image

Techo gasto USA y el riesgo del inminente cierre del Gobierno

por Ismael de la Cruz Hace 5 días
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Tras leer lo que les voy a comentar a continuación, seguramente a muchos de ustedes se les venga a la cabeza el concepto “cortina de humo”. Pero técnicamente hablando, no es así.

Podríamos definir una cortina de humo como un cúmulo de hechos encaminados preferentemente a encubrir u ocultar una realidad con la clara intención de desviar la atención. Pero en este caso no estamos ante tal supuesto de hecho.

¿Pero a qué viene todo ésto? Miren, los medios de comunicación están enfrascados desde hace tiempo en los mismos temas (tensiones geopolíticas entre USA y Corea del Norte, reforma fiscal de Trump, decisión de tipos de interés de la FED), y apenas le han dado cobertura a un tema también importante como es que Estados Unidos corre el riesgo de sufrir el cierre parcial del Gobierno este mismo mes.

Lo que hay que tener muy claro es que Estados Unidos no puede endeudarse de manera ilimitada, es el Congreso el que establece un techo máximo de deuda cada año. Cuando ese techo se alcanza, es el turno de los legisladores republicanos y demócratas y tienen que ponerse de acuerdo para elevar el techo de cara a que la Administración siga funcionando con normalidad. Así pues, el techo de deuda es el tope que tiene la Administración norteamericana para tomar dinero prestado.

Esta semana se antoja clave para intentar atajar el problema, se producirán mil y unas reuniones tratando el manido tema de la financiación del gobierno, y si finalmente no se alcanza un acuerdo, la consecuencia es inminente: cierre parcial.

Los republicanos plantearon durante el pasado fin de semana un texto para extender los actuales fondos durante dos semanas más en un intento de obtener oxígeno, de lograr ganar algo más de tiempo, al menos hasta el próximo 22 de diciembre, tiempo que podría ser razonable para sacar algo de los demócratas.

Y es que uno de los escollos radica en que hay un sector de los demócratas que está dispuesto a cruzarse de brazos mientras los republicanos no sean receptivos y estén dispuestos a aprobar una ley que proteja a los denominados dreamers. Estos dreamers son 800.000 personas jóvenes indocumentadas que llegaron a USA cuando eran críos y que tenían hasta ahora una protección frente a las deportaciones otorgada por una orden ejecutiva amparada por Obama en el año 2012 (DACA), pero que Trump anunció su derogación el pasado mes de septiembre, aunque la medida no entrará en vigor hasta el 5 de marzo de 2018.

Aquí no se andan con tonterías y están acostumbrados a tensar la cuerda al máximo, incluso el riesgo de que termine por ceder y se rompa no suele amilanar. Para muestra tenemos que, por el dado republicano, Trump comentó que un cierre parcial del Gobierno hasta le podría suponer un reditus (utilidad o beneficio) en términos políticos. Además, están intentando darle la vuelta a la tortilla y desactivar el tema de los dreamers para dejar sin argumentos a los demócratas, básicamente argumentando que no es un tema de extrema urgencia, que hay tiempo hasta marzo.

Por tanto, y para centrar el tema, republicanos y senadores tienen hasta el viernes para ponerse de acuerdo sobre la ley de gastos y si no lo logran, asistiríamos al cierre virtual del Gobierno antes de terminar el año, lo que implica que no habría dinero para pagar a los funcionarios. Una de las principales desavenencias es que los demócratas quieren que en la ley de gastos haya alguna solución migratoria para los dreamers. Así se simple y a la vez así de complicado todo.

A ver, no es el armagedón (la última batalla entre el bien y el mal, el fin del mundo), tenemos antecedentes. Precisamente con Obama que en el 2013 se vio obligado a cerrar la Administración y estuvieron a punto de llevar al país a la suspensión de pagos. Previamente, con Bill Clinton se produjo el cierre de la Administración durante tres semanas (diciembre 1995-enero 1996). Como curiosidad decir que entre Marzo de 1962 y Agosto de 2015, el límite del endeudamiento se incrementó en 74 ocasiones, 10 de ellas a partir del 2001.

¿Y qué consecuencias tiene todo ésto en las Bolsas y los mercados? Entre 1976 y 1996 se han producido en el país 17 cierres de la Administración (varios de ellos solo duraron un día). El balance es que en 8 ocasiones las Bolsas subieron y que en las ocasiones que bajaron sólo en 6 la caída superó el 2%.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+