image

La desunida Unión Europea

por Carlos Moreno Hace 2 años
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

Imagen

2018 está siendo un año complicado para los inversores en renta variable Europea, con caídas de doble dígito en prácticamente todos sus principales índices. Las incertidumbres referentes a la aprobación de los presupuestos en Italia y el sentimiento anti europeo que está calando en la nación italiana  está dañando la imagen de la unión europea, también la moneda europea ha tenido una fuerte corrección devaluándose en el año más de un ocho por ciento.

Las primas de riesgo de los países periféricos han vuelto a subir (principalmente en Italia) ante el establecimiento de gobiernos en minoría que no son capaces de cumplir las líneas presupuestarias marcadas por Bruselas, produciéndose un choque frontal ante las propuestas de reducción de gastos que marca la Unión Europea. La inclusión en la formación de gobiernos de partidos de corte populista en países como Italia, Grecia o España está suponiendo un dolor de cabeza a las líneas que está intentando marcar Alemania para el control de gasto y el rigor presupuestario.

 

Analicemos las causas que han conducido a Europa a esta situación:

Los países periféricos de Europa, conocidos como PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España) han sufrido los efectos de la corrupción política y  de una crisis subprime que a diferencia de lo que pasó en los países más del norte de Europa se alargó excesivamente en el tiempo y generó infinidad de parados. Millones de personas han vista empeorar su situación personal al alargarse en el tiempo sus situación de inactividad laboral y han sufrido fuertemente los efectos de la crisis y la desigualdad.

Esta situación ha llevado a que los partidos populistas hayan salido a escena con propuestas que tratan de aportar soluciones rápidas a estas clases empobrecidas. Las propuestas de estos partidos populistas han calado en aquellos votantes que más han sufrido los efectos de la crisis y han generando el fortalecimiento de estos partidos, unos partidos que culpan al BCE y sus políticas de la actual situación de ruina económica de una parte de la sociedad.

Portugal, Grecia, Italia y España fueron los países más afectados por la crisis de 2008, pero los coletazos de aquella crisis aún perduran en sus economías, con un porcentaje excesivamente alto de su población que apenas tienen unos sueldos que les permitan llegar a final de mes. Esta situación ha generado el surgimiento de unas fuerzas políticas que son contrarias a seguir llevando a la práctica las propuestas que marca Bruselas y la Unión Europea, una opinión que ha calado en sus votantes que les han llevado a los gobiernos de estos países.

Los gobiernos que ese han formado en su mayoría son de coalición o en minoría y no tienen claras sus posturas, en Italia se llegó incluso a formar un gobierno de coalición entre un frente populista de extrema izquierda con un frente populista de extrema derecha, pactando el acuerdo en base a su oposición a las líneas del BCE de rigor presupuestario.

La generación de estos gobiernos populistas en cada vez más países de la Unión Europea está conduciendo a una ruptura de dicha unión y abriéndose cada vez un mayor distanciamiento entre las políticas de los países periféricos (los más empobrecidos) y los países del norte de Europa (los más ricos). Esto está llevando a que se incumplan acuerdos presupuestarios que pueden llevar a Europa hacia una nueva crisis económica debido al exceso de endeudamiento de algunos países y a sus políticas presupuestarias que según Bruselas no cumplen los requisitos mínimos de control de gastos.

Las consecuencias están siendo un distanciamiento cada vez mayor de las primas de riesgo de algunos países, Italia es el país más fuerte que está sufriendo este incremento aunque otros países como España también preocupan. El problema es que ya no es solo Grecia, una economía menor, sino que Italia y España son dos países con un peso excesivamente importante y esto preocupa a los inversores internacionales que han desconfiado de sus economías y están disparando sus diferenciales de crédito.

El impacto de las primas de riesgo por el fortalecimiento de gobiernos populistas que no siguen un rigor presupuestario también está dañando al euro, la moneda se está debilitando con respecto a las principales divisas mundiales desde que comenzaron los desencuentros entre las líneas marcadas por la Unión Europea y las de dichos gobiernos.

Además ha generado que el BCE esté dejando de comprar deuda de estos países, lo cual está empezando a llevar a dichas economías a una situación realmente complicada dado que se van a tener que financiar en los mercados a unos tipos muy superiores a los que tendrían si acatasen el control presupuestario de Bruselas.

El diferencial de rentabilidad que se ha marcado este año entre las bolsas europeas y la bolsa americana no es fruto de una casualidad, son muchos y variados los problemas que atenazan a algunas de las principales economías europeas. A Alemania le interesa tener una divisa más débil, pero la absoluta desunión que es a día de hoy la Unión inquieta a las dos principales economías Francia y Alemania, al igual que el florecimiento de muchos gobiernos populistas que están inflando el gasto público dentro de unos presupuestos sin control.

En definitiva la crisis europea cada vez empieza a ser más evidente, por lo que una mayor incertidumbre en los mercados financieros o una mayor tensión comercial podría traer consigo unas consecuencias graves para algunos países que ya están muy dañados. Esperemos que los gobiernos atiendan al sentido común y piensen que los principales afectados por el incumplimiento presupuestario que puede conducir a una crisis de consecuencias desastrosas serán precisamente esos ciudadanos que actualmente les están votando y que se encuentran en una situación más débil.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+