image

Síndrome de Estocolmo de Autor

por García Alejo de ANDBANK Hace 3 mess
Valoración: image4.00
Tu Valoración:
* * * * *

La mera posesión de las cosas cambia su valor para quien es su dueño. Este adagiofinanciero tiene su fundamento en las observaciones de Richard Thaler que en 1980 acuñó el concepto de efecto dotación o endowment effect. Una de las anomalías frecuentes que no explica la teoría tradicional de las expectativas racionales tiene que ver con el hecho de que bajo determinadas circunstancias los sujetos solicitan un precio más alto por la venta de un objeto que poseen del que estarían dispuestos a pagar por adquirir ese mismo bien. No somos racionales, somos imperfectos y estamos sujetos a sesgos cognitivos de forma inconsciente. Los dos elementos que mejor explican el efecto dotación son la aversión a las pérdidas y el valor de la posesión.

Un ejemplo para ponernos al día: Wallapop. La plataforma de compra-venta de objetos usados permite que fijemos libremente el precio de venta de aquellos objetos que ya no no nos valen. Aquí parece que la posesión jugaría un rol menor ¡ya no queremos el objeto! Pero al tratar de ver por cuánto vendemos la bici que nuestro peque ya no usa, en nuestro primer intento, solemos posicionarnos un poco más arriba que los comparables. ¡Nuestra bici es un poco mejor!¿Seguro? Después de no venderla tan fácilmente como esperábamos, solemos hacer un segundo ejercicio. ‘A ver, de verdad…, ¿por cuánto compraría yo mi bici? Wallapop nos empuja a liberarnos de nuestro figurado endowment effect. La bici no nos hacía falta. Nuestra mente quería hacernos pensar que sí.

En finanzas, y en particular en el mundo de los fondos de inversión, el endowment effect puede estar presente más veces de las esperadas.

So what…?

  • Gestores Buy & Hold vs traders. Los traders tenderán a mostrar un menor efecto dotación que los gestores buy & hold como consecuencia de su forma de aproximarse a los activos. Un trader estará dispuesto a vender más fácilmente. La posesión no forma parte de lo esencial de su trabajo. Sin embargo, será más fácil encontrar un gestor al que le cueste vender: el problema de muchos gestores no es saber cuándo hay que comprar. Sino cuándo hay que vender. ¿Cuanto tiempo se dedica a saber qué comprar? ¿Y a saber qué vender?
  • La gestión basada en la convicción en cada apuesta tenderá a sufrir de forma más acusada el efecto dotación. Al menos, lo hará en ausencia de reglas claras de revisión y venta de las posiciones. Si alguien va a apostar por un fondo de ‘apuestas de convicción’ ha de conocer qué mueve al gestor a vender un valor que funciona mal. Y deben ser reglas ex ante. En este tipo de gestores hay que ser cuidadoso con los sesgos value del estilo ‘que un valor baje no es motivo para venderlo’. La convicción transformada en obcecación suele ser enemigo de lo pragmático. Creer saber ‘lo-que-el-mercado-hará’ es distinto de ‘lo-que-los-demás-piensan-que-el-mercado-hará’ y a su vez es diferente de ‘lo-que-hará-el-mercado-verdaderamente’. Las frases del estilo, ‘las caídas de un valor no son motivo para vender’, llevadas con maximalismo, son una forma de endowment effectpotencial.
  • Gestores de autor. Los partícipes o selectores de fondos de autor tienden a sufrir un Síndrome de Estocolmo financiero cuando el desempeño de su fondo se vuelve malo. No se trata directamente de una forma de efecto dotación, pero sí de cómo actúa uno de sus motores: la aversión a las pérdidas. El estado latente de las pérdidas mientras no vendemos hace que seamos reacios a esa venta: no aceptamos el precio de mercado. Los fondos de personas, y no de equipos o de metodologías robustas, tenderán a producir comportamientos de los partícipes y selectores no consistentes con lo racional. Antes de invertir, hay que saber cuándo vamos a salir de un fondo.
  • El anuncio de un hard close para un fondo es una herramienta que permite reforzar el endowment effect. Para evitar que sea una trampa, una ilusión creada por el gestor, los selectores siempre preguntan cuál es la capacidad máxima de una estrategia y cuándo aparecerán los soft y hard close de un fondo. Un hard close refuerza la sensación de posesión y exclusividad y actúa como elemento de retención frente a los partícipes.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+