image

Por qué el “desplome de la natalidad por el Covid-19”, podría afectar los precios de las acciones durante los próximos 30 años

por Carlos Montero Hace 1 mes
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

El mercado de valores sentirá el impacto del COVID-19 en las próximas décadas. Eso se debe a que la pandemia está provocando una caída de la tasa de natalidad en todo el mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos, un informe de la Brookings Institution predice entre 300.000 y 500.000 nacimientos menos en 2021, denominándolo el "desplome de la natalidad del Covid". Hay mucho tiempo para planificar el impacto a largo plazo de este desplome de nacimientos. Según anteriores investigaciones sobre demografía y el mercado de valores, la disminución de la tasa de natalidad en 2020 y 2021 no afectará al mercado de valores hasta 2035 como muy pronto. De hecho, su impacto desde entonces hasta 2050 podría ser positivo.

La base de estas afirmaciones audaces es el indicador demográfico que los investigadores han encontrado que se correlaciona mejor con el rendimiento a largo plazo del mercado de valores: la denominada relación entre mediana edad y jóvenes (MY), que se calcula dividiendo el tamaño de las personas de mediana edad (edades 35-49) por el tamaño del grupo de los jóvenes (edades 20-34).

(Existe una teoría complicada que explica por qué esta relación se correlaciona con el mercado de valores, lo cual está más allá del alcance de esta columna para describirlo. Los lectores interesados harían bien en leer uno de los primeros estudios académicos sobre el tema: “La demografía y la Previsibilidad a largo plazo del mercado de valores”, por John Geanakoplos de la Universidad de Yale, Michael Magill de la Universidad del Sur de California y Martine Quinzii de la Universidad de California, Davis).

El gráfico siguiente muestra este índice MY junto con el S&P 500, con un rendimiento total anualizado de 16 años después de la inflación. Elegí este horizonte temporal debido a una conversación que tuve en 2002 con Geanakoplos de Yale. Basado en MY Ratio, pronosticó que el rendimiento del mercado de valores desde entonces hasta finales de la década de 2010 sería, en el mejor de los casos, mediocre.

Imagen

En gran parte, tenía razón. Como puede ver, el rendimiento de la bolsa de valores en 16 años alcanzó su mínimo en ese momento y desde entonces ha aumentado. El gráfico también sugiere que los vientos demográficos continuarán soplando en el mercado de valores hasta alrededor de 2035.

Este gráfico deberá revisarse si la tasa de natalidad de este año y el próximo disminuye tanto como proyecta la Brookings Institution, y especialmente si esta condición persiste más allá de 2021. Eso se debe a que los nacimientos de este año comenzarán a aparecer en el grupo "joven" en 2040. Y dado que ese grupo es el denominador de la razón MY, a medida que se hace más pequeño, la razón en su conjunto se vuelve más alto (en igualdad de condiciones).

Los nacimientos de este año estarán en el grupo "joven" hasta que tengan 34 años, que será en 2054. En ese momento, se graduarán en el grupo de "mediana edad" y comenzarán a ejercer presión a la baja sobre el ratio MY.

Sin duda, analizar el efecto neto de una miríada de factores demográficos es increíblemente difícil. Alejandra Grindal, economista internacional senior de Ned Davis Research, explicó algunos de estos factores en un correo electrónico:

“Aquellas personas dentro de la categoría de edad de 35 a 49 años de 2035 a 2045 son en gran parte hijos de Gen-Xers, que para empezar era un pequeño grupo de población. Las personas que tienen hijos ahora probablemente sean millennials, que es un grupo muy grande. Esto significa que incluso si la tasa de fertilidad disminuye, la proporción MY podría aumentar (nuevamente, hay muchas incógnitas, como la inmigración y la tasa de fertilidad de la generación Z, etc.). Pero las tasas de fertilidad más bajas, que han estado ocurriendo durante algún tiempo, pesarán, no obstante, en el potencial alcista del ratio".

En resumen: el mercado de valores tardará décadas en volver a la "normalidad" anterior a la pandemia. En lugar de fantasear con que así será, deberíamos centrarnos en cómo explotar la "nueva normalidad". Y una forma de hacerlo es centrarse en el impacto a largo plazo de la demografía en el mercado de valores.

Lacartadelabolsa


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+