image

Las divisas del G10 se mantienen en estado de espera mientras los mercados intentan vaticinar los movimientos de los bancos centrales

por Ebury Hace 10 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

El panorama macroeconómico no cambió mucho la semana pasada. La economía estadounidense y la europea siguen divergiendo: la primera experimenta un crecimiento sólido y una inflación moderada, mientras que en la segunda aumentan los riesgos de estanflación. Los datos de inflación de la eurozona y el informe sobre el mercado laboral de EE.UU., ambos correspondientes a agosto, son coherentes con esta narrativa. La relativa resistencia del euro frente a este flujo de datos negativos es notable, y el dólar, el euro y la libra terminaron la semana casi exactamente donde la empezaron.

Es posible que esta semana sea relativamente tranquila en el mercado de divisas, con vistas a las importantes reuniones de los principales bancos centrales que tendrán lugar a finales de septiembre. La publicación el miércoles de las ventas minoristas de la eurozona correspondientes a julio proporcionará una lectura rezagada de la situación del consumidor. Por lo demás, los datos macroeconómicos son en su mayoría de segundo orden y no deberían afectar significativamente a las divisas.

EUR

Los datos preliminares de inflación correspondientes a agosto no aliviaron mucho al BCE. Tanto el índice general como el subyacente siguen estancados por encima del 5%, y este último muestra aún pocos signos de la tendencia desinflacionista que hemos visto en Estados Unidos. Los datos sobre préstamos también se estancan, lo que reafirma los temores de un estancamiento de la economía de la eurozona.

Las expectativas sobre las subidas de tipos del BCE siguen desvaneciéndose, ya que los mercados esperan que el banco central dé prioridad a apoyar la debilitada economía frente a garantizar que la inflación vuelva a su objetivo. La resistencia de la moneda común frente a estos vientos en contra es notable, y el nivel de 1,08 está actuando hasta ahora como un suelo fiable frente al dólar estadounidense.

USD

Lo más destacado de la semana en Estados Unidos fue el informe de nóminas de agosto. Aunque el informe sigue mostrando unos niveles aceptables de creación de empleo, contiene indicios de que el mercado laboral estadounidense se está relajando por fin. A principios de semana, el informe JOLTS de ofertas de empleo también reflejaba la misma historia: modesto debilitamiento, pero aún en niveles fuertes en comparación con cualquier periodo anterior a la recuperación post pandémica.

Esta relajación parece ser exactamente lo que la Fed quería ver y, en línea con las expectativas del mercado, no esperamos una subida de tipos en la reunión de septiembre.

GBP

El persistente pesimismo tras las malas cifras del índice PMI de la semana anterior, así como las menores expectativas de subidas de la Reserva Federal, han reducido las expectativas del mercado sobre las subidas de tipos del Banco de Inglaterra. El mercado espera ahora dos subidas más, frente a las tres que se esperaban la semana anterior. Sin embargo, la libra esterlina se desmarcó de esta revalorización y cotiza aproximadamente en el mismo nivel que hace tres meses en términos ponderados por el comercio.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+