image

“No creo que nadie sepa qué va a hacer el mercado mañana, la semana que viene, el mes que viene o el año que viene”

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Recuerdo hace ya algunos años que en una cena de Navidad con la familia de mi pareja, sus hermanos me preguntaron sobre qué creía que iban a hacer unas acciones en las que habían invertido. Yo, con ganas de agradar, me entretuve en argumentar porque pensaba que sus posiciones eran acertadas, ya que eran empresas muy solventes y con un gran futuro en los próximos años. "No pienso que tengáis problemas en ver precios sensiblemente superiores a los que habéis comprado de aquí a la próxima cena de Navidad", afirmé.

La mujer de uno de los hermanos de mi pareja, con un aire frío y distante me dijo: "No creo que sepas lo que harán esas acciones el próximo año. Si lo supieras, no estarías trabajando de analistas y te hubieras retirado gestionando tu propio dinero". Les seré sincero, no me sentaron muy bien sus palabras, pero tenía razón. 

En este punto, recuerdo la opinión de Robin Powell de HumbleDollar, cuando señalaba: "Todos parecen tener una opinión sobre los mercados y, por supuesto, tienen derecho a esas opiniones. Pero aquí está la ironía: algunos de los inversores más exitosos también han estado entre los menos dogmáticos al expresar sus puntos de vista.

Quizás sea la humildad ganada al intentar repetidamente y fallar en cuestionar los mercados financieros. Estos observadores veteranos de los mercados son un marcado contraste con los   gerentes de capa y espada que hacen alarde de su confianza en la dirección probable de las acciones y los bonos, una estrategia de ventas que utilizan para alentar a las personas a comprar productos que no necesitan.

Si lo que la gente  necesita  es la promesa de certeza, es casi seguro que este último grupo intentará vendérsela. Mientras tanto, el primer grupo, los veteranos que dicen la verdad, advertirá que, como en la vida en general, no  hay certeza  en los mercados. En cambio, solo hay formas de mitigar el riesgo.

El gran historiador financiero estadounidense Peter Bernstein fue uno de los que dicen la verdad y advirtió a la gente que, incluso con las computadoras más poderosas, ningún modelo de inversión podría tener en cuenta perfectamente todos los riesgos o la posibilidad de que lo antes impensable se convierta en realidad. “La esencia de la gestión de riesgos radica en maximizar las áreas en las que tenemos cierto control sobre el resultado mientras minimizamos las áreas en las que no tenemos absolutamente ningún control…. y (donde) el vínculo entre efecto y causa se nos oculta”, escribió .

Warren Buffett es otro de los que dicen la verdad. Constantemente preguntado por su perspectiva económica y de mercado, el sabio de Omaha respira hondo y dice que la especulación no tiene sentido. "No creo que nadie sepa qué va a hacer el mercado mañana, la semana que viene, el mes que viene o el año que viene", dijo Buffett en la reunión anual de Berkshire Hathaway   en 2020, durante la pandemia. "Sé que Estados Unidos avanzará con el tiempo, pero no estoy seguro".

En otra ocasión, al abordar la cuestión del riesgo, Buffett dijo que la otra cara de la incertidumbre era la oportunidad que se presentaba al inversor disciplinado a largo plazo : “Se argumenta que hay demasiados interrogantes sobre el futuro cercano. ¿No sería mejor esperar a que las cosas se aclaren un poco? Antes de alcanzar esa muleta, enfréntate a dos hechos desagradables: el futuro nunca es claro y pagas un precio muy alto por un consenso alegre. La incertidumbre en realidad es amiga del comprador de valores a largo plazo”.

Otro defensor de la humildad en las inversiones es el reconocido consultor Charley Ellis, quien fundó Greenwich Associates a principios de la década de 1970. El punto de vista de Ellis, expresado en su libro  Winning the Loser's Game, es la inutilidad de tratar de superar al mercado.

“La mejor manera de lograr el éxito a largo plazo no es en la selección de acciones y no es el momento del mercado y ni siquiera cambiando la estrategia de la cartera”, dijo Ellis. “Claro, todos estos enfoques tienen sus héroes e historias de guerra actuales, pero pocos inversores héroes duran mucho y no todas las historias de guerra son del todo ciertas. El gran camino hacia el éxito a largo plazo viene a través de una política de inversión sólida y sostenida, estableciendo la combinación de activos adecuada y manteniéndola ".

Nada de esto es particularmente sexy. No implica la promesa de un éxito de la noche a la mañana y no evoca imágenes de   figuras heroicas enfrentando su ingenio contra el mundo. Implica virtudes pasadas de moda como la humildad, la paciencia, la disciplina y mantener la calma.

En el lado positivo, también significa que no tiene que tomarse personalmente los mercados a la baja, del mismo modo que no debe reclamar los mercados en alza como una reivindicación de su inteligencia de inversión. Por mucho que los medios de comunicación sugieran lo contrario, invertir no es una  competencia.

Para los inversores individuales, un buen plan es aquel con el que pueden vivir y que asigna sus activos para maximizar sus posibilidades de alcanzar sus objetivos en el plazo deseado. El riesgo se gestiona mediante la  diversificación, mientras que se presta atención a los costes y los impuestos. La cartera debe reequilibrarse periódicamente a medida que cambian los mercados y evolucionan las necesidades y circunstancias.

Ningún plan será perfecto. Nunca puede abarcar todos los riesgos. Los eventos atípicos siempre pueden ocurrir. Pero el riesgo  se puede gestionar, al menos hasta cierto punto, y existen estrategias para ayudarnos a lidiar con eventos que nadie vio venir, como una crisis financiera, un evento geopolítico o una pandemia.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+