image

En tiempos turbulentos, la quietud es la clave

por Carlos Montero Hace 2 semanas
Valoración: image0.00
Tu Valoración:
* * * * *

Que vivimos tiempos turbulentos no creo que se le escape a nadie. Probablemente los más inciertos y surrealistas de mi vida. Y aun así, hay formas de poder encontrar la quietud y la calma en estos momentos. Una quietud, especialmente valorada en estos tiempos locos que vivimos.  La tranquilidad. La confianza. La gratitud y la felicidad. La belleza. La capacidad de retroceder y reflexionar. Estar firme mientras todo gira a tu alrededor. Actuando sin frenesí. Escuchar solo lo que necesita ser escuchado. Ese debe ser uno de nuestros propósitos diarios. ¿Pero cómo conseguirlo? El autor de éxito, Ryan Holiday, nos da la clave en su último libre “Stillness es the key”. El propio autor hace un resumen de cómo conseguir esa quietud: 

Dejar de ver las noticias. ¿La cosa número uno para filtrar si quieres más ecuanimidad en tu vida? ¡Las noticias! Epicteto tenía razón: "Te conviertes en aquello a lo que prestas atención ... Si tú mismo no eliges a qué pensamientos e imágenes te expones, alguien más lo hará". También dijo que si queremos mejorar, debemos contentarnos con no tener ni idea de asuntos ajenos: la charla, los idiotas, los chismes de última hora y las trivialidades con las que todos los demás están obsesionados. La noticia no solo nos cuesta la tranquilidad, sino que en realidad nos impide crear un cambio real, ahora mismo. Estar informado es importante ... ver las noticias en tiempo real no es la forma de llegar ahí. 

Leer libros. Cuando miro la pila de libros que he logrado leer desde que la pandemia comenzó seriamente en marzo, no solo siento cariño por las horas que pasé en esas páginas, sino que sé que estoy mejor por lo que aprendí. Dorothy Day, la periodista católica y activista social, escribió en su diario en 1942: "Guarde su periódico ... y dedique tiempo a leer". Ella se refería a libros. Leer libros grandes, inteligentes y maravillosos. Lea las obras de escritores que se tomaron más tiempo pensando en lo que escriben que sus lectores. Lea en lo que un escritor puso su corazón, no en lo que intenta sacar el suyo. Lea lo que es atemporal, no oportuno.  

Escriba un Diario. Según su padre Otto, Ana Frank no escribía en su diario todos los días, pero siempre escribía cuando estaba molesta o lidiando con un problema. Una de sus mejores y más perspicaces frases debe haber llegado en un día particularmente difícil. "El papel", dijo, "tiene más paciencia que la gente".  

Salir a caminar (o correr). Somos una especie ambulatoria y a menudo, la mejor manera de encontrar la quietud, en nuestro corazón y en nuestra cabeza, es levantarse y ponerse de pie.  

Disfrute de los placeres simples. Si puede aprender a estar agradecido y disfrutar de los placeres ordinarios, será más feliz que casi todos. Una taza de cereal. Una buena puesta de sol. Una linda conversación con un amigo. Estos son los momentos para atesorar. No necesitamos convertirnos en emperadores para sentirnos bien. No necesitamos restaurantes elegantes. No necesitamos viajar a lugares exóticos. Tenemos mucho disponible para nosotros en este momento.  

Construye una rutina. Cuando las cosas son caóticas y locas, cuando el mundo se siente como si se estuviera desmoronando, necesitamos crear una estructura. Eisenhower dijo que la libertad se definió correctamente como la oportunidad para la autodisciplina, y lo mismo ocurre con el desorden: es una oportunidad para crear orden.  

Busque la soledad. Randall Stutman, quien durante décadas ha sido el asesor detrás de escena de muchos de los principales directores ejecutivos y líderes de Wall Street, una vez estudió cómo varios cientos de altos ejecutivos de las principales corporaciones se recargaban en su tiempo de inactividad. Las respuestas fueron cosas como nadar, navegar, andar en bicicleta de larga distancia, escuchar música clásica en silencio, bucear, andar en motocicletas y pescar con mosca. Todas estas actividades, advirtió, tenían una cosa en común: la ausencia de voces. 

Disminuir el zoom. Marcus Aurelius quería que “tuviéramos presente constantemente que todo esto ha sucedido antes. Y volverá a suceder: la misma trama de principio a fin, la misma puesta en escena". Eso no quiere decir que este problema no sea grave. Eso no quiere decir que no estemos enfrentando problemas reales. Por supuesto que lo estamos. Pero podemos bajar el volumen de nuestra ansiedad y miedo cuando nos damos cuenta de que esto es solo la historia que se desarrolla ante nosotros.  

Dedique tiempo a los pasatiempos. "Si la acción cansa tu cuerpo pero tranquiliza tu corazón", dijo Xunzi, "hazlo". A Winston Churchill le encantaba pintar y colocar ladrillos en su finca; a su predecesor William Gladstone le encantaba talar árboles a mano. ¡Incluso a Jesús le gustaba ir a pescar con sus amigos! Armar un rompecabezas, luchar con una lección de guitarra, servir sopa en un refugio para personas sin hogar, un largo baño, levantar pesos pesados: estos son todos grandes pasatiempos. Una de las tendencias encantadoras que he visto es la gente que hornea pan, enlata mermeladas y encurtidos y prepara comida para amigos y vecinos. Están redescubriendo que la vida está hecha para vivir, no solo para trabajar. Están descubriendo el placer de la actividad sencilla.  

Haz algo por el bien común. La frase "bien común" aparece más de 80 veces en las Meditaciones de Marco Aurelio. Dijo que una buena vida consiste simplemente en pasar de una acción desinteresada a otra: "Sólo allí", dijo, podemos encontrar "deleite y quietud".

Artículo completo.


Compartir en Facebook Compartir en Tweeter Compartir en Meneame Compartir en Google+