no queríamos ver;
b)hemos pagado el precio de la entrada y hemos utilizado el tiempo para realizar alguna actividad que nos resulte más placentera.

En ambos casos, ya hemos pagado el precio de la entrada por lo que esa parte de la decisión no afecta ya el futuro. Si nos arrepentimos de haber comprado la entrada, la decisión que debemos tomar es si deseamos realmente presenciar el partido, independientemente de cuanto haya sido el precio de la entrada, como si la entrada al partido no le hubiera costado nada.

Un profesional le sugeriría que dado que la segunda opción solo significa sufrir de una sola manera (gastar dinero), mientras que la primera significa un sufrimiento doble (gastar dinero y malgastar tiempo), evidentemente es preferible la segunda opción.

Otro ejemplo sería el de un coche de gasolina y un coche eléctrico. Imagínese que usted compra un vehículo de gasolina que le ha costado 15000 euros y que los gastos de combustible y mantenimiento son 300 euros mensuales de media y la vida del vehículo son 20 años. Sabemos que el precio del vehículo eléctrico son también 15000 euros,  el precio de la electricidad y mantenimiento del vehículo son 50 euros mensuales y la vida útil es la misma, por pura matemática, sabremos que el coste de mantenimiento del vehículo de gasolina + el coste del propio vehículo dentro de 20 años será de 87.000 euros (72000 +15000) y que el coste del mantenimiento del vehículo eléctrico + el coste del propio vehículo será de 27000 (12000+15000). Si usted compró el vehículo de gasolina y no el eléctrico, porque quizás usted no sabía que existía, se enfrenta al dilema de qué hacer.

La solución a este dilema es clara, usted debe vender al día siguiente el coche de gasolina o tirarlo a la basura si es que no existe mercado de segunda mano,  y asumir el coste adicional del precio del vehículo eléctrico ya que aún sumando el doble coste que supone comprar dos vehículos 15000+15000+12000 de los gastos del nuevo vehículo usted ganará dinero. Lo que buscamos con esta operación es el beneficio incremental que se producirá a lo largo y final de la vida de estos vehículos.

En el trading ocurre exactamente lo mismo todos los días millones de veces y es que las personas normalmente no pensamos así, quiero decir racionalmente,  y eso finalmente lo pagamos caro. En vez de pensar en el beneficio futuro incremental, pensamos en el dinero que ya hemos perdido. Si abrimos una posición en la que vamos perdiendo, lo primero que pensamos es que no la podemos cerrar y regalarle al mercado 500$ de nuestra cuenta, pero esos 500$ es el costo hundido de nuestra mala inversión, de nuestro mal análisis o simplemente de nuestra mala suerte. No hay que darle más vueltas. Nuestro pensamiento pasa por;

¿cómo voy a cerrar esa posición ahora? ¿cómo voy a abandonar ese dinero?

En vez de pensar, “bueno, ese dinero ya está perdido, ¿qué sentido tiene mantener esa inversión? El mercado ya me ha dicho que no tengo razón, por lo tanto salgo de la posición inmediatamente”

Lo que les ocurre a muchos es que, no solo no cierran la posición, sino que se quedan con el coche de gasolina durante 20 años y compran unos cuantos barriles adicionales de gasolina por miedo a quedarse tirados en la carretera y unas llantas nuevas más bonitas.

¡Suerte!


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+