image

La pandemia ha provocado un deterioro devastador en la salud mental del mundo

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

La pandemia de COVID-19 ha arrasado casi todos los países del planeta, provocando un deterioro devastador en la salud mental de millones de personas. Si bien la mayoría de nosotros experimenta niveles más altos de angustia emocional de lo normal, la gravedad del estrés puede cambiar según factores como la edad, la raza, el nivel de educación o incluso el lugar donde vive. El trastorno emocional de un evento tan singular afecta a las personas de diferentes maneras y es difícil de medir dados los muchos factores directos e indirectos asociados con él.

Los investigadores de la escuela de Medicina de Harvard, crearon una metodología detallada para medir el impacto de COVID-19 en una muestra de 1,500 adultos. Las encuestas se realizaron en mayo de 2020, cuando la mayoría de las personas estaban bajo estrictas órdenes de cierre. Los niveles de desempleo reflejaron los observados solo durante la Gran Depresión y, por supuesto, la tasa de mortalidad estaba aumentando más rápido de lo que nadie podría haber anticipado.

Se calculó una puntuación del índice de angustia pandémica (PDIS) en función de las respuestas de los participantes, que luego se dividieron en cuartiles de angustia pandémica bajo (25% inferior), moderado y alto (25% superior).

Los hallazgos revelaron que casi el 40% de los participantes perdieron sus trabajos o experimentaron una reducción en sus ingresos debido al brote de COVID-19. Sin embargo, las reverberaciones de tales factores de estrés varían según el subgrupo demográfico.

Según el informe, la angustia emocional relacionada con la pandemia disminuye según el grupo de edad. Las personas en el grupo de 18 a 34 años informaron la mayor cantidad de angustia relacionada con la pandemia en general, y los encuestados citaron un alto nivel de estrés en casi el doble de la tasa de personas mayores de 50 años. Mientras tanto, los encuestados en el grupo de 65 años o más habían informado las puntuaciones de angustia más bajas de todos.

De todas las etnias en la encuesta, los hispanos / latinos y los negros tuvieron las puntuaciones promedio más altas del índice de angustia pandémica, y los blancos tuvieron las puntuaciones promedio más bajas.

En otros subgrupos, hubo ligeras diferencias dignas de mención. Por ejemplo, desde la perspectiva de las comunidades, las personas que viven en áreas rurales tenían menos probabilidades de experimentar una gran angustia pandémica en comparación con las personas que viven en pueblos o ciudades.

Cuando se trata de la batalla de los sexos, hombres y mujeres experimentan niveles similares de angustia. Además, el nivel de angustia emocional relacionado con COVID-19 no difirió mucho entre las personas con hijos menores de 18 años y aquellas con hijos mayores. Sin embargo, las mujeres con hijos menores de 18 años informaron más síntomas de ansiedad en comparación con las mujeres sin hijos menores.

¿Qué significan los datos?

Si bien la investigación presenta varias ideas importantes, comprender lo que significa es crucial para brindar a las personas el apoyo que necesitan.

Por ejemplo, los participantes con una gran angustia relacionada con la pandemia tienen 40 veces más probabilidades de tener niveles clínicamente significativos de ansiedad y 20 veces más probabilidades de tener síntomas clínicamente significativos de depresión, en comparación con aquellos en el extremo inferior del espectro.

De hecho, un informe del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades muestra que 1 de cada 4 personas en el grupo de edad de 18 a 24 años ha considerado seriamente suicidarse en algún momento durante el mes de junio de 2020, lo que está en línea con las puntuaciones de angustia emocional. para este grupo de edad.

Si bien nadie puede escapar de los devastadores impactos del COVID-19 en la salud mental, está claro que algunas personas corren más riesgo que otras.

Desafortunadamente, los adultos más jóvenes y las personas de minorías raciales y étnicas han soportado cargas psicológicas más altas por la pandemia hasta ahora, y todavía tenemos que ver los efectos a largo plazo que podrían ocurrir como resultado.

"Incluso cuando la pandemia esté bajo control, el dolor, la ansiedad y la depresión seguirán afectando a las personas y las comunidades".—António Guterres, Naciones Unidas

Aunque a veces la pandemia puede parecer ineludible, debemos continuar dando prioridad a nuestra salud física y mental, para que podamos desarrollar inmunidad para lo que está por venir.

Fuente: Propia – Katie Jones de VC

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+