image

“Bienaventurado el que no espera nada, porque nunca será defraudado”

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

"Bienaventurado el que no espera nada, porque nunca será defraudado", son la palabras que el poeta satírico inglés Alexander Pope le dio a su amigo John Gay en forma de novena bienaventuranza. Ya sea que Pope hablara en serio o no, hay algo de sentido en su consejo para tiempos tanto normales como afectados por una pandemia. Claro que las metas audaces pueden ser energizantes. Pero una obsesión por ellos puede llevar a grandes decepciones. Peor aún, cuando sus ojos están constantemente en el horizonte, puede perderse lo que está justo frente a usted. Para la felicidad, necesitamos un mejor enfoque para establecer metas, uno que nos prepare para el éxito en la vida y nos permita disfrutar del aquí y ahora.

En su mayor parte, el establecimiento de metas parece aumentar modestamente nuestro bienestar a corto plazo, al aumentar nuestro optimismo y sentido de la orientación. En un estudio de 2008, por ejemplo, los investigadores realizaron un experimento en el que la mitad de los participantes establecieron metas para sus vidas y recibieron capacitación para llevarlas a cabo. La otra mitad no lo hizo. Después del entrenamiento de tres semanas, los investigadores observaron que las personas que establecieron las metas estaban un 8 por ciento más felices que antes de comenzar y un 12 por ciento más felices que el grupo de control.

Ese estudio mezcló todo tipo de aspiraciones. Pero si miras más de cerca, no todos los objetivos están asociados con la misma felicidad. Un análisis de 2008 de los datos de una encuesta alemana, por ejemplo, mostró que mientras los objetivos que involucran a la familia, los amigos y la participación social y política promueven la satisfacción con la vida, los objetivos centrados en el éxito profesional y las ganancias materiales son perjudiciales. Esto es consistente con la investigación sobre graduados universitarios estadounidenses: las aspiraciones de crecimiento personal, relaciones cercanas y participación comunitaria (lo que la mayoría de los psicólogos llaman "metas intrínsecas") conducen a un mayor bienestar cuando se alcanzan esas metas; los de posesiones materiales, fama y atractivo ("metas extrínsecas") predicen el malestar.

La magnitud de un sueño también importa. Se ha demostrado que establecer metas realistas a corto plazo inicia un mecanismo de refuerzo del éxito y la felicidad, siempre que estas metas se ajusten a nuestros valores y no nos las impongan otros. Por ejemplo, en un estudio de 2001 , los estudiantes universitarios que establecieron metas de rendimiento académico para el año que coincidían con sus motivaciones intrínsecas tuvieron más éxito que aquellos que no lo hicieron, lo que les llevó a un mayor bienestar y confianza. Esto los preparó para establecer más objetivos, más éxito y felicidad, etc.

En cambio, concentrarse en metas a largo plazo difíciles de alcanzar es arriesgado, porque es menos probable que las cumpla. La decepción crea pesimismo y puede provocar síntomas depresivos. Por lo tanto, el establecimiento de metas, especialmente para metas audaces que es poco probable que se cumplan, o incluso metas ordinarias en tiempos como el presente, puede conducir a mucha más infelicidad que felicidad. Como lo expresó el poeta John Greenleaf Whittier de manera tan conmovedora : "Porque de todas las palabras tristes de la lengua o de la pluma / Las más tristes son estas: '¡Podría haber sido!'"

Este es un peligro creciente en nuestra economía, que se caracteriza cada vez más por lo que mi ex profesor de economía Robert Frank llama "mercados donde el ganador se lleva todo", también conocidos como "mercados superestrellas". En los mercados donde el ganador se lo lleva todo, algunas personas obtienen recompensas descomunales y el resto se queda en el camino. Zonas raras como Hollywood y la NBA son ejemplos clásicos. Pero en la era de los nuevos medios, las personas pueden ser celebridades en profesiones más comunes, como el derecho o la academia . Uno puede incluso volverse rico y famoso, al menos temporalmente, como YouTuber, lo que ahora dice el 29 por ciento de los niños estadounidenses de 8 a 12 años.es su objetivo profesional. La paradoja de los mercados de superestrellas es que su misma impenetrabilidad los hace atractivos, atrayendo cada vez a más aspirantes, la gran mayoría de los cuales se sentirán decepcionados.

Fuente: Propia - The Atlantic

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+