image

A los mercados les importa muy poco quién sea el próximo presidente de los EE.UU.

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Faltan menos de tres semanas para las elecciones presidenciales en EE.UU. Todas las encuestas dan a Joe Biden como claro ganador, pero dada la peculiaridad del sistema de elección estadounidense, no se puede descartar la reelección de Donald Trump. Las casas de análisis están publicando en las últimas semanas numerosos informes sobre las consecuencias para los mercados financieros en caso de que gane uno u otro candidato. La realidad es, sin embargo, que a las bolsas no les importa si el nuevo presidente es republicano o demócrata, como la historia se ha encagado de demostrar.

"Cuando Trump fue elegido, había una gran cantidad de  expertos  e  inversores que  predijeron una enorme caída del mercado. En cambio, las acciones subieron de manera constante durante la mayor parte de su primer mandato hasta que golpeó la pandemia. Ha habido más de 130 nuevos máximos históricos en el S&P 500 durante el mandato de Trump", afirmaba recientemente Ben Carlson en la revista Fortune, añadiendo:

Cuando Obama fue elegido, hubo  gente que  predijo: "[Su] radicalismo está matando al Dow". En cambio, las acciones partieron en 2009 en un mercado alcista que se prolongó durante la totalidad de la próxima década. Hubo casi 130 nuevos máximos históricos en el S&P 500 durante el mandato de Obama.

La tendencia a largo plazo del mercado de valores ha sido hacia arriba y hacia abajo sin importar quién sea el presidente:

Imagen

Y ningún presidente en la historia moderna ha podido evitar la caída del mercado de valores:

Imagen

Cada presidente que se remonta a Herbert Hoover ha experimentado mercados a la baja.

La verdad es que los políticos tienen mucho menos control sobre el mercado de valores de lo que a la mayoría de la gente le gustaría creer. Los resultados de las políticas a menudo aparecen con retraso y tienen consecuencias no deseadas. Como hemos visto este año, la economía y el mercado de valores no siempre están en la misma página. Podría darle una ilusión de control saber que su partido tiene el cargo más alto del país, pero nadie es más grande que el mercado de valores.

Además, gran parte del desempeño en el mercado de valores bajo cualquier administración depende de dónde nos encontremos en el ciclo cuando asuman el cargo. Bill Clinton y Ronald Reagan asumieron el cargo en momentos oportunos durante uno de los mercados alcistas más grandes de la historia. Por otro lado, el tiempo de Franklin D. Roosevelt en el cargo estuvo respaldado por la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, mientras que George W. Bush asumió el mando justo antes del 11 de septiembre y terminó su mandato durante la Gran Crisis Financiera.

Independientemente de quién gane el próximo mes, es importante mantener la política fuera de su cartera. Las decisiones de dinero ya están plagadas de emociones, prejuicios y puntos ciegos. Llevar la política a esta ecuación solo amplifica esas emociones y hace que sea casi imposible tomar decisiones racionales con la mente clara.

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+