image

Cuales son las cualidades de un gestor para ganar dinero

por Carlos Moreno Hace 6 años
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Peter Lynch (el prestigioso gestor del Fidelity Magellan Fund) publicó en su libro “Un paso por delante de Wall Street” las que serían para él las cualidades necesarias para ser un gran gestor y ganar dinero en bolsa:

Imagen

 

Dichas cualidades deben incluir paciencia, autoconfianza, sentido común, tolerancia al dolor, apertura de mente, distanciamiento, persistencia, humildad, flexibilidad, disposición a realizar investigaciones independientes, disposición admitir errores y la capacidad para ignorar el pánico alrededor.

También estableció que es importante ser capaz de tomar decisiones en ausencia de información completa ya que las cosas casi nunca están claras en Wall Street, y cuando lo están, es demasiado tarde para aprovecharse de ello. Aquella mente científica que necesita tener todos los datos se encontrará con un problema a la hora de invertir en los mercados financieros.

Por último, es crucial la capacidad de resistir la naturaleza humana y las reacciones instintivas. Raro es el inversor que no alimenta la secreta convicción de que tiene un don especial para adivinar los precios de las acciones, el oro o las tasas de interés, a pesar de que la mayoría nos equivocamos una y otra vez. Resulta asombroso ver con la frecuencia con qué la gente se convence de que las acciones van a subir o la economía va a mejorar justo cuando va a ocurrir lo contrario. Ejemplo perfecto de ello son las newsletters de asesoría de inversión, que optan habitualmente por el optimismo o el pesimismo en los momentos más inoportunos. Si atendemos a la información publicada por Investor´s Inteligence los estados más optimistas siempre han anticipado los mayores desplomes en las bolsas y los estados más pesimistas han dado paso a los mercados más alcistas.

Hay algo en la naturaleza de los seres humanos que los vuelve terriblemente inoportunos en bolsa. El inversor incauto oscila constantemente entre tres estados emocionales: preocupación, complacencia y capitulación. Está preocupado ante una caída del mercado o de alguna turbulencia de la economía, lo que impide que pueda comprar buenos negocios a buenos precios. Luego, cuando se decide a comprar, a precios más altos, se deja arrastrar por la complacencia y está seguro de que sus acciones van a subir. Éste sería justo el punto en que debería de estar preocupado y atento a los fundamentales, pero ocurre justo lo contrario. Cuando finalmente sus acciones tienen problemas con la crisis y los precios caen por debajo del precio de compra, capitula y vende de forma compulsiva.

Hay quien cree ser un “inversor a largo plazo” pero demuestra serlo sólo hasta la siguiente caída importante (o la siguiente subida menor), en cuyo momento se convierte en inversor a corto plazo y vende soportando perdidas enormes o ganancias minúsculas. Es fácil dejarse llevar por el pánico en un negocio tan volátil.

Cuando se trata de predecir el comportamiento del mercado, la virtud más importante no es la escucha, sino el ronquido. El truco no consiste en confiar en los propios impulsos, sino en aprender a ignorarlos. Manténgase fiel a sus acciones mientras los fundamentales de la empresa no cambien.

En caso contrario, tal vez su única esperanza de aumentar el patrimonio sea la fórmula infalible de J. Paul Getty: “Levántate pronto, trabaja duro, encuentra petróleo”.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+