image

No intente invertir como Warren Buffett. Va a fracasar

por Carlos Montero Hace 3 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

En muchas ocasiones, más de lo debido a mi juicio, se lee o escucha a un inversor definirse como “gestor valor” que sigue el método Warren Buffett. Supongo que esto quiere decir que se ha leído varios libros dedicados a este famoso inversor, e intenta simular su estrategia en los mercados. Bien, pues esto es imposible. Pueden autoengañarse y pensar que ese método les hará tan exitoso como a Buffett, pero la realidad es que ustedes no tienen ni su capacidad de inversión, ni sus medios técnicos, ni su equipo de analistas, ni su información privilegiada, que es probablemente lo más importante.

Como afirman los analistas de Novel Investor: Invertir en compañías maravillosas popularizadas por Warren Buffett se está volviendo cada vez más común. Hacerlo con éxito es menos común porque todavía son difíciles de encontrar sin mirar atrás.

Henrik Bessembinder realizó una investigación sobre las mejores empresas para ver qué características las hacían grandes. Analizó las 200 mejores empresas en dos categorías: por mayor creación de riqueza y mayor rendimiento por década.

La diferencia entre los dos es como comparar una pequeña empresa de capitalización de mercado de $ 1 millón que crece a $ 100 millones con una empresa más grande de $ 10 mil millones que crece a $ 100 mil millones. La pequeña empresa produce un rendimiento significativamente mayor, mientras que la otra crea más riqueza total para los accionistas.

Las 200 principales empresas de cada segmento tenían algunas características que se destacaron durante su mejor década de desempeño:

  1. Las empresas más jóvenes y más pequeñas eran las que tenían más probabilidad de producir un alto exceso de rentabilidad.
  2. Las empresas maduras eran los productores con mayor probabilidad de generar una alta creación de riqueza.
  3. El mayor crecimiento de activos y ventas, incluido el efectivo y los activos fijos, fue casi completamente orgánico (sin adquisiciones).
  4. Alto crecimiento de los ingresos que creció a un ritmo superior al crecimiento de los activos.
  5. Los creadores de riqueza maduros produjeron un mayor crecimiento de los dividendos y una mayor rentabilidad, en promedio.
  6. Mayor gasto en I + D.
  7. Menos deuda al final de la década.
  8. Precio / valor contable más alto al final de la década.
  9. Reducciones más pequeñas, en promedio. Las empresas más maduras también tuvieron menor volatilidad.
  10. Todas las industrias están representadas, pero la energía, la salud / productos farmacéuticos, los servicios públicos, las telecomunicaciones, las finanzas y los productos básicos de consumo tenían más probabilidades de aparecer en la lista de los 200 principales.

Es una apuesta segura que el alto crecimiento orgánico de los activos es la característica principal de las grandes empresas. Pero el crecimiento en el saldo de caja de la empresa fue el más significativo. Lo cual no es de extrañar.

Una empresa exitosa es financieramente fuerte. Hace que el efectivo crezca. Lo que da una buena opción de gestión. Puede reinvertirse para hacer crecer el negocio, pagarse con un dividendo en constante aumento, usarse para recomprar acciones, pagar deudas o reservarse para tiempos difíciles. Las cinco opciones se muestran en las tablas siguientes.

La otra apuesta segura es la expansión múltiple. Los inversores pagaron una ratio precio/libro mucho más alto al final de la década que al principio. El múltiplo fue de dos a cuatro veces mayor, en promedio, en comparación con la década anterior.

La combinación de esos dos, una empresa en crecimiento e inversores que pagarán cada vez más dinero por dicho crecimiento, produce rendimientos increíbles.

Entonces, ¿cómo encontramos estas grandes empresas de antemano? Bessembinder analizó la década anterior a la década más importante de las empresas para ver si alguna métrica se destacaba.

Desafortunadamente, fue menos que útil. Las empresas con altos rendimientos en exceso son extremadamente difíciles de predecir por adelantado. Los creadores de gran riqueza eran solo un poco más fáciles de encontrar.

Como era de esperar, identificar las características que se pueden medir objetivamente y que predicen con éxito resultados extremos del mercado de valores es un desafío. No obstante, los datos indican que existieron algunos patrones estadísticamente significativos durante las décadas de 1960 a 2019.Las empresas con los rendimientos más altos del mercado de valores en el horizonte de la década tendían a ser más jóvenes, tuvieron mayores reducciones en la década anterior y tuvieron un mayor gasto en I + D en la década anterior en comparación con empresas más típicas ...

Si bien las características observables estudiadas aquí tenían un poder de pronóstico estadísticamente significativo para los rendimientos extremos positivos y negativos del horizonte de la década entre 1960 y 2019, más del 98% de la variación en los resultados permanece sin explicación. La pregunta clave abierta es qué parte de la variación inexplicada puede, en principio, predecirse mediante otras características (quizás evaluadas subjetivamente) como la calidad de la gestión, y qué parte es puramente aleatoria y, por lo tanto, resultará imposible de predecir.

Algo está sucediendo en estas empresas que no se puede identificar fácilmente con métricas cuantitativas simples. Tal vez sean las habilidades de la gerencia. Quizás sea suerte. Tal vez sea una ventaja competitiva que no se mide fácilmente de antemano. El punto es que tienes que buscar fuera de los números para encontrarlo.

Pero si puede encontrarlos, pequeños o maduros, los retornos son fenomenales.

 

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+