image

Nuestro escenario central económico y de mercado

por CapitalBolsa Hace 3 años
Valoración: image5.00
Tu Valoración:
* * * * *

Existen dos claras amenazas a la tendencia alcista de los mercados de acciones: China (por extensión Mercados Emergentes) y el efecto de la senda alcista de tipos que iniciará la Reserva Federal en breve. En el lado positivo tenemos unos mercados desarrollados que gozan de una aceleración del crecimiento, unos menores temores a la deflación y el apoyo de los bancos centrales si no se alcanzan las expectativas de recuperación (ejemplo, más QE del BCE y el Banco de Japón).

La salida de capitales de los mercados emergentes durante los últimos trece meses se ha acercado al billón de dólares, doblando la cantidad que huyó durante la crisis financiera de 2008-2009, provocando una caída de la confianza en las economías de esas naciones en desarrollo. Y el gran peligro es que una subida de tipos de la Reserva Federal y una devaluación del yuan pueda acelerar las salidas de capital. Por el momento no hay señales que indiquen que hemos tocado fondo.

Un caso especial es China, cuya ralentización no sólo afectará a las materias primas y bienes de capital, sino también a la demanda de consumo mundial y por lo tanto a los beneficios de las empresas multinacionales en América y Europa. Los países más afectados por la desaceleración de China serán los grandes exportadores a China, en particular exportadores de materias primas, como Australia. La Unión Europea es el mayor socio comercial de China, y China es el segundo socio comercial de la UE después de EE.UU.. Por lo tanto, una desaceleración en China afectará a Europa.

La desaceleración en China se ha hecho más visible en los mercados financieros. Los mercados de valores de China están cerrados en gran parte a los inversores externos, limitando el impacto directo en los inversores globales. Pero, a pesar de los rebotes tras su caída inicial, los mercados de renta variable están ciertamente reaccionando a los efectos de una desaceleración económica.

En el lado positivo tenemos a las economías avanzadas, que están gozando de una aceleración del crecimiento gradual y especialmente destacada España, con un crecimiento interanual superior al 3 por ciento. Sin embargo, este panorama positivo en España se ve ensombrecido por la incertidumbre política tanto de cara a las elecciones catalanas como a las generales de, previsiblemente, diciembre. De hecho, el mal comportamiento relativo del Ibex 35 en las últimas semanas es un reflejo de esta incertidumbre doméstica.

Con esto en mente, y dado que han aumentado los riesgos globales, esperamos que los inversores elevan la prima de riesgo sobre los mercados, independientemente de si la Fed sube tipos ahora o en diciembre, y estamos descontando una corrección adicional de los mercados de acciones entre el 10-15 por ciento y una revalorización del euro. Si este escenario es correcto, el S&P 500 podría descender hacia la zona de 1750/1800 y el Ibex 35 baja a la zona de 8800/8300, donde se abriría una oportunidad de compra de medio plazo.

Respecto a su pregunta concreta, aunque la resolución de la Reserva Federal será clave en el muy corto plazo, nuestro escenario central es de una nueva onda bajista que pueda llevar al Euro Stoxx 50 a la zona 2800/2900, donde se abriría una oportunidad de compra. Si no quiere anticiparse al mercado, sitúe un stop de protección en 3158 en términos de cierre, vigilando también el soporte de 1.383 del FTSE Eurofirst 300.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+