image

“La vida es lo que sucede mientras estás ocupado haciendo planes”

por Carlos Montero Hace 4 años
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El destacado cantante y compositor inglés John Lennon dijo: "La vida es lo que sucede mientras estás ocupado haciendo planes". Como inversor, puedo modificar este pensamiento: "Invertir es lo que sucede cuando estás ocupado persiguiendo la próxima gran idea de inversión". No hay duda de que la planificación es una parte muy integral de cualquier proceso de inversión, pero también es fundamental desarrollar una mentalidad que nos permita capitalizar todo el potencial de esa estrategia de inversión. 

Por ejemplo, a largo plazo, un inversor pasivo que tiene una mentalidad que se complementa a la perfección con la inversión de bajo coste en un índice de referencia, puede superar la rentabilidad de un seleccionador de acciones con un talento fundamental y dotado, que es propenso a perder la convicción en el camino. 

Después de todo, cada tesis de inversión tiene un lado bueno, malo y feo, y ciertamente hay contar con casi todos estos aspectos, en diferentes grados, si se tiene planeado mantener una inversión por algunos años. 

En conjunto, puede funcionar maravillosamente bien a pesar de los obstáculos intermitentes. Pero podemos estar seguros de que nuestra convicción se pondrá a prueba, dada la naturaleza radicalmente incierta del mundo de los negocios y los mercados financieros. Y al igual que cualquier cadena que es tan fuerte como su eslabón más débil, nuestra convicción es tan confiable como la cantidad de ecuanimidad con la que podemos respaldarla en medio de los inevitables obstáculos (tanto externos como internos). 

Las cosas se complican un poco más porque al mismo tiempo que intentamos mantener nuestras inversiones en medio de todos los altibajos, la idea de encontrar una nueva idea de inversión, que está libre de estas deficiencias, es siempre tentadora y natural. 

Pero esta búsqueda de la próxima gran idea de inversión puede ser similar a correr en círculos, y terminar siendo contraproducente a menos que esa búsqueda se corresponda con una resolución similar de respaldar esas ideas con la inversión necesaria en términos de tiempo, paciencia y ecuanimidad.  

Como dicen, puedes tomar ideas prestadas, pero no puedes pedir prestada la convicción. Y como comunidad de inversión, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo buscando nuevas ideas de colegas, boletines, posiciones de inversores experimentados, etc. Pero, desafortunadamente, se gasta muy poca energía en comprender el marco mental, lo que les permite (a los inversores experimentados) realmente capitalizar sus ideas. Y a veces el secreto es su temperamento, que les permite ganar dinero incluso con una idea muy mediocre, mientras que la mayoría de la gente simplemente terminaría diciendo "tuvo suerte". 

Posiblemente podamos equiparar nuestro trabajo como inversores con el de un jardinero: hay un momento para sembrar, un tiempo para eliminar las malezas en el camino, pero la mayoría de las veces la mejor acción es simplemente cuidar de lo que ya has sembrado y déjalo florecer. Si tienes una mala cosecha, tírela vuelva a intentarlo. 

 

Fuente: De la obra del inversor Arpit Ranka “El arte de la quietud”


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+