image

“Sueña con la persona que quieres ser”

por Carlos Montero Hace 3 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"¿Estamos soñando demasiado?", se preguntaba Arthur C. Brooks en un reciente artículo en The Atlantic. El motivo de cuestionarse esto es que según recientes investigaciones, fijarse metas demasiado ambiciosas, o demasiado en el largo plazo generaría más infelicidad que felicidad. Esto no quiere decir que no haya que establecer objetivos en la vida, ahora bien, estos tienen que ser realistas y alcanzables. De investigaciones sobre el tema se pueden sacar las siguientes lecciones:

1. Viva en compartimentos herméticos

La literatura científica es clara en que las metas pueden traer mucha felicidad cuando son a corto plazo, alcanzables y nos llevan hacia el éxito final; en otras palabras, cuando alcanzarlas indica que estamos progresando. El gurú de la superación personal Tony Robbins ha enseñado que el progreso hacia una meta puede incluso traer más felicidad que su logro real, una idea que está respaldada por la investigación. Para construir una estrategia de felicidad en torno a este principio, debe establecer un objetivo final y luego dividirlo en pasos manejables: un año, un mes, una semana, un día.

Los objetivos de un día son especialmente importantes. En su clásico de superación personal de 1948, "Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir", Dale Carnegie recomendó que los lectores se resuelvan a vivir en "compartimentos cerrados". Haga un balance de los objetivos a largo plazo con regularidad, pero no con demasiada frecuencia (para mí, cada seis meses es suficiente); concentre el resto del tiempo en lo que se debe hacer hoy que genere un progreso positivo. Termina tu trabajo, déjalo a un lado y disfruta del logro. Entonces, comience de nuevo mañana.

2. Concéntrese en el viaje

La perspectiva de comprometerse con una aspiración de por vida puede ponerlo nervioso, ya que es el tipo que tiene menos probabilidades de funcionar. Pero los objetivos a largo plazo pueden ser audaces y audaces sin provocar la decepción si no se cumplen. El secreto está en una fórmula articulada por el escritor Deepak Chopra: intención sin apego .

Estar demasiado apegado a cualquier cosa en la vida invita al sufrimiento. La solución es ver los objetivos principales no como la única forma de alcanzar la felicidad, sino como puntos de navegación que marcan la dirección de su viaje de por vida. De esa manera, cuando surjan tormentas y se presenten nuevas oportunidades, puede establecer una nueva meta y soltar con gracia la anterior, evitando así la decepción y las oportunidades perdidas.

Cuando establezca sus metas a largo plazo, intente escribirlas seguidas de estas palabras: o algo mejor. Esto le da permiso explícito para apartarse de estos objetivos según lo dicten las circunstancias de la vida, lo que puede y debe hacer sin decepciones si los objetivos originales ya no son apropiados.

3. Establezca metas interínsecas

Las metas extrínsecas —las aspiraciones mundanas que conducen al dinero, el poder y el prestigio— pueden ser las más difíciles de lograr porque son inherentemente de suma cero: en la búsqueda de recursos escasos, nos desplazamos unos a otros. Por el contrario, las metas intrínsecas, basadas en el amor y el crecimiento personal, son de suma positiva y, por lo tanto, es más probable que conduzcan al éxito: mis esfuerzos por amar y crecer como persona no se ven obstaculizados por sus esfuerzos; al contrario, pueden ser complementarios. Además, son los objetivos más asociados a la felicidad. Como tal, una lista de deseos adecuada debe tener un gran peso en estas aspiraciones intrínsecas.

Haga una lista de objetivos intrínsecos específicos y trabaje para lograrlos. Si necesita ayuda para encontrar algunas, recuerde que las metas intrínsecas son similares a lo que el escritor David Brooks llama “virtudes del elogio”: las cosas por las que le gustaría que la gente lo recordara al final de su vida. Como en "madre cariñosa", no "volador de 5 millones de millas en United". Podrías decidir desarrollar tu espiritualidad este verano a través de 30 minutos al día de lectura y práctica, hacer un nuevo amigo personal (uno que veas fuera del trabajo) antes de fin de año o llamar a tu madre dos veces por semana a partir de hoy.

Para la felicidad, incluso durante la pandemia, ni las porristas de seguir tus sueños ni el encogimiento de hombros pasivo de Pope es el mejor enfoque. Un mejor discurso de apertura podría aconsejar lo siguiente:

Sueña con la persona que quieres ser, no con lo rico, poderoso o famoso que es ese yo futuro, sino con la vida que llevarás y el trabajo que harás para servir y enriquecer a los demás al máximo, dejando atrás un mundo que es mejor que tú. Lo encontré. Luego, considere lo que le tomará llegar allí y la felicidad que obtendrá del alegre viaje de crear valor y amar a los demás con abundancia. Finalmente, concentre su atención en lo que hará este día en su trabajo, vida espiritual y relaciones que lo mantienen en ese camino. Ah, y sus diplomas llegarán por correo en cuatro a seis semanas.

Fuente: Propia - The Atlantic


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+