image

“La felicidad a veces resulta contraproducente”

por Carlos Montero Hace 1 semana
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Vivimos en la época del positivismo, del enriquecimiento personal y de la huida de las emociones negativas. La práctica de la meditación, la lectura de libros de autoayuda, la psicología cognitiva, están muy extendidos, en busca de una felicidad huidiza. Ahora bien, cada vez es mayor el número de autores que ven un lado dañino en ese impulso personal hacia el bienestar, y de esa propensión a sentimientos "positivos" que buscan mejorar todos los ámbitos de la vida.

El autor Nick Holton ahonda en la versión dañina de este rumbo global. Como afirma: La mayoría de las cosas en la vida y los negocios, la noción de que la positividad es suficiente para llevarnos a la buena vida es en realidad mucho más complicada. Para empezar, asignar etiquetas de valor a sentimientos como "positivo" y "negativo" es inherentemente defectuoso. Es mucho más práctico referirse a ellos como agradables y desagradables. 

El miedo, la duda y el estrés pueden ser desagradables, pero muy a menudo generan resultados positivos. El libro de la profesora de Stanford, la Dra. Kelly McGonigal, The Upside of Stress, detalla las muchas formas en que el estrés puede mejorarnos, desde una mayor motivación hasta un mayor enfoque y un mejor desempeño. Scott Barry Kaufman, un psicólogo venerado, ha escrito extensamente sobre el crecimiento que, la mayoría de las veces, ocurre después de un trauma. El libro de Todd Kashdan y Robert Biswas-Diener The Upside of Your Darkside proporciona una letanía de ejemplos que demuestran que "la felicidad a veces resulta contraproducente, y los malos estados a veces son buenos ... acumular emociones que se sienten bien en este momento y evitar las emociones que se sienten desagradables no es la mejor estrategia para vivir bien".

Considere algunos ejemplos de esta desventaja:

- Sentirse relajado puede llevar a una falta de motivación, mientras que sentirse empujado por los desafíos apropiados puede conducir a la experiencia de fluir, un estado de rendimiento máximo.

- Sentirnos demasiado optimistas acerca de nuestros problemas puede hacer que no actuemos, mientras que la duda a menudo conduce a una motivación saludable y respuestas conductuales adecuadas.

- El pensamiento divergente (creativo) está muy asociado con la gratitud, pero más aún cuando están presentes emociones desagradables como el dolor o la vulnerabilidad.

- La evitación experiencial, que es la falta de voluntad para tener y soportar sentimientos desagradables, puede conducir a una menor conducta de riesgo requerida para la innovación y la visión de futuro que necesitan las empresas.

Uno de los mejores ejemplos de la forma en que comprender, procesar y soportar nuestros sentimientos desagradables puede llevar a mejores resultados proviene de Denise Shull, una de las entrenadoras de rendimiento más importantes de las superestrellas de Wall Street. Su trabajo fusiona los campos de la neuroeconomía y el psicoanálisis. Como explica en su libro Market Mind Games, la mayoría de las veces, el entrenamiento exitoso de su clientela de alto nivel requiere significa sumergirse en sus experiencias y asociaciones negativas. Ella ayuda a estos jugadores de poder económico a sentirse más cómodos con su propia incomodidad para evitar el autosabotaje y las caídas de rendimiento que acompañan a esos sentimientos. Su salsa secreta no proviene de la aplicación de la lógica objetiva pura al análisis de mercado y el comercio, ni de ser optimista y poco realista. Viene de estar en contacto con las emociones. Todos ellos. Incluso los desagradables.

A mi amigo y colega, el Dr. Sharron Russell, director de Educación Positiva en The Shipley School, le gusta referirse a las emociones no como positivas o negativas, sino como intencionadas. Esta es una forma mucho más productiva de conceptualizar el impacto que nuestros sentimientos tienen en nuestros resultados personales y profesionales. Cuando nuestros ancestros cavernícolas experimentaron el miedo al tigre dientes de sable, la acción resultante fue luchar o huir. Si bien esa puede haber sido una experiencia desagradable, también cumplió un propósito crítico que resultó en lo que sin duda consideramos un resultado positivo, la supervivencia.

El ahora famoso, aunque algo debatido " experimento del malvavisco " realizado por Walter Mischel en 1972, apoya aún más el punto de que a veces los mejores resultados no provienen de la experiencia constante de un sentimiento agradable. Mischel les pidió a los niños pequeños que se resistieran a comer un malvavisco que se les colocó frente a ellos con la promesa de que, si podían ejercer el autocontrol necesario para resistir, serían recompensados ​​con un segundo malvavisco más tarde.

Los resultados (aunque nunca se replicaron por completo) demostraron una relación entre los niños que podían esperar el segundo malvavisco y los resultados positivos más adelante en la vida. En otras palabras, a veces es necesario soportar la incomodidad y la insatisfacción a corto plazo para lograr un mayor éxito a largo plazo. Sí, la “ventaja de la felicidad” sugiere que a veces necesitamos comernos el primer malvavisco pero, también sabemos tanto implícita como empíricamente que hay momentos en la vida y en la búsqueda de metas en los que debemos esperar al segundo.

Artículo completo.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+