image

Cómo trabaja Dios (segunda parte)

por Carlos Montero Hace 4 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Ayer iniciábamos una serie sobre los beneficios que nos proporcionan las religiones en aspectos tan dispares como la sociología, la psicología o la economía y finanzas. Para ello utilizamos las principales lecciones del libro de David DeSteno: Como trabaja Dios. La ciencia detrás de los beneficios de la religión.  Ayer hablamos de la primera lección "deje sus -ismos a un lado", y de la segunda "cuidar=amar". Sigamos con las dos siguientes: 3. La gratitud es una fuente de virtud. Casi todas las religiones ofrecen oraciones de gratitud. Y aunque a menudo pensamos en la gratitud como una emoción centrada en el pasado, en realidad se centra en el futuro. Nos empuja a actuar de manera que se asegure de que tendremos más de qué estar agradecidos en el futuro. En mi laboratorio, hemos estado estudiando la gratitud durante años y hemos descubierto que realmente es una fuente de virtud. Si lo cultivas, surgirán otras buenas cualidades. 

“Encuentre tiempo todos los días para reconocer los actos amables o generosos, incluso los pequeños, que ha recibido”. 

Tomemos la honestidad, por ejemplo. Hemos realizado estudios que muestran que la gratitud hace que las personas engañen menos. En uno, hicimos que las personas se concentraran en algo por lo que estaban agradecidos justo antes de pedirles que lanzaran una moneda en un sitio web; obtendrían mucho más dinero por cara que por cruz. Lo que no sabían es que habíamos manipulado la moneda para que siempre saliera cruz. Pero dado que la gente estaba haciendo el experimento en computadoras en sus propios hogares, simplemente les pedimos que nos dijeran lo que obtuvieron y les pagaríamos en consecuencia. Al final resultó que, alrededor del 50% de la gente mintió en promedio. Pero eso se redujo al 27% si se sintieran agradecidos. 

De manera similar, hemos descubierto que la gratitud hace que las personas sean más útiles, más generosas y más pacientes. Por eso, cuando los cristianos dan gracias antes de la cena, o cuando los judíos dicen la oración Modeh Ani al despertar, una oración para agradecer por estar en la Tierra otro día, la gratitud que están cultivando es un estímulo para la virtud. De hecho, hemos descubierto que los niveles diarios más altos de gratitud predicen una menor impulsividad en general. Entonces, si bien es cierto que la mayoría de las religiones le dicen a la gente que sea honesta, generosa y cosas por el estilo, también le están brindando las herramientas para ayudar a que esto suceda, herramientas que empujan nuestras emociones y, por lo tanto, nuestras decisiones, por debajo de nuestro radar consciente. 

Aquí nuevamente, no es necesario ser un creyente para practicar la gratitud. Simplemente encuentre tiempo todos los días para reconocer los actos amables o generosos, incluso los pequeños, que ha recibido. Entonces, si bien es cierto que la mayoría de las religiones le dicen a la gente que sea honesta, generosa y cosas por el estilo, también le están brindando las herramientas para ayudar a que esto suceda, herramientas que empujan nuestras emociones y, por lo tanto, nuestras decisiones, por debajo de nuestro radar consciente. 

4. La muerte acecha. 

"¿Quién vivirá y quién morirá? ¿Quién morirá en su tiempo predestinado y quién antes? ¿Quién por agua y quién por fuego, quién por espada, quién por bestia, quién por hambre, quién por sed, quién por tormenta, quién por plaga? Estas palabras son del Unetanneh Tokef, una oración que los judíos de todo el mundo recitan en Rosh Hashaná y Yom Kipur. Es un recordatorio de que la vida es incierta. Su duración es un regalo, no una garantía. Y como los acontecimientos de los últimos dos años han dejado dolorosamente claro, la vida, para cualquiera de nosotros, puede terminar antes de lo que esperábamos. Pero el judaísmo no es el único que tiene rituales que recuerdan a la gente la muerte. 

Para muchos cristianos, el miércoles de ceniza tiene un propósito similar. Cuando los sacerdotes o ministros marcan la frente de las personas con ceniza literal, dicen: "Recuerda que eres polvo, y al polvo volverás". Para muchos budistas, las meditaciones sobre la muerte son una práctica básica. A nivel psicológico, resaltar la posibilidad de la muerte, aunque no es un pensamiento agradable, tiene un propósito positivo. 

La psicóloga de Stanford, Laura Carstensen, ha argumentado durante mucho tiempo que la percepción de las personas sobre el tiempo hasta su probable muerte guía sus motivaciones. Cuando percibimos que el tiempo tiene un final abierto, cuando la muerte parece casi infinitamente lejana, nos enfocamos en las búsquedas individuales. Queremos mejorar nuestras carreras, nuestras habilidades, nuestra riqueza y nuestro estatus. Pero cuando el tiempo se siente limitado, cuando se puede vislumbrar el hito que marca el final de nuestro viaje, nuestras motivaciones cambian. Valoramos a las personas y las amistades que nos hacen más felices. Gravitamos hacia las actividades que consideramos más significativas. 

Carstensen y sus colegas suelen encontrar este patrón cuando comparan la mentalidad de las personas mayores con las de los más jóvenes. Aquellos en sus 60 y 70 años, edades en las que los horizontes temporales hasta la muerte parecen más pequeños, tienden a estar más enfocados en encontrar conexión y significado en comparación con sus contrapartes más jóvenes. También tienden a ser más felices. Pero esta diferencia no es realmente una función de la edad. El movimiento hacia o alejándose de una conexión y un bienestar más profundos puede ocurrir a cualquier edad si los horizontes temporales cambian repentinamente de manera inesperada. Por ejemplo, ante pandemias como el SARS o ahora COVID, los datos muestran que la diferencia de edad desaparece. Del mismo modo, cuando Carstensen preguntó a las personas mayores qué harían si de repente recibieran un medicamento que agregara décadas a sus vidas, sus preferencias se parecían a las de los adultos jóvenes. 

Sin embargo, lo más importante es darse cuenta de que perseguir la felicidad valorando un enfoque de la vida interconectado, en oposición a uno atomista, trae más felicidad a cualquier edad. Las investigaciones muestran que cuando los estadounidenses quieren ser más felices, tienden a comprar algo o desarrollar una nueva habilidad. Pero esta estrategia tiende a no funcionar bien. Una mayor alegría proviene de actividades que son sociales: fortalecer los lazos con amigos y familiares, o trabajar para beneficiar a la comunidad. 

La buena noticia es que los beneficios que provienen de los recordatorios de la mortalidad están disponibles para todos. Incluso los recordatorios simples pueden ayudar, los que pueden separarse de cualquier teología específica. No tienes que ser una persona de fe para contemplar tu muerte. Recuerde, el trabajo de Carstensen demostró que el simple hecho de pensar en vivir durante períodos más largos o más cortos cambia lo que la gente valora. Además, no tienes que esperar un día o una temporada específicos para hacerlo. Muchos pensadores religiosos, como el erudito medieval Thomas à Kempis, han instado a las personas a contemplar la muerte todos los días y, al hacerlo, a darse cuenta de que deberían vivir hoy como si no vieran el mañana. 

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+