image

¿Cuál es la composición de la deuda española?

por Laissez Faire Hace 7 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

En 2008, la inmensa mayoría de la deuda española era deuda privada: veníamos de una burbuja de endeudamiento barato financiada por ese monopolio público llamado BCE y los pasivos de las Administraciones Públicas apenas suponían el 18% del total, mientras que los pasivos de familias y empresas no financieras ascendían al 82%.

Deuda no financiera española en 2008

Imagen

Fruto de aquellos polvos, los distorsionados lodos actuales. Tras cinco años de crisis, el sector privado ha ido desapalancándose con fuerza (355.000 millones de euros de menor deuda, desde finales de 2008), y el sector público ha pasado a hiperendeudarse (535.000 millones de mayor deuda desde entonces), con lo que la radiografía del endeudamiento en España debe cambiar.

A día de hoy, y a partir de los datos del Banco de España, la deuda privada familiar es de 798.000 millones de euros, la deuda privada empresarial es de 1,028 billones de euros y la deuda pública de 1,06 billones de euros. Conviene aclarar que los algo más de 50.000 millones de pasivos de empresas públicas los he incluido, a diferencia de lo que hace el Banco de España, entre la deuda pública y no entre la deuda privada empresarial.

De este modo, los porcentajes cambian un poco: la deuda pública ya no es el 17% del total, sino el 35%, y el peso de la deuda empresarial cae del 48% al 36%. El sector público sigue sin ser el sector institucional con más deuda en España, pero al ritmo que avanzan las cosas, es casi seguro que terminará el año siéndolo.

Deuda no financiera española en 2013

Imagen

Tal vez deberíamos pensárnoslo dos veces antes de afirmar que el problema de España es la deuda privada y no la deuda pública. Evidentemente, la deuda privada es un problema, pero la deuda pública también es un problema. Diría más, la deuda privada va siendo cada vez un problema menor, mientras que la deuda pública se está convirtiendo en un problema expansivamente mayor. Confío en que el último gráfico termine de aclarar el muy peligroso camino que estamos siguiendo.

Imagen


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+