image

Por qué debería invertir en acciones de ciberseguridad

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Si hay algunas cosas claras que vamos a sacar de la pandemia del coronavirus, una podría ser que las empresas finalmente tengan una excusa para ahorrar en una de las áreas más grandes de desperdicio corporativo: los inmuebles. Años antes del Covid-19, la firma contable global Accenture descubrió que "una empresa media tiene entre un 30% y un 50% más inmuebles de los que necesita". Son millones y millones de euros cada año que se introducen en un horno. Los empleados ya han adoptado la movilidad y la flexibilidad para trabajar de forma remota. Eso fue antes del coronavirus. Incluso entonces, las oficinas en muchos países desarrollados ya se estaban quedando vacías.

La pandemia simplemente está acelerando su desaparición. Escritorios vacíos y carteras más llenas. Silicon Valley está liderando este cambio radical.

Los ejecutivos tecnológicos creen que la era de los cubículos y tener que lidiar con compañeros de trabajo que cocinan comida maloliente en el microondas en la sala de descanso ha terminado.

Twitter les dijo a sus empleados que pueden trabajar desde casa de forma permanente.

Alphabet, Facebook, Salesforce y Slack Technologies no esperan que los empleados vuelvan a sus antiguos escritorios hasta 2021. Y eso es si (un gran SI) alguna vez regresan.

También hay otra media docena de gigantes tecnológicos que están considerando mantener permanentemente a un considerable grupo de sus empleados en casa.

De hecho, el director ejecutivo de Slack, Stewart Butterfield, cree que al menos entre el 20% y el 40% de la plantilla de la empresa trabajará de forma remota.

Y al igual que muchas otras corporaciones, Slack debe tomar decisiones sobre los inmuebles con varios años de anticipación. En este momento, la plataforma de tecnología empresarial está sopesando la posibilidad de entre un 30% y un 40% menos de escritorios.

Es probable que se mantengan conversaciones similares en empresas pequeñas y grandes. Toda empresa ahora tiene que "desdensificar" su entorno de trabajo.

Pero más allá del futuro nublado de los bienes raíces corporativos, hay otro problema que surge de esta tendencia.

- Todos bajo asedio

Hay un trasfondo preocupante en nuestra nueva normalidad.

Con más personas trabajando de forma remota y más dispositivos conectados a Internet, están aumentando los problemas de seguridad de todo tipo, desde ataques de denegación de servicio hasta estafas de phishing y ransomware.

Y no solo contra individuos, sino también contra corporaciones y agencias gubernamentales.

En lo que va de año, el 80% de las empresas han informado de un aumento de los ciberataques. Ha habido un aumento del 148% en los ataques de ransomware, mientras el número de ataques contra los bancos se ha disparado en un 238%.

Mientras tanto, los ataques de phishing han aumentado un 600% desde febrero y los ataques basados en la nube se han disparado un 630% entre enero y abril.

El ciberdelito está aumentando a un nivel alarmante. Microsoft (Nasdaq: MSFT) está observando 12 millones de ataques por día.

Esta es una pandemia dentro de la pandemia.

Y apuntar a esta tendencia ha dado buenos resultados en 2020.

El fondo negociado de ciberseguridad Global X (Nasdaq: BUG) ha superado al Nasdaq y al S&P 500 este año.

El ETF de ciberseguridad global y acciones calientes como CrowdStrike (Nasdaq: CRWD) y Zscaler (Nasdaq: ZS) se han más que duplicado, ya que empresas de alto desempeño como Okta (Nasdaq: OKTA), SailPoint Technologies (NYSE: SAIL) y Tenable (Nasdaq: TENB) han subido más del 40% cada uno en lo que va de 2020.

Ahora, antes de que el Covid-19 asomara su fea cabeza, la seguridad en la nube ya estaba preparada para ser una de las áreas de más rápido crecimiento en tecnología durante los próximos años.

En 2018, se gastaron 10.500 millones de dólares en seguridad en la nube pública. Para 2022, se espera que el gasto total en seguridad en la nube supere los 17.900 millones.

Pero creo que los totales podrían ser potencialmente mucho mayores que eso. Especialmente teniendo en cuenta el asombroso aumento de los ataques a los que nos enfrentamos.

Los días de la oficina parecen contados… al menos para algunos.

Esta es una buena noticia para los inversores, ya que las empresas deberán recortar sus abultados presupuestos inmobiliarios. Eso significa que se puede controlar una de las cinco áreas más grandes de desperdicio corporativo. Y veremos mucho más dinero invertido en seguridad de red, software de administración de identidades y otras áreas de defensa virtual.

Para los inversores, existe un ecosistema en crecimiento al que dirigirse y que está posicionado para beneficiarse del futuro (y la protección) del trabajador remoto.

Ahí está la alta rentabilidad.

 


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+