image

BME: ¿Cómo afectará la tasa a las transacciones financieras?

por Natalia Aguirre Hace 8 años
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

BME. España y otros 10 estados miembros (Austria, Bélgica, Estonia, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, Eslovaquia) han anunciado un acuerdo político "de mínimos" sobre la hoja de ruta para poner en marcha una tasa a las transacciones financieras. El impuesto se implantará por fases (empezando por acciones y algunos derivados) para evaluar su impacto económico. Su puesta en marcha se retrasaría al 1 de enero de 2016 (vs 2015 inicialmente rumoreado). Asimismo, si alguno de los Estados miembros participantes quiere gravar productos no incluidos en este acuerdo para mantener tasas nacionales existentes, estarán autorizados a hacerlo. El anuncio cuenta con el rechazo de países como Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Hungría, Holanda, Luxemburgo o Malta. Reino Unido afirma que no dudará en recurrir la tasa si tiene impacto extraterritorial, perjudica a Reino Unido o a otros Estados miembros y perjudica al mercado interior.

Aunque la noticia es negativa, su impacto en volúmenes negociados es difícil de concretar a priori, y habrá que esperar al desarrollo del impuesto para intentar cuantificar su efecto (en nuestro modelo asumíamos un impacto negativo de -10% en volúmenes negociados en 2015). Habrá que concretar detalles importantes: si primará el principio de emisión (se gravan operaciones sobre títulos emitidos en los países participantes, más probable) o residencia (se gravan operaciones realizadas por personas físicas o jurídicas que residen en los países participantes) a la hora de establecer quién deberá pagar el impuesto, cuál será el tipo impositivo (hasta ahora se barajaba un tipo del 0,1% sobre acciones y del 0,01% sobre derivados) y las estimaciones de recaudación (según prensa, España prevé unos ingresos de 600 mln eur por este concepto y otras tasas no concretadas), que podrían quedar muy lejos de lo que se habló en su día (35.000 mln eur/año en Europa y 5.000 mln eur en España), lo que no es de extrañar a la vista de lo que estamos viendo en países como Francia e Italia donde ya se está aplicando, y teniendo en cuenta que los importes inicialmente estimados asumían la aplicación sobre todos los instrumentos sin excepciones. Asimismo, se deberán estudiar los posibles efectos colaterales negativos del impuesto (incremento del coste de financiación de los Estados, empresas y familias).

Como venimos comentando en los últimos días, el ruido generado por la tasa a las transacciones financieras podría pesar en el corto plazo en la cotización de BME, sobre todo teniendo en cuenta el rally desde el pasado mes de julio (+75%). Para los perfiles más cortoplacistas tomaríamos beneficios. Sin embargo, de cara al medio plazo consideramos que tanto la recuperación de volúmenes negociados como la elevada y sostenible rentabilidad por dividendo (mayor que 5% en metálico) seguirán sirviendo de apoyo al valor. La recomendación de inversión de Renta 4 Banco es: Mantener.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+